Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 ABC SUCESOS VIERNES 20- 11- 87 El Metro de Londres niega que el fuego comenzase en las máquinas de la escalera Algunos testigos vieron surgir, de repente, una bola de fuego Londres. Alfonso Barra Las operaciones de descombro en la estación de Metro Kings Cross de Londres, donde treinta y tres personas murieron en el incendio y nueve más siguen muy graves, no han aclarado el misterio de las causas de la catástrofe. Un representante: del Metro declaró que el origen de las llamas no se encontraba en la sala de máquinas, mientras que algunos testigos dicen haber visto surgir de repente un globo de fuego sobre las escaleras. Ponen en libertad a un alumno que disparó contra su profesor Madrid. S. S. C. M. R. de dieciséis años, alumno de segundo de BUP del Instituto de Enseñanza Media número IV de Móstoles, que en la tarde del martes disparó contra su profesor de matemáticas, se encuentra ya en su domicilio tras ser puesto en libertad por el Juzgado de Instrucción. Para su padre, el ataque no ha sido más que una chiquillada Fuentes del Instituto informaron a ABC que el joven había amenazado con anterioridad a otros dos profesores del centro escolar y señalaron que la expulsión, acordada por el claustro de profesores y ratificada por la Junta directiva, es definitiva: Asimismo, la Junta ha abierto un expediente académico, como medida cautelar, a tres alumnas que sabían al parecer que su compañero portaba un arma. El padre del muchacho declaró ayer a la agencia Europa Press que su hijo no intimidó a nadie con la escopeta y que todo se trató de una auténtica chiquillada Agregó que su hijo, camino del colegio, se encontró con dos compañeras, a las que no dijo nada sobre el arma. Entraron en clase, cogió la escopeta y la montó debajo del pupitre mientras se reaiizaba un examen de matemáticas- d i j o- Seguidamente sacó el arma y dijo a sus compañeros que sé agacharan porque no quería hacer daño a nadie. Fue en ese momento cuando se le disparó fortuitamente mientras apuntaba al techo. El nunca apuntó o intimidó a nadie con el arma, cuyo manejo desconoce Declaró también que su hijo no recuerda nada de lo sucedido y que no da ninguna razón por la cual actuó de esa manera. Para el padre del joven, éste es un buen estudiante. D El palacio de Marivént, residencia veraniega de SS. MM. Los Reyes, fue escenario de la detención por la Guardia Civil de un hombre armado con un cuchillo de grandes dimensiones. El individuo acababa de perpretar un robo y se refugió en los jardines del palacio. fe ENTRADA AL METRO EL INCENDIO COMENZÓ Sí: EN LA SALA DE MAQUINAS, iíiíi DEBAJO DE LA ESCALERA La Reina Isabel y Margaret Thatcher expresaron su sentimiento a los familiares de las víctimas. La jefa del Gobierno ha visitado en el hospital a los heridos y el ministro de Transportes, Paul Channon, anunció en los Comunes la creación de un comité para realizar una encuesta pública sobre los hechos. No quiso precisar ninguna teoría sobre las causas del incendio. La primera versión es que el siniestro empezó en la sala de máquinas de las escaleras mecánicas. Un representante de la empresa del transporte de Londres asegura, sin embargo, que en ese lugar no hay indicio alguno del foco del fuego. Todo está limpio, sin basuras o materiales de desecho. La madera de las escaleras mecánicas no está muy dañada por las llamas. Los supervivientes aseguran que vieron, de repente, un gran globo color naranja en la plataforma superior de aquellas escaleras. El lugar se transformó inmediatamente en una gran chimenea para lanzar humo tóxico sobre la red de pasillos y plataformas de la estación. Refugiados en losservicios El caos fue total. Algunos empleados dirigían a los viajeros hacia otras escaleras que, al final, desembocaban en las mismas zonas castigadas por las llamas. El público, enloquecido, andaba a tientas entre el humo. Algunas gentes corrían como robots con los trajes en llamas. Cuenta Lesley Bonner, una de las personas que se hallaban en la estación, que se tapó el rostro con la bufanda y buscó una salida a pesar de la oscuridad. Bastantes viajeros se salvaron al buscar refugio en los urinarios y cerrar las puertas hasta la llegada de los equipos de salvamento. En ese desconcierto general, muchas personas se dirigieron hacia otros andenes, en lugar de buscar la salida. Querían escapar en los trenes, pero ninguno paraba. El público, con desesperación, golpeaba los vagones al pasar por la estación. Kings Cross es la estación más concurrida del Metro londinense, con unos 73 millones de viajeros al año. Al día la utilizan 118.000 personas y entre las cuatro y las siete de la tarde, unas 33.000 pasan por sus dependencias. El fuego empezó a las siete y media, al final de la hora punta. Cinco líneas del metropolitano coinciden en Kings Cross. El calor era tan intenso que cuarteaba el cemento y fundía los metales. Los baldosines reventaban. Toda la sala central de venta de billetes, a quince metros bajo el nivel de la calle, se transformó en un horno saturado de gases corrosivos. El especialista en medios de transporte Jonathan Roberts dice que el número de víctimas hubiera sido menor de haber seguido los empleados las instrucciones para casos de emergencia. Hace dos años había denunciado que las instalaciones del Metro son una auténtica ratonera en el supuesto de producirse un incendio. Ese técnico recomienda la instalación de detectores de humos, de surtidores automáticos de agua en los almacenes, de timbres de alarma, de señales luminosas para indicar las salidas. Y de puertas contra incendios y mejor adiestramiento de los empleados. Los muertos sufrieron quemaduras y tenían lesiones muy graves en los pulmones y vías respiratorias. Los heridos sufren quemaduras en el rostro y en las manos, entre ellos, se encuentra un guitarrista profesional. Las operaciones de descombro son más complejas porque el fuego dejó al descubierto grandes láminas de asbesto, que exigen precauciones extraordinarias para ser retiradas. Este incendio es el cuarto importante registrado en la red del Metro en los últimos seis años. El último accidente grave fue el de la estación de Moorgate, donde el año 1975 un tren se lanzó sobre los topes del final de la línea. Perdieron la vida cuarenta y tres viajeros. Detenidos unos falsificadores de billetes de cinco mil pesetas Salamanca. Efe La Policía salmantina ha desarticulado una banda de falsificadores de moneda a la que ha intevenido veinte millones de pesetas falsos. Fuentes policiales informaron que en la operación se han detenido a cuatro personas, M. F. M, de treinta y cuatro años; M. M. S, de cincuenta y seis; S. V. R. A, de cuarenta y cuatro, y J. I. G. V, de veintidós, quienes ya han pasado a disposición judicial. Los veinte millones de pesetas intervenidos eran billetes falsos de cinco mil con la efigie del Rey Juan Carlos con fecha de emisión de 23 de octubre de 1979. Según ha informado la Policía, las primeras sospechas de falsificación de moneda comenzaron el pasado mes de abril y posteriormente se logró identificar a uno de los sospechosos, quien fue sometido a vigilancia. Este seguimiento permitió identificar a nuevos sospechosos hasta que el pasado día 16 se detectó una operación de tráfico de moneda falsa que se llevó a cabo al día siguiente.