Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 17- 11- 87- DEPORTÉS -ABC, pág. 87 Sevilla confía en otra noche eléctrica, con goles y pasaporte para Alemania La selección mirará hacia Viena, pero jugará como frente a Malta Sevilla. Luis Prados de la Plaza, enviado especial Sevilla anda con la respiración contenida. No se puede aguantar. Hacen falta ocho goles, y ni siquiera se puede estar seguro de que con ocho baste. Todo depende, primero, de lo que suceda en el Prater, donde jugarán Austria y Rumania, a ritmo de vals; después, interesa lo que resulte en talismán Benito Villamarín, entre España y Albania, con el ritmo de sevillanas, naturalmente. El problema está en la simultaneidad de los acontecimientos. Dice Miguel Muñoz que él prefiere la situación de la selección española, entre otras razones, porque confía en que el equipo austríaco gane o, en el peor de los casos, no pierda en el último de sus compromisos de esta fase previa, frente a Rumania. Se comprende su razonamiento. Entonces, bastaría derrotar a Albania, aunque fuera por la mínima, cuestión que nadie pone en duda a estas alturas. Si gana Austria, sirve a la clasificación española hasta el pinchazo de un empate... Pero esa posibilidad ni se baraja, entre las muchas y relativas alternativas que el aficionado contempla cuando se acerca la hora de conocer si España estará en la fase final de Alemania. La papeleta consiste en la adversidad, sin comerlo ni beberlo ¿Por qué tiene que perder Rumania en Austria? Si el fútbol sólo se alimentara de lógica, habría una docena de razones para soltar de carrerilla... Ganar en el Prater tiene mucha tela, eso es verdad. Pero allí ganó España, por ejemplo, en los instantes finales del partido. Y las aspiraciones del fútbol rumano, consciente de que otro resultado es casi seguro que no le sirva, no pueden ser otras que acudir al últk mo intento con el decidido empeño de obtener un gol más que los que consiga su enemigo, que, por cierto, no se juega ya nada. Se mire por donde se mire, la selección española lo tiene bastante complicado. No se trata, como explica Miguel Muñoz, de confiar en la calidad y la honestidad austríaca, aunque acaso baste... Se trata de obtener la ventaja de goles propios suficiente para afrontar contratiempos. En eso se está pensando durante los días de concentración que se llevan en Alcalá de Guadaira. Hay que salir a marcar goles. Y aquí es donde se debe reconocer que Albania no está al nivel de Malta, además del factor sicológico que proporciona el calendario. Hace cuatro años, cuando el mismo estadio Benito Villamarín se disponía a vivir la lluvia de goles en el portal de Malta, no había otra solución posible. Y mañana existen diversos elementos- los partidos de Viena y Sevilla se juegan a la misma hora- que influyen, sin querer, en la disposición de ánimo para afrontar y desarrollar el juego. Quiere decirse que este peligro de confianza ha sido detectado por el seleccionador, que se queja todavía de la ausencia de Gordillo- ¡menudo disgusto, en el campo del Betis, cuando no juega Gordillo! acelerado por la falta de diálogo entre médicos. Ya no es el contratiempo de una baja inesperada, sino la evidencia de que tampoco se han puesto todos los medios para intentar recuperar a un jugador que a Muñoz le parece imprescindible. ¡Que no haya que agarrarse a esta circunstancia para lamentar después el desenlace! En el cuartel general español no parece olvidarse esta cuestión, que roza la pérdida de serenidad necesaria y tiene su raíz a partir de los acontecimientos de México, los desacuerdos del seguro y algunas reticencias que no permiten asegurar toda la armonía precisa en la hora de las aventuras difíciles. Se añora, también, la oleada de Santillana y Rincón, de Maceda y del propio Gordillo, en la noche frente a Malta. Se echan cuentas de los penaltis que se han fallado y que, ¡ojalá! no tengamos que recordar mañana por la noche. Existe otro capítulo positivo, todo hay que decirlo: se cuenta, entre otras cosas, con el empuje de Sanchis a la hora del remate, el buen momento de Salinas, la facultad de internada que tienen defensas y medios, la conjunción que sabe inculcar Miguel Muñoz y la velocidad de Llórente, que puede ser la baza final de la selección española, después del último contratiempo, que dejó fuera del equipo a Carrasco. Un jugador de las características del suplente de lujo que tiene Beenhakker puede doblar a toda la defensa junta de Albania. Lo que hace falta es serenidad, y esa canción se oye en los alrededores de Oromana a todas horas. Sevilla, mientras tanto, canta vic- Julio Salinas toria y confía en la furia generosa del equipo español. Esta noche, los sub- 21 La expectación desbordada está en las cercanías del campo del Betis, pero la inmediata actualidad discurre en los alrededores de Jerez de la Frontera, donde las selecciones sub- 21 de España y Albania adelantan la fiesta deportiva. Al cuidado de Luis Suárez, un equipo español muy esperanzador, con la antorcha europea en su poder y la garantía de su defensa en cuartos de final para la presente edición. La afición deportiva jerezana- y a lo he comprobado en esta víspera- vive con enorme ilusión su concurso. Allí estaré esta noche, si Dios quiere, después de repasar la última hora del cuartel general de Miguel Muñoz, para observar el ambiente y el juego del estadio Domecq. La Policía y la Liga Profesional aportarán hoy soluciones en la cumbre antiviolencia del deporte Madrid. José Manuel Cuéllar A las doce de la mañana de hoy tendrá lugar la cumbre antiviolencia que el Consejo Superior de Deportes y la Policía han convocado. No obstante, parece que sólo la Liga Profesional y la Policía comparecerán en dicha reunión con soluciones que aportar. La cita es a las doce de la mañana en el Consejo Superior de Deportes y, definitivamente, acudirán Javier Gómez- Navarro, presidente del CSD; Liborio Hierro, subsecretario de Justicia; Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general de Educación; Tomás Rodríguez Bolaños, presidente de la Federación Española de Municipios; José María Rodríguez Colorado, director general de la Policía; Ángel María Villar, en lugar de José Luis Roca, presidente de la FEF; Antonio Baró, por la Liga Profesional, y los hombres del baloncesto, representados por el presidente de la Federación Española, Pedro Sust, y el de la Asociación de Clubes, Eduardo Pórtela. De todos los convocados, parece que la Liga Profesional y la propia Policía son los que aportarán nuevas ¡deas al proyecto antiviolencia. Concretamente, la Liga de Baró discierne claramente dos aspectos del problema; uno exterior a los estadios y otro interior. La Liga ya formó parte de la Comisión antiviolencia que creó el CSD, pero opina que las soluciones a este conflicto fueron muy exiguas y que se puede hacer algo más al respecto En lo que se refiere al aspecto interior del problema- dentro de los estadios- la Liga propondrá que, tanto en lo que se refiere a arrojar objetos como a la lucha entre aficionados en las gradas, se adopte un tratamiento distinto, bien el sistema italiano (pérdida del partido o de un número determinado de puntos) bien otros métodos como el control de venta de entradas. También se pretende más Policía y menos pasividad en la misma... Además, Rodríguez Colorado quiere concretar las medidas generales adoptadas en el convenio europeo antiviolencia y adaptarlas a la situación española. Dos socios del Sestao entregarán tioy al Madrid una carta de desagravio, con 2.600 firmas, por la agresión a Hugo Sánchez.