Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARÍA DOLORES PRADERA (cantante) -La verdad es que no he íenidn t i e m p o pjTd p e n s a r si es una edad deierniinantc c mir Nt IIL podido darme eucílla con tanio vía e, tama gira, íartia familia y siempre ocupada en alpuna cosa. Lo i ue si es cierio es que liiiy mujeres a Jas que les afectan más determinados cambiiís, corno, por ejemplo, el de la menopausia. r lo que pienso que no se debe lar de una norma íija. ¿Una época conflictiva? No sc. La verdad es que de de que era muy pequeña siempre estuchaha a mi mídre decir: Cuidado, está en una edad d e l i c a d a Eso lo oí desde Jos sicle a ñ o s con quc debe ser que todas Jas edaJes tienen sus problemas y sus complicaciones. En cuanto a ijücrcr recobrar la juventud no creo que sea algo general j csias edades. Por lo menos nu conozco que ninguna de mi amigas quiera volver a los veinte iiños. Cada edad tiene us cosas buenas y malas, aunque, sinceramente, p ienso que no hay nada mejor que tíncr veinticinco años, aunque vo. ahora, no me cambiaría ni loca por aquella época de mi vida. Pero en e to de la juventud lo que si creo que es cierto v patente es que d m u j e r e s dC c i n c u e n t a años de hoy son más júvcnes que anles. Se cuidan más, y además pienso que la Naturaleza tiende a que cada ve? las personas mayores se conserV Cn mejor durante más tiempo. Por ejemplo, yo. sin recesitüi cuidados, ígo síenJo una mujer delgada y utilizo la misma talla 42 que hace un montón de tiempo, n E ese a que esisten excepciones, IS cuarenta v tres o cuarenta y cinco años se establecen, electivamente, como medida, Un cuanto a Ja anticipación o retraso en Ja aparición de eslc c imbio en la mujer ni dejvnde ni del momento de Ja pubertad, ni de los embarazos o partos, ni de la utiliZiLciOn no que f haya hecho de métodos contraceptivos. diierráne i sueje ser mas precoz en el desarrollo v mus tardía en la menopausia. Tiemblen ta Jiejeneia familiar influye hLi? tante, de modo que una muier suele vivir la mcLiopJU ia ij U i,i tdad similar a la que la vivió su m a d r e Pero antes y despuíís del niotneíiro en que cesa su capacidad leproduciora. la iiiujcF sufre toda un i sene de cambios y Iransíormaoones i ue se engloban en la llamada perj me ñopa usía ir Ltimateriii femenino. Normalmente, al principio de los cuarenta eoniien in 1 L- xf erimt: ntarse las primeras pequena. s irrejiulandades v no si. íhi h, i. sta diez años despuís de la llegada de Ja uienopiiusia cuando ccííc toda iiLlnidud hormonal v se H e r e n d a familiar Son mus las razas y el estado de jiutricion los posibles condieíonanies. Por ejemplo, la raza me- Los adelantos médicos permiten en la actualidad atravesar esta etapa de xma forma menos difícil y traumática de pi r lermin. ido este periLdo. es decir, hacia mediados de Jos dncuenta, Esiy iiltnna fíise. llamada posmenopausJa, se ciracteriT- i por la CMslencia aún de un rem. mente Jlormonal, aunque mucho menor que en el ciclo lérTiJ de la mujer. Al cesar la ovulación. Ü tuncion hotmonal del ovuna dejj de ier tan completa, hasta que jxico a poco lernjina del lodo la producción de estrÓ! ielH. S proyesturuna (hormonas Icmemnas) P. iraleJariK- me lumenran los androgenos I hormonas mii. scuJinüsi, lo que puede dar Jugar a que algunas 13