Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág 92- TELEVISION -MARTES. 17- 1.1- 87- Hemos visto -Hoy veremos- A media tarde Estos programas infantiles, donde se investiga el grado de conocimiento de unos chicos en edad escolar, tienen cierto interés y provoca algunas decepciones. En el espacio, que ayer centró en la Historia el denominador común de las preguntas, el espectador pudo observar algunos aspectos curiosos. El primero podría ser que los niños de ahora- a l menos los que los representaban en televisión- no están demasiado fuertes en esa disciplina. Ya sabemos que los planes de estudio se han alterado profunda y frecuentemente, que no se obliga a los estudiantes a retener en la memoria materias tan inútiles como la lista de los reyes godos. Pero, a juzgar por lo que oímos todos los días a los adolescentes que tenemos cerca, y por lo que la televisión nos aclara de cuando en cuando, quizá en esta tolerancia se han pasado de rosca los educadores. Bien está que la enseñanza se modernice, pero hay una base cultural, unos cimientos que debieran ser sólidamente establecidos. Por ejemplo, la lectura. Los colegiales de ayer, que no eran demasiado niños, leían torpemente, dicho sea con toda la comprensión y toda la simpatía hacia su tierna y dichosa edad. Pero la impresión de! que escuchaba aquellos balbuceos, aquella monotonía en las inflexiones, aquella ausencia de sentido, incluso las añadiduras de palabras que no existían en el texto, era bastante triste. Leer y escribir correctamente debería ser la primera preocupación de cualquier colegial. Y cualquier maestro tendría que marcar ahí el primero de sus objetivos. La cosa se agravaba cuando eran versos los que sé leían. Alguno de los muchachos ignoraba la ley elemental de la asonancia en el romance. El espectador comprende y discurpa esta ignorancia diciéndose que no están los tiempos para lirismos y supone a continuación que en los temas del día, los que aparecen en los periódicos, no habría ningún fallo. Segunda desilusión. Los chavales no sabían descifrar siglas archiconocidas que figuran diariamente en los informativos de televisión y se repiten mil veces por las radios. Entonces a uno le entra el miedo de que estas generaciones crean que no es preciso acumular conocimiento cuando basta con pulsar una tecla del ordenador electrónico. Seguramente el cronista exagera y el panorama no es tan grave como suponía al ver y oír este programa vespertino. Pero piensa que, de todas maneras, debía trasladar a sus lectores la duda que sintió por un momento! Un yanqui en Oxford comedia romántica presidida por Robert Taylor Director: Jacte Conway. 1938. Blanco y negro. Ciento dos minutos. Hoy, a las diez y cuarto, por la Primera Cadena, en Sesión de noche -k- k Con el título de Oxford Blues se estrenaba entre nosotros en los estertores de la pasada temporada un filme de 1984 que protagonizaba Rob Lowe y que era un remake poco menos que literal, casi cuarenta años después, de lo que en su momento fue una película de más que notable éxito. Las casi cuatro décadas transcurridas entre una y otra película hicieron que la reciente, pese a los cambios introducidos en eJ guión, en particular en lo que hacía a la relación del protagonista con la joven aristócrata británica, resultase un tanto trasnochada, poco acorde con los tiempos en que vivimos. La versión original por su parte, y sin que quepa decir de ella que es un dechado de realismo, resulta, por así decirlo, y gracias a la pátina del tiempo, deliciosamente cursi, y es una comedia romántica con todas las de la ley que se ve con agrado, aunque en ocasiones pueda incitar a la sonrisa en momentos en que aquella no es expresamente buscada. Bien realizada por üack Conway, competente artesano a sueldo de la Metro- GoldwynMayer, tiene el look de las superproducciones de la marca del león, que a la sazón eran las más sofisticadas que salían al mercado. Preside el reparto Robert Taylor, galán de galanes, quizá un tanto blando pero, a la sazón, auténtico ídolo de multitudes. Le dan la réplica una encantadora Maureen O Sullivan y una Vivien Leigh que aún no había sido la Scarlett O Hara de Lo que el viento se llevó De película Más tarde, en De película nos dieron noticias del Festival de Cine de Valladolid. Vimos fragmentos de películas y Berlanga respondió a una serie de preguntas con la naturalidad y el buen humor que siempre le acompañan. Es agradable ver a un director de bien ganado prestigio conducirse ante las cámaras con la sencillez y la modestia de que carecen algunos de sus compañeros a los que oímos a veces sorprendí- dos, observando la diferencia que existe entre lo que pretendieron conseguir- expuesto en pedantes palabras- y lo que realmente lograron. No podía faltar en una celebración de este tipo la politización correspondiente, reflejada en las películas condenatorias para las dictaduras suramericanas. Y aquí el espectador piensa que es admirable la preocupación de algunos cineastas por los derechos humanos y la libertad de expresión y que merecerían la pena que ampliaran el radio de sus acusaciones y nos mostraran algo de lo que ocurre tras el telón de acero, o elaboraran alguna cinta sobre las represiones en Polonia, Hungría o Checoslovaquia, por ejemplo, en las que encontrarían magnífico material para sus acusadoras realizaciones. Nos hubiera gustado ver el documental sobre ei Mac Carthysmo que se anunciaba para el fin de la noche. Pero no hubiéramos alcanzado la edición. Esperamos confiadamente el programa que TVE debe tener pensado sobre la situación de los disidentes en la Rusia soviética. El santo JOB Música: el rock de HombresG y la guitarra de Paco de Lucia Madrid A punto de cumplir su calendario, Miguel Ríos ilustra su Que noche la de aquel año -1985- con las actuaciones de Hombres G y Gabinete Caligari. Los amantes del jazz tienen, en La buena música a dos guitarristas de excepción: Paco de Lucía y McLaughlin. Dos canciones El calor del mirador ofrece un reportaje soamor en un bar y Sufre, ma- bre Alesio que hoy se estrena món popularizaron rápidamen- en Madrid, como inauguración te, hace algo más de dos años, de la temporada del Centro Draa dos jóvenes grupos: Gabinete mático Nacional que dirige Luis Caligari y los Hombres G, resPascual. La obra, original de un pectivamente. Por ello, Miguel autor joven, Ignacio García May, Ríos los ha escogido como para- se alzó con el premio Tirso de digmas de 1985. El conjunto caMolina en la edición de 1986. pitaneado por David Summers Alesio está ambientada en el interpretará, además de Sufre, siglo XVII, y más de veinte actomamón el tema que más tarde res van mezclándose en enredos daría título a la primera película y amoríos. de Hombres G, Venecia que Los guitarristas Paco de Lucía también gozó del impacto popuy McLaughlin, actuarán juntos en lar. La buena música en un espaAlguno de los componentes de cio grabado durante el XXII FesGabinete Caligari había pertenetival de Jazz de San Sebastián. cido a otro grupo, La romántica Durante esta semana TVE 2 banda local antes de que se transimitirá, desde el Palacio Mucreara la actual formación. Esta nicipal de Deportes de Sevilla, noche, sus tres componentes, los encuentros correspondientes Jaime de Urrutia, Ferni Presa y al II Torneo Internacional de BaEdi Clavo cantarán El calor del lonmano. Hoy se enfrentan las. amor en un bar Cuatro rosas selecciones de España y Portuy Sangre española El panoragal. ma de Qué noche la de aquel año lo completa, como ya es Programación de TVE, de los canales autonómicos y de habitual, Miguel Ríos con Rock los canales europeos y ameen el ruedo y Frío ricanos a través de las paraA las nueve, por la Segunda bólicas, en la página 126. Cadena, el programa cultural El