Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Soy socialista sin afiliación, aunque no descarto la posibilidad de inscribirme en a l g ú n partido hoy os amigo peraonal. Bueno, pues él, L omo (anius oiroy, sahc que lo de mi mi: laníorfosís no hü sido lant- L. Silben que el Lulc siempre osludiaba. pcrü lamhien saben que siempre esT: ib- i dispuesio a fugaisf. Ejercían subní mí un conlTOl ftírrco, pero respcluüSO- Cada unu a lo suyo: su ohhpüdon ora vigilarme; Li mía. fugarme, pero llevado Todo con suma doponividad: Ja verdad cs esa. es i hoy destinado a delinquir. Es un problema de difícil solución, por supuesto, pero lal ve ¿estaría en habilitar mas centros de desititoMcaaón, La cuestión se agrava en nuestros días, ya que al binomiü delinouencia- drojia hav que añadir el clemenEo SIDA, Resulta difícil durante iodo el tiempo de la charla ignorar el pisado del entrevistado. He aqui su ri amboleseo histonal penal: salmantino de nacinñenio, líleulcrío Sánchez robó cuando tenía veinte años un par de gallinas y aaoi majorcas de maíz en la provincia de Baddjoí. En 1965 fue cimden a d o a m u e r t e en Consejo de i uerra por el asesinato del vípikinie de una joverta madrileri ¿i durante el atraco a ésta, aplicándosete la ley de Represión de Bandida i v Terrorismtt. La pena capital le fue conmutada por la de tremía anos de cárcel, A partir de esEa etunJena ya se le conoce por el Lute. alias que le impuso la Polieía, v empieza a convertí r s e e n m i t o D o s f u g a s contribuyen H ello: en junio de I 1966 se escapa de un Iren en niarcha y el 1 de enero de 1971 se fuga del pL nal de El uerlo de Santa María. En junio de 1973 Í S detenido en Sevilla unio con su hermano el Lolo es trasladado A la prisión de Cartagena. Mis tarde, estando en la de COrdohj en régimen de prisión aienuadj, se le permite lialir de cuando cn cuando al cMcrior. En l Stí ya puede pasar lodo el día fuera de la cárcel de Alcalá de Henares con la obligación de pernoctar en ella. Finalmente, en 19 SI se le concede un indulto general a lodos lo efectos, Su hisíotial académico comenzó durante el mtemamiento en la cárcel de El Puerto de Santa María, donde aprendió a leer y escnhir el español y algu del mglés, se hizo clectricisia v se meiió a estudiar leyes. Asi explica esla evolución: -Cuando me encarcelaron la prímera vez. yo era jn- illabeío. como casi todos los de mi raza, pero teriía que comunicarme con mi mujer y las carta me las escribían los payos Entonces me daba vergüenza de que la ente conociera mis intimidades. Asi empieCCT y fui descubriendo un mundo nuevo. Comprendí que aquello podría ser la solución a los lyandes enigmas que vo me planteaba y también a im situación física, poique uno es mas libre cuanto niás libros lee... Poi querer estudiar me castigaban en celdas especiales. F. n definitiva, no querían que llegara a saber m is que algunos o la mayoría de los carceleros, or ejemplo, la e- uela del penal de El Puerto de Santa María nunca se a b r í a Exigí que a b r t e r j n sus p u e r t a s y que el maestro íue e a diario... Este fue mi primer encniígo alh por obligarle a que se cumpliera el regíame n lo. J tiene un hijo de seis años, llamado también Eleuterio: -Por fin hemos encontrado el diminutivo apropiado para mi hijo, Elu. No me bacía ninguna gracia que también le Llamaran Lute. F. l apócope lógico seria el de Eleu. pero, mira, los m e r e h e r o s no saben pronunciar muy bien el diptongo ese tan raro. i- ¿Mereheros? -Sí, sí. merchero: Yo no soy gitano, soy merehero Tenemos en común el nomadismo, pero CMíle una dilerencia profesional y de origen, pues nosotros procedemos de Europa central Mientras que los gitanos se dedican al cambalache, los mereheros nos tenemos por caldereros y reparadores de enseres meiálicoíi, Pri cticamentc hemos erradicado el nomadismo, porque la gente va apreciando las comodidades de la civilización. P e r o ya en el t i e m p o d e los Revés Católicos se dieron unas pragmáticas fechadas en Medina del Campo en que se hacía mención a los mereheros, diferenciándoles de los egipcianos o gitanos, y en ellas se obligaba a unos y a olro a ser sedentarios. Pues este merehero de lujo, y sedentJTto ya. se marcha como vmo, ceñido de grueso ciniurón que rodea un pantalón gris perla rematado por debajo de apaiiis como espc Ds. Chaqueta azul, aun con aberturas pi r detrás, y corbata de nudo gordo sin la menor pretensión, evidente y afortunadamente anterior a la obsesión í or los di bu 11 tos de cachemir en forma de paramecios v vorticelas. Delincuencia AquoJ i l c i r a d o ha e s t a d o a puniíí (íe cunverlirsi titi letiadu, pero del Ilustre Colegio de Abollados de Madrid. En una de sus piocza- s dotentcs st pusú J csluüiar Derech durante su eildncia en la carecí ahieria de Alcalá. Cuando le quedaba müv poco para acabar la carrera e produjo el dcsenCíinio: Pense i ue precisamenie yo podría ser algo más que un abo adu normal por haber lenidü determinadas experiencias contrarias a la Ley. Pero a la vista del Código Penal me di cuenta de que el orilenamicntü jurídico español allende en general a crilerií s J e eriminologi ¡s. hariendo ab lracción de la sueiologia. y cniiendo que debe ser al revé. s. Por ejemplo, tenemos el caso actual de la delmeucncia en España. Me preocupa especialmente por íü peligrosidad que reviste hoy. En un ó c h e n l a por ciento sus moiívaciones son ia droga; o sea. que el drogadicio 40 Pequeño Klu F- leu (erio vive desde hace icte años con una mujer que vs su compañera tutaU v de la cual