Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 22- 11- 87- OPINION -ABC, pág. 35 los especialistas occidentales, en una suerte de diagnóstico previo sobre la marcha de la perestroika. Boris Eltsin era, como se sabe, el primer secretario del Partido Comunista soviético en Moscú. Quiere decirse que dirigía y controlaba la más importante pieza regional del aparato del partido. Pasaba por ser hombre de toda confianza, política y personal, de Mijail Gorbachov. Pero el secretario general se ha visto obligado a destituirlo de su cargo, cuando una oleada de críticas súbitamente disparadas desde el Politburó, el Soviet Supremo y el Comité Central hicieron blanco en el primer secretario de Moscú. Eltsin, según se dijo en una sesión pública del partido, ha sido acusado de conducta errática, de arbitrariedad, de favoritismo y de culto a la personalidad. Pero el ataque más fuerte ha venido del entorno del número dos del partido, el poderoso Igor Ligachov, que aparece en el amplio escenario de la perestroika como el más ponderado, influyente y conservador de los actores de primera fila. Para Ligachov, Eltsin ha tratado de introducir la división en el órgano supremo del Comité Central. Ha querido escindir al Politburó y ha pretendido asentar, al amparo de esa escisión, tendencias ultradzquierdistas, incompatibles con la disciplina tradicional del partido. Los episodios siguientes son conocidos: Eltsin ha sido internado en una clínica donde se repone de las graves heridas, morales y políticas, que han estado a punto de aniquilarlo. Pero es entonces cuando se produce la sorpresa. Una semana después de su destitución, Boris Eltsin es designado primer vicepresidente del Comité Estatal de la Construcción, con rango de ministro: puesto de amplia jurisdicción, gran peso económico y mayor influencia. La duda de fondo era de primera magnitud. Eltsin no es a la postre más que un episodio: si el hombre de confianza de Gorbachov debía ser sacrificado y lanzado como lastre por el nuevo líder, era necesario calcular hasta qué punto la descalificación de Eltsin representa- E Lseasunto Eltsin tiene un alcance singular porque ha convertido, para LA PERESTROIKA EN CUESTIÓN al propio Gorbachov. Ha sido uno de los más respetados intelectuales del sistema, Gueorgui Arbatov, el que ha levantado la alarma al advertir de los riesgos que entrañan estos procesos de descalificación. Eltsin, sostenía Arbatov, tenía derecho a discrepar y a proponer distintos plazos y caminos para la reforma. No se trata, pues, ahora de averiguar si Eltsin era la prueba de fuego para la continuidad de la perestroika de Gorbachov, sino más simplemente de ajustar entre todos los dirigentes que acaparan el poder, el ritmo de la evolución y racionalización del comunismo iniciada por Gorbachov. La caída de Eltsin más que una lucha entre tendencias- -Ligachov contra Gorbachov- debería entenderse como un aviso a Gorbachov de que los límites de su poder han de trazarse de acuerdo con el resto de sus pares en el cenáculo supremo del mundo soviético. Mientras Gorbachov acepte operar de mutuo acuerdo con los otros supremos sacerdotes del Kremlin, su política será factible. Lo que no puede hacer Gorbachov es ignorar o criticar a las otras tendencias desconsideradamente, como hacía Eltsin. Y ha sido el método para entenderse entre los grandes del comunismo, más que la noción de la perestroika en sí misma, lo que ha recibido una advertencia de parte de los dirigentes acosados por las imprudencias de Eltsin. Gorbachov no está amenazado. Ligachov se ha limitado a avisarle. ba una advertencia en forma SATÉLITES DE TELEVISIÓN madrugada de ayer espacio, E Nselalanzaba al francesa, desde la Guayana lio de la televisión, en espera de una anémica ley de televisión privada, con la que el satélite de televisión SAT- el Gobierno podrá salvar la 1 de la República Federal de cara ante la opinión euroAlemania. Su objetivo es la pea: con el SAT- 1, la RFA retransmisión de señales de acaba de decir adiós a la tetelevisión directas por medio levisión estatal en exclusiva. de amplificadores de 230 vatios de radiofrecuencia. Esta En tanto, en conducta digcircunstancia permite su re- na de ser relatada por los cepción con antenas parabó- autores de nuestra novela licas más pequeñas, en tor- picaresca, José María Calvino a los 80 centímetros. El ño, quien en su etapa de diSAT- 1 cuenta con una capa- rector de TVE era resuelto cidad de cuatro canales de enemigo de la televisión pritelevisión directa, dos de los vada, aparece como promocuales pertenecen a la televi- tor del Canal- 10 que emitirá sión pública de la RFA y los vía satélite en castellano con otros dos serán alquilados a la anuencia e impulso, no empresas privadas. Su co- desmentidos, de altas insbertura abarca desde el nor- tancias del Gobierno. Un dite de Europa a Italia, y des- putado conservador no ha de Polonia a las Islas Britá- dudado en calificar la prenicas. sencia de Calviño en el Canal- 10 como una tomaCon este acontecimiento la dura de pelo para la opositelevisión vía satélite da un ción y una burla sangrante nuevo e importante paso. Aunque algunos expertos para la soberanía nacional consideran que este tipo de pues ahora la nueva Radio emitirá desde tecnología puede estar ya Independientecon las bendilos Pirineos y rebasado, el hecho decisivo ciones de la Administración. es que la expansión de las telecomunicaciones espaciaEste episodio viene a con- les prosigue hacia adelante que en de manera imparable y todo firmar, una vez más, partido el permite conjeturar que nos su fuero profundo verdaderasocialista encontramos en el comienzo mente enno cree la libertad de exde un período de intercomu- presión, ya que de nada vale nicación universal de efectos reconocerla para la activiprofundos, tanto en el orden dad cultural y para la Prenpolítico como en el cultural. sa escrita y oral La aldea planetaria de la indiscutiblementesi el medio más podeque hablaba McLuhan pare- roso- -el que le permitió a ce cada día más próxima. Felipe González ganar el r e Mientras esto sucede, feréndum de la OTAN- -per ¿qué pasa en España? Pues manece en manos del Goen esta nación que, según el bierno o se desarrolla a su presidente del Gobierno, ca- sombra todopoderosa. Hoy mina aceleradamente hacia por hoy, con los índices de la modernidad, sucede, tele- lectura y la formación cultuvisivamente hablando, que ral media del pueblo espael Estado sigue reservándo- ñol, no existirá auténtica dese, con todo celo, el monopo- mocracia en España mientras el Estado continúe controlando la televisión. Exigir televisión libre equiPresidente- Editor vale a lo que en el siglo XIX GUILLERMO LUCA DE TENA significaba solicitar liberDirector tad de imprenta Los sociaLUIS MARÍA ANSON listas, que en su época de Director de ABC de Sevilla Subdirectores amable resistencia al régiFrancisco Giménez- Alemán Darío Valcárcel, Joaquín Vila. José Jamen anterior, eran buenos Subdirector: Antonio Burgos valoyes, Manuel Adrio, Joaquín Amado lectores de textos marxiaJefe de Redacción: J. A. Gundln (Continuidad) J. C. Azcue (E. Especiales) B. Berasátegui (ABC Literario) A. Fernández (Economía) J. I. G. Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R. Gunos, no desconocen, sin tiérrez (Continuidad) L. Lz. Nicolás (Reportajes) C. Maribona (Continuidad) J. L. Martín Descalzo duda, el concepto de mani (Sociedad) J. Olmo (Edición) L. I. Parada (Suplementos Económicos) L. Prados de la Plaza (Continuidad) C. Prat (Dominical) Santiago Castelo (Colaboraciones) J. M. Zuloaga (Investigación) pulación que se acuñó, con Secciones: J. Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rúa (Ciencia) A- Garrido y J. Espejo (Confección) intención crítica, en esos teJ. C. Diez (Deportes) A. Yáftez (Edición Aérea) J. Badía (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J. Pato Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra rritorios del pensamiento. (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M. A. Martín (Sanidad) D. MartíPero ahora ellos son los que nez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabata (Toros) E. Yebra (Vida Social) se han convertido en maniDirector General de Prensa Española, S. A. puladores. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA ABC a Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45, 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 16 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A. No hay justificación para la actitud oficial; sí explicación: la de conservar el máximo poder durante el mayor i M