Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 20- 11- 87 OPINIÓN ZIGZAG ABC 21 Escenas políticas Independentismo Si pensamos en la Europa del Mercado Común, que tiende a proyectos globales y solidarios, la idea del independentismo resulta algo periclitada. Son palabras acertadas del presidente del Gobierno vasco, José Antonio Ardanza. La Comunidad Europea es algo más que una unión mercantil y aduanera; se trata de un esfuerzo de doce sociedades desarrolladas para concertar solidariamente sus intereses, no sólo materiales. Un desafío en el que no caben desmarques. Ha sido certera la afirmación de Ardanza. Gastos sin justificar Una de las primeras medidas del gobierno de José María Aznar en Castilla y León fue suprimir las tarjetas de crédito ilimitado a los altos cargos, utilizadas para los gastos de representación. La medida fue criticada por los socialistas, que la acusaron de demagógica y poco realista, por considerar que Se perdía un medio sencillo de justificar estos gastos y que no ios reducirían. Según los datos que ahora se conocen, el gobierno autónomo socialista dejó sin justificar más de un millón de pesetas a cuenta de las tarjetas de crédito; también se sabe que la media de los gastos de representación se han reducido en más de doscientas mil pesetas mensuales entre el gobierno regional socialista y el presidido por Aznar. Parece que las acusaciones de la nueva oposición, el PSOE, han quedado desmontadas. la sociedad en el que hace especial hincapié es el de la familia y, en particular, e) papel de la mujer, tan relevante a la hora de valorar el nivel político y social de un pueblo. Hasta ahora sólo se había conseguido poner fin a la discriminación zarista; pero, ante las nuevas actividades de la mujer, Gorbachov cree que ocupaciones propias de ella han quedado desatendidas, con la consiguiente repercusión en el comportamiento de niños y jóvenes, en la moral, la cultura y la producción. Ahora la cuestión es qué hacer para que la mujer regrese al hogar. El dirigente soviético critica la sociedad soviética actual, y propone una vuelta al núcleo más primitivo, articulado alrededor de la mujer y de las tareas domésticas. Todo un postulado de feminismo. LOS MINUSVALIDQS L parecer, entre las frases más o menos célebres que se atribuyen a don Manuel Fraga, aquella de la calle es mía es una frase apócrifa. He oído decir alguna vez al zarandeado político gallego que él jamás había pronunciado esa frase, y que alguien le había tomado el rábano por las hojas. Cuando se le atribuyó esa f r a s e Fraga era ministro del Interior, que en aquellos tiempos se llamaba, creo, de la Gobernación, y es muy posible que en esas cuatro palabras quisiera alguien sintetizar alguna afirmación más matizada de! ministro, en el sentido de su decisión de no tolerar ningún desorden callejero ni la utilización abusiva de la vía pública. El caso es que a Fraga le colgaron ese sambenito, y con ese sambenito pasó a la crónica, y es muy posible que también con él pase a la Historia. Nuestra izquierda, cuando perdía en las urnas, se consolaba ganando en la calle. Ese es un tic que le viene de sus primeros años de oposición revolucionaria, y que no fue desechado en los tiempos de la transición. Y ahí sigue la izquierda, aunque ahora ya no bajen a la calle los capitostes socialistas, porque ya no están en la oposición, sino instalados en los despachos del poder. El propio Felipe González perdía las votaciones en el Parlamento y, entonces, se echaba a la calle delante de las pancartas. Esa de echarse a la calle es una costumbre muy española, sobre todo, de la izquierda. Casi todos los precedentes de nuestra política consisten en que la izquierda se echara a la calle y la derecha se removiera en los cuarteles. Nuestros socialistas siempre han querido que la calle fuese suya, y seguramente por eso se encabritaban tanto con la frase que le atribuyeron a Fraga. Y ahora han llegado a la nómina, al Boletín Oficial y a la mamandurria, pero han perdido la calle. Lo suyo era atajar la calle, y ahora no saben cómo despejarla cuando se les llena, día a día, de clamantes y reclamantes, de descontentos y exigentes, de manifestantes y pancartistas, ya sean bomberos o minusválidos. Y eso, sin contar con los A Amenaza Mientras los madrileños aún hablan de los últimos colapsos de la ciudad, con lógica indignación, el sindicato comunista Comisiones Obreras, convocante de la manifestación de minusválidos del pasado martes, ha anunciado que seguirá promoviendo estas manifestaciones en el centro de la ciudad, cuenten o no con el permiso de la Delegación del Gobierno. Y en sus argumentos empareja la prometida restricción de estas convocatorias en las calles madrileñas con la falta de derechos democráticos. El sindicato comunista cree, según sus declaraciones, que respetar el derecho de circulación de la mayoría de los ciudadanos, evitando la repetición de los últimos colapsos en Madrid, es síntoma de totalitarismo. Se trata de una amenaza que deberá tener, si llega a cumplirse, la respuesta sin complejos de la Delegación del Gobierno en Madrid, OVIDIO maleantes, vagabundos, pedigüeños y salteadores. Madrid se ha convertido en una ciudad tomada al asalto cada semana por un c o l e c t i v o como ellos dicen. Los batuecos cabreados de las diecisiete Españas, en cuanto quieren desahogarse a gritos o vengarse a improperios, lo primero que hacen es tomar Madrid. Se va el minero y viene el tomatero, se va el tomatero y llega el bombero, se va el bombero y llegan los minusválidos. Ya no es aquel Madrid machadiano del cucañista y del pretendiente, bueno, eso también, sino de todos los que quieren conseguir algo, con justicia o sin ella, a base de interrumpir la vida de los demás. Se acabó la práctica inútil de echar instancias y ahora se cortan las carreteras, se vuelcan autobuses y automóviles, se sacan los tractores a los caminos, se invaden las calles de ejércitos de manifestantes. Madrid ya no es una ciudad abierta, es una ciudad dado a saco. Y todo el país es un torneo de violencias, ¡hala! a ver quién es el que inventa una molestia mayor para sus vecinos, para llamar la atención de unos gobernantes que parecen sordos, mancos y ciegos. El otro día, Madrid era, increíblemente, algo más que eso. Madrid era un espectáculo esperpéntico de Corte de los Milagros. La izquierda- no la de los despachos, sino la que puso en los despachos a quienes ahora los ocupantrajo a Madrid a todos, esos españoles a los que llamamos minusválidos y que habían encontrado una manera de vivir al margen de la legislación. La plaza de Colón parecía una romería milagrera. Los capitanes de aquel ejército de inválidos y de derrotados por la ley, encabezaban el esperpento con energía que derrochaba salud. Funcionó perfectamente la estrategia. Se colapso Madrid. Los enfermos no llegaban a los hospitales, los trabajadores no llegaban al trabajo, los automovilistas no avanzaban ni un metro, los oficinistas no alcanzaban la oficina y los guardias no sabían qué hacer. Tengo para mí que los minusválidos más profundos no estaban allí, en la calle, sino en los despachos. Jaime CAMPMANY Familia y perestroika Si nos autocriticamos como nadie nos ha criticado, significa que somos fuertes y que no tememos nuestro futuro cita Mijail Gorbachov en su libro sobre la perestroika Un aspecto de S. A. Centre Levrier, rué Levrier, 5- 7; Naville, S. A. La Soklerie, me Levrier, 1; kiosque Naville. Rive, Rond- Póint de Rive; kiosque Naville, Hotel Rhone, Quai Turretlini, 5; kiosque Naville, Plainpalais, Rond- Pt Plainpalais; Magasin Naville, 1 Juin, me Eaux Vives, 114; Magasin Naville, Clauida Rte. Moreillons, 4 bit; Arrufat Carmen, Journaux, Bd Carl- Vogt, 75; Kolly, Journaux, me de Carouge, 95; Khan- Mohammad Monique, Loumaux, me de Fribourg, 2; Duparc Georgette, Loumaus, me des Pauis, 16; La Placette, Gd- Magasin, me Comavin, 8; Les Tabacs Boutiques, S. A. C. Commercial, avenue de Duba, 15. Kohli E. Et Lingg C Joumaux, me Louis Casai, 81; Cand Louis, Joumaux, rué Servette, 85; Somolinos- Reyes, E, Journaux, me de St- Jean, 92. ONEX: Magasin Naville, Onex- Village. Rte de Chancy, 130. AIRE: Magasin naville, Ügnon, avenue du Dgnon. LAUSANNE: Magasin Naville, Pad- Presse, me St- Francois, 15; Tabac du Theatre, Pisoni Lechner, avenue du Theatre, 16; Romanens Agnes, Journaux, Av. d Echallens, 40; Depot Chateau, Chollet E, Pi. La Navigation, 2. MONTREUX: Tabashop, Goudet J- G, Grand Rué, 5 SIERRE: Kiosque Naville, Mireille, Bat. Migros- A. Guisan. VERBiER: Zufferey Marcel, Librairie Pap, Aux Galones. NYON: Corthesy Ernest, Jounaux, me de la Gare, 19. OBERENGSTRINGEN: kiosk Schweizerhof Schmdt Agence, Zuerchester, 149. THUN: Herm OIMero Notara, kiosk Lavltor. DISENTÍS: Herm Gion Messerli, Hotel la Cucagna- Kiosk. SAMADEN: Bahnhofkiosk, 5 0. SAMADEN: Bahnhofkiosk S D. ARBON: Bahnhofkiosk S D. LAGNAU GATDKON, SVD. SCHAFFHAUSEN: Weder Ege Otto, Frier Platz, 45- Ege Kiosk; Bahnhofkiosk, SO. EMMENBRUCK- 1: Herrn Willi Ruetimann- 26003, Gerlismlstr, 56. AARAU: Bahnhofkiosk, S D. NEUCHASEN RHEINFAL: Kiosk Schmklt Agence, Wildenstrasse Posttach. NEUHAUSEN A- RHF: Kiosk Rebsloch Postfach, 51, Industriestrasse. 36. REUSSBUEHT: Herm Vincenzo Bemardi, Hausreír, 64. STABIO: Denner- Satellrt, Via Giulia. LUCERNA: Nezbeda, M. kiosk InseU Inselinual, 6.