Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-I U i a zanja de explotación, ablerla para conocer los minerales de la zona, hiende el terreno, mientras la en cavadora que la ha realizado descansa brevemente a un ladO- El oro de Híspanla permitid a Roma la acuñación de una moneda a la medida de su imperto, e r aureus- de Augusto, Hoy la creencia generalizada es quo hay mucho más oro del que se extrajo entonces comií gitanos. P i r o Chon apart. iby a la (economía domi sUca unos umando muy dcwabics PcfitSJic mentf un plalifro que lrab: ij: ihü a región ciimo marchame lieg: ibd con una b l. m ¿a Je precisión, pagando quince peseras ilc IdS de enTOTiCL í püT gramu de ov t obtenido, llegando en 1 última époc. T tncluso hasta las ircinia péselas. TraiiscuriL- nueslty conversaciíVn e n i r e c o r i a d i i m e n i e en lu KínJd de Chon. stenilo inierrutnp dos consian Terne me por el irAíico de clicnies. Desde In wñora ue desea comprar unas zapatillas c invierno, pero que abn uen ich! L hasia quien pide un par de pescadiLlas con i; l ¡ida 5, v n u n i Hí sia su sorpresa p fv el viejo ofV ciu de u lendera preferida M i presencia desala los recuerdos de Chon; evoca cómij fue a Las Médulas sin resultados posihvos; el Tamaño de aquella pepita encontrada en San CKxlio por primera y única vez, que pretendió convertir en colgante como recuerdo; el descenso Je las arenas auriícras que ella achaca a La conslrucd ú n de embalses; el nulo mterés que su hija Ui nuevas gcneraLianes tienen sobre el tema. Añrma conocer qué es la fiebre del o r o L SC ansia de posesión Jeí mediJa que John llui ion narrjha an mayisir, ilmente en u película E l tesoro de Sierra Mad r e Y es que para Chon. por Jura que sea la vida del buscador, es algo que se lleva en la sangre y Je cuando en cuanJo me entran ganas de volver- Volver con l j arada v la balea, en Ja que se echaba mercurio para a. KLarUt al oro, resultando unas bolitas del tamaño de postas, que se hacía pasar por un paño en el que se quedaba la areehisca. posteriormente se calentaba el meteuno en un rcupienlc de porcelana o barro, evjivirandosí el mercurio V qucdLinílo lin- ilmenle el o r o que debía retirarse (nmediatamenie para que no adquiriera un cnloi negruzco y fuese rechazado. Hacia el final de la entre nstA Chon confiesa que en i casioncs suena con hallar un filón del que arranca pepitas de la man en chirlos con ambas manos. Solo en los donimios Jcl sueño el oro no ie Tí- iinc gramo a gramo. a Sanriago T- FERNANDEZ Repoflaje grítlco: Santos Bolaa V Santiago T. Fomándci 34