Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 A B C OPINIÓN OÍDO LA PALABRA VIERNES 20- 11- 87 Panorama QU Ho Sé Sí o HABLANDO EL INVIERNO NUCLEAR DE ANNA KAVAN E N 1968 fue hallada muerta en Londres, con una jeringuilla en la mano, Anna Kavan. Adicta a la heroína durante casi toda su vida, que conoció también, y en pura consecuencia, periodos de enfermedad mental, publicó un año antes una novela aclamada internacionalmente y que acaso vino a ser un testamento espiritual que la redimió con creces de cualquier flaqueza humana que pudiera salpicar su existencia. Podemos comprobarlo fácilmente, puesto que acaba de publicarse su traducción al español: Hielo Mujer internacional (nació en Francia, de padres ingleses, vivió en Europa, en Estados Unidos, en Birmania... Anna Kavan nos presenta un mundo de ciencia ficción, inquietante tanto en cuanto podría convertirse en una profecía, en un nuevo relato apocalíptico. Porque los personajes de Hielo viven inmersos en un paisaje glacial, surrealista, causado por el invierno nuclear. Los políticos, como de costumbre, se empeñan en no esclarecer la visión de los acontecimientos que se desarrollan en el mundo, al rechazar la divulgalción de las noticias del extranjero. Yo tenía la impresión de que había perdido la cabeza, que no sabía cómo abordar el peligro inminente y que pretendía mantener al público desinformado con respecto a la naturaleza exacta del problema hasta haber desarrollado un plan piensa el protagonista, que carece de nombre, al igual que los demás personajes del libro, y que busca desesperadamente, alucinantemente, a una huidiza muchacha. Planetario EL NUEVO HÉROE L vagabundo abandona la fétida piltra de su refugio y sale a la calle a tirotear al que pase con su carabina de aire comprimido. El jovencísimo estudiante de BUP entra en la clase y tras interrumpirla disparando al aire su escopeta de caza, sale seguido de varias admiradoras de tierna edad. Hace Dentro de este ambiente glacial, oscuro, té- doce o catorce años se proyectó en España trico, la guerra nuclear impone su ley devas- un filme norteamericano de cuyo director no tadora, eliminando países pequeños que divi- es que no quiera acordarme, desplante muy dían sus lealtades con el militarismo de las cervantino, sino, sencillamente, que no me restantes grandes potencias. Las dos más acuerdo en este momento. La película se tituimportantes tenían una reserva de armas nu- laba, creo, Tarjet cleares muchas veces superior a Ja capaciRespiremos con un punto y aparte. En dad de destrucción del enemigo, de modo Tarjet un enloquecido tirador asaba a baque el equilibrio del terror parecía perfectalazos a su ciudad. Imponía el terror. Parecía mente regulado. Pero algunos de los países una historia descabellada. Sólo era el reflejo más pequeños también poseían tales ingede un suceso en el que- la sociedad norteanios... mericana, como en tantas otras cosas, nos El desenlace, como deducirá el lector, no llevaba una ventaja de tres lustros: es otro que el que pinta el protagonista, a Esa ventaja ya la hemos absorbido. Hoy, cuyas palabras vuelvo: Ahora mi mundo aquí, desde los estudiantes a los vagabundos sólo era la nieve y el hielo, y no quedaba nada más. La vida humana había terminado, ya pueden también disparar sus rifles, carabinas o escopetas contra quien les pete, donde los astronautas estaban bajo tierra, enterrados bajo toneladas de hielo; los científicos, les dé la realísima gana. Claro que aquí el vagabundo, detenido, morirá misteriosamente aniquilados por su propia catástrofe. Anna Kavan- a la que Lawrence Durrel si- horas después. No tan misteriosamente como túa en la línea de Virginia Woolf, Anaís Nin y se suicidaron en Alemania los cabecillas de otras escritoras de similar talante- nos dejó la banda terrorista de Baader, pero casi. Se este inquietante relato a modo de aviso, de ve que progresamos. toque de alarma. Paradoja de quien no sabía Y ese misterioso suceso producirá, ¿cómo mantener su espíritu sereno, claro. O parado- no? la virtuosa indignación de una hasta ja de quien no pudo soportar con indiferencia ahora ignorada Coordinadora de Vagabunsus visiones apocalípticas... dos y Transeúntes especié de sindicato de Octavio AGUILERA la vagancia y la maleancia, del que yo sepa no existe parangón en nuestro modelo yanqui. Porque la Cosa Nostra, la Mafia y vetusteces así son otra cosa. Los coordinadores reclaman un lugar donde poder dormir y donde poder comer. Lo natural, puesto que el sistema aspira a eso que E llaman una sociedad de bienestar. ¿Hay mayor bienestar que no dar golpe y tener cama y sopera a punto? Los legendarios clochards de París jamás osaron pedir tanto. Estamos ante la mitificación del antihéroe, del Rambo de los inadaptados, del héroe gratuito e insolidario, cuyos modelos aparecen de cuando en cuando en el cine que contrapone ese tipo al jebo a lo John Wayne, que era un caballero andante en zahones y pistola al cinto. Hace días, un joven facineroso vallecano asaltó una peluquería, arrambló con dineros y joyas y aterrorizó durante largo rato a peluqueras y señoras. El abogado de una de éstas aconseja a su cliente que no reconozca al atracador. Este, nuevo héroe de la permisividad, podría tomarse atroz venganza. Es lógico que los chicacos saquen la escopeta de papá para aterrorizar al profe y que los vagabundos se diviertan baleando al personal. Son los nuevos personajes de la historia. Esa zarrapastrosa que nos llena de basuras las plazas y da jaquecas a Barranco y la señora Tutor. Lorenzo LÓPEZ SANCHO ¡DINERO RÁPIDO! Les resolvemos rapidísimamente sus necesidades de dinero en hipotecas inmobiliarias. Cualquier cantidad. Coste mejor del mercado. Consulte personalmente DIBUJANTES para ilustrar material iniantil Contactar con Sr. Hernández Teléfonos 734 75 69 y 672 27 09 EXCLUSIVAS RAMIRO Goya, 58,1. Teléfono 4352800 (API núm. 11)