Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 22- 11- 87 REPORTAJE ABC 81 Feria delAnticuario Español ta el próximo domingo, centenar y medio íxhiben sus piezas más destacadas predilección por los muebles y, entre éstos, por los de factura británica, especialmente los de estilo Chippendale, Hepplewhite o Sheraton. También busca muebles del Centro y Norte del Continente Europeo, como Austria, Alemania, Holanda o Escandinavia, que tienen precios más moderados, se ajustan a las apetencias hispanas y pueden adaptarse sin inconvenientes a los ambientes de la clase media. Lorenzo Martínez encuentra la explicación a este fenómeno, en que el cliente se dirige esencialmente a los muebles por su aspecto práctico: además, de una antigüedad, es una pieza útil, que sustituye a otra de la casa. Una de las razones de que se soliciten preferentemente muebles de otras nacionalidades distintas de la española, la podemos encontrar en que la Administración, en su deseo de proteger el patrimonio artístico dándolo a conocer, lo ha dirigido unilateralmente y se ha centrado en la pintura. Todo lo que son artes aplicadas han sido menos promocionadas y, en consecuencia, no se ha estimulado esa sensibilidad. La Administración va a corregir esto, porque la manera de proteger el patrimonio es darlo a conocer, que la gente conozca que ese mueble tiene un valor Y, dentro de este mueble español, el que se ha revalorizado más es el isabelino. Se solicitan, sobre todo, butacas, sillones y sillas de ese período y, en especial, la silla, sea de ésta u otra época, es el elemento que más se demanda de todos los muebles. Hemos de tener en cuenta, además, que, debido a esas notas características del cliente y del mueble español anotadas más arriba, éste se puede ofrecer a unos precios bastante más baratos que en otros países. Así, Lorenzo Martínez afirma que en la Bienal de Florencia hay Mesas españolas que cuestan tres veces más que aquí. Es un mueble que se está revalorizando Además de los gustos, también ha cambiado la tipología de los aficionados españoles. Con sus treinta y cinco años de experiencia como anticuario, Aurelio Ruiz Boíllo considera que ha cambiado el tipo de cliente que compra antigüedades. Del coleccionista típico de hace años, que hoy escasea, se ha pasado en los últimos tiempos a otras traemos los que, de alguna manera, estamos ya en él pasado de la profesión, nos há venido implantada por el propio pueblo: cuando, hace años, íbamos por los pueblos rescatando antigüedades de los lugares más dispares, teníamos que comprar todo aquello que nos ofrecían; es decir, si nos interesaba una pieza, no podíamos comprar sólo ésa, sino el lote completo. De esta manera, las tiendas de anticuarios se convirtieron en una especie de bazar que, a la vez, agradaba a los clientes por la variedad Al mismo tiempo, las nuevas generaciones de anticuarios están bastante más preparadas a nivel teórico que las de sus antecesores, aunque los veteranos afirman que los libros están muy bien, pero la práctica lo es todo; es fundamental la experiencia que te dan los años Por ejemplo, el presidente de los anticuarios comenta el caso de un gitano de Alba de Tormes que puede distinguir, a una distancia de 20 ó 30 metros si un plato, desde el siglo XV hasta el XIX, es auténtico. Y además- afirma- te dice qué de Feriarte, el objetivo de las asociaciones y de la Federación es intensificar la profesionalidad de sus asociados y atender a la solución de los problemas que les afectan Labor didáctica y social Un aspecto fundamental que todos los anticuarios desean resaltar de su trabajo es que éste no se ciñe al aspecto puramente comercial, puesto que, como afirma Josefina Gómez Prada, Feriarte cumple una misión social, dado que pone en conocimiento del público un patrimonio propio, el español, y, a la vez, acerca piezas que han formado parte de la historia y de las costumbres de otros países: mueble inglés, oriental, florentino... Sirve también para que los coleccionistas puedan encontrar esa pieza que están buscando y que en un futuro pasará a formar parte de alguna Fundación o Museo, y para que los jóvenes se vayan sensibilizando con el arte Pero, indudablemente, no podemos olvidar tampoco el aspecto comercial del mundo de las antigüedades. Es indiscutible- afirma Lorenzo Martínez- que el anticuario gana dinero con su trabajo, pero lo más importante es que este trabajo perdura a lo largo del tiempo. Porque si una persona rescata del olvido y, en ocasiones, de la hoguera, una obra de arte, con el paso de los años nadie recordará si ese anticuario ganó o no dinero con la venta de esa pieza. Por el contrario, lo que perdura es que esa obra ha sobrevivido y ha incrementado el patrimonio nacional. Además, hay una escala de precios que puede satisfacer a todos los bolsillos Es importante resaltar en este sentido que, si bien las piezas estrella alcanzan cifras muy elevadas, llegándose a pedir por ellas veinte o treinta millones, también hay piezas más modestas, pero de indiscutible calidad que se pueden adquirir a precios muy inferiores. Cascapiñones, broches, libritos en los que las damas de antaño apuntaban los bailes que les solicitaban, cajitas y objetos similares, se ofertan en esta Muestra por ocho, diez o quince mil pesetas. Pero, si aún así una persona no desea invertir su dinero en antigüedades, ello no debe ser óbice para que deje de visitar Feriarte XI, puesto que esta exposición, como si de un museo se tratara, siempre relaja la vista y cultiva el espíritu de todo aquel que aprecie la sensibilidad del arte antiguo. María CORISCO Dentro del mueble español, el más revalorizado es el isabelino, aunque al cliente le sigue atrayendo el inglés El comité de admisión de la feria no acepta una pieza en la que su restauración sobrepase el veinticinco por ciento gentes que tienen una sensibilidad por las artes y que prefieren comprar una antigüedad antes que, por ejemplo, hacer un crucero. Abundan las parejas jóvenes que van a amueblar su casa y eligen algunas obras de arte sin que eso quiera decir que se vayan a convertir en coleccionistas. Además, el cliente medio ahora es mucho más entendido que en épocas anteriores valor tiene basándose en si algún plato de esas características ha pasado más veces por sus manos o no, y eso sólo es posible cuando se llevan muchos años y se han visto muchos platos Pero, pese a este ejemplo, lo cierto es que, cada vez más, nuestros jóvenes anticuarios van estando más preparados y son más conocedores de un arte que, en muchos casos, han heredado de sus padres. En la actualidad, y desde el punto de vista gremial, los anticuarios españoles se encuadran en Asociaciones Locales, de las que funcionan doce en todo el país y en las que se encuentran registrados 450 profesionales. Estas asociaciones se aglutinan en la Federación Española de Anticuarios, organismo creado para dictar normas y estatutos de carácter general y para promover la elevación del prestigio del sector. A juicio de los organizadoresi ion de FERIARTE imadc as X) 0 100) 00 (00 100 X) 0) 00) 00) 00) 00) 00 100 100) 00 ¿ción Anticuario Luis Elvira (Castellón) Sammers Galleries (Madrid) Enrique Pelta (Madrid) Consuelo Román (Pontevedra) Rica Basagoiti (Vizcaya y Madrid) Brighton (Murcia) Luis Cárabe (Madrid) Tirvia (Barcelona) Concha Barrios (Madrid) Oriol Galería d Art (Barcelona) Tolinos (Madrid) Itálica (Madrid) Julián Rojo (Madrid) Emily s Nook (Guipúzcoa) Zenón Sierra (Madrid) Mayor especialización Y, así como ha cambiado a lo largo de los años el cliente, también ha cambiado el anticuario. Para Ruiz Boíllo, cada vez se tiende más a la especialización y va siendo habitual el profesional que se centra en mueble inglés, alfombras, porcelana o armas. Creo que esto es beneficioso tanto para el cliente como para el vendedor, pero hay que resaltar que la escuela que