Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 A B C CULTURA VIERNES 20- 11- 87. Finkielkraut: Somos panteras, tanto para el trabajo como para el placer El pensador francés habló del cuerpo en el Círculo de Bellas Artes Madrid. José Javier Esparza Alain Finkielkraut ha saltado a la primera línea del debate de las ideas a través de un libro, La derrota del pensamiento donde desde una óptica racionalista y universalista critica la disgregación de valores culturales y su banalización, señalando como culpables a los medios de masas y al relativismo cultural. Ayer, el pensador francés habló en el Círculo de Bellas Artes dentro del ciclo El cuerpo, escenarios para la libertad Finkielkraut tituló su conferencia El cuerpo y el mundo y comenzó su exposición basándose en el cuento de Kafka Un artista del hambre la historia de un hombre enjaulado que, en los circos, mostraba como su más brutal peculiaridad la de no comer y rechazar todo alimento; un buen día, el hombre desapareció y, en su lugar, los espectadores del circo descubrieron una voraz pantera con un enorme trozo de carne entre sus fauces ensangrentadas. Para Finkielkraut, la idea del cuerpo que nuestra civilización se hace ha Alain Finkielkraut pasado de ser la del artista del hambre a ser la de la pantera. Según Finkielkraut, los artistas del hambre de la civilización occidental han sido el sacerdote (que encarnaba un ideal ascético) y el puritano (que trasladaba ese ascetismo a la vida cotidiana) Hoy, los artistas del hambre han perdido toda fuerza sobre la sociedad; el cuerpo deviene el valor supremo. No obstante, sería un error pensar que esta rehabilitación del cuerpo ha traído el triunfo del vividor o del marginal; el consumo y el placer no han acabado con la moral del trabajo; somos panteras, pero lo somos tanto para el trabajo como para el placer. Finkielkraut señala a Schopenhauer como el artista del hambre de la filosofía europea. Su pensamiento, en el que la voluntad importa más que la consciencia y en el que se manifiesta la futilidad repetitiva del ciclo vital, induce a una profunda desafección hacia la vida, el mundo y lo cotidiano- y por tanto, hacia el cuerpo- Pero Finkielkraut opone a Schopenhauer otra figura sobre la que cabría basar una concepción válida del cuerpo en la sociedad de consumo: Hannah Arendt, para quien lo que caracteriza al hombre es la capacidad de romper el proceso vital, interrumpir decisivamente esa futilidad de la que habla Schopenhauer. Por otra parte, Arendt dibuja un análisis original de la sociedad de consumo: esa sociedad en la que- según ella- toda actividad se calca sobre el modelo del comer y de) beber, es decir, el modelo de la absorción inmediata; una absorción de la que no se libra el cuerpo, el proceso vital. El abandono de la filosofía de los artistas del hambre no ha dado lugar a una liberación del cuerpo, sino a su inmersión en la dinámica del consumo. No se logrado interrumpir el proceso vital, sino que se le sigue tomando como punto de referencia, esta vez no como futilidad, sino como absorción. Lejos de mí- concluyó Finkielkraut- la idea de ser un artista del hambre Es bueno que la civilización permita al principio del placer afirmar sus derechos. Pero hoy vivimos una especie de malentendido. Queríamos emanciparnos del ascetismo y volver al mundo, pero nos alejamos de él, arriesgándonos a convertirnos en simples máquinas de vivir, encerradas en la monotonía del ciclo vital. Un riesgo que no nos liberaría, sino que nos haría víctimas de la alienación suprema. BOTERO (HASTA EL 4 DE DICIEMBRE) En permanencia: GILLES AILLAUD EDUARDO ARROYO HANS BELLMER FERNANDO BOTERO VÍCTOR BRAUNER CLAUDIO BRAVO JORGE CASTILLO ÓSCAR DOMÍNGUEZ BERNARD DREYFUS DOMENICO GNOU BEN JACOBER K. LODENKAMPER FRANCISCO LÓPEZ RENE MAGRITTE SEBASTIAN MATTA JOAN MIRO IGOR MITORAJ HENRY MOORE MERET OPPENHEIM FRANCIS PICABIA PABLO PICASSO DANIEL QUINTERO MAN RAY PABLO REINOSO ANTONI TAPIES MARK TOBEY CRISTÓBAL TORAL YANNICKVU K. WILMSEN- TEAM PAUL WUNDERLICH FRANCISCO ZUÑIGA GALERÍA LEVY C LÓPEZ DE HOYOS, 38 (esquina a Velázquez) Telf. 2610016 MAGDALENENSTRASSE, 54 2000 HAMBURG 13 libros del Mal una colección para explorar los rincones oscuros del alma humana Barcelona. Adela Farré Libros del Mal es el título de la nueva colección que acaba de sacar a la calle Ediciones del Malí y que se consagra a las obras que exploran los rincones oscuros del alma humana Según Joan Tarrida, codirector de la colección, estas obras se integran en una línea interna de la literatura que va desde fines del siglo XVIII hasta nuestros días Esta línea interna atraviesa los diferentes estilos predominantes de cada momento sin que se vea afectada por sus cambios. La felicidad en el crimen, de Jules Barbey d Aurevilly, y Diario de un loco, de Nikolai Gogol, son las dos primeras entregas de esta colección, editada por el momento en catalán, aunque próximamente aparecerá también en castellano. Barbey d Aurevilly, contemporáneo de los grandes del realismo francés como Flaubert y Balzac, pero apegado a las viejas fórmulas románticas, es un dásico en este tipo de colecciones, conocido sobre todo por su libro Las diabólicas (1874) La obra de Gogol reseñada, es en realidad un conjunto de cinco relatos breves- Diario de un loco, La Perspectiva Nevski, La nariz, El retrato y El abrigo- publicados en su momento bajo el título de Cuentos de Petersburgo. En breve se añadirán a la colección Libros del Mal las obras La religiosa, de Diderot; La extraña tienda, de Delamare; La montaña de las ruinas, de Ludwig Ticok y Matar no es assassinar, de Edward Sexbi. También se prevé la inclusión en la colección de malignos poco habituales, cuyas obras no se consideran normalmente desde esta perspectiva, como el Flaubert de Las tentaciones de San Antonio y también Balzac según explicó a ABC Joan Tarrida.