Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 84 TRIBUNA ABIERTA MARTES 17- 11- 87 QUIETO, RAMÍREZ EL BOSTEZO NACIONAL ¡YA NO SÉ QUÉ SOY! H ACE muchos años se narraba el siguiente chascarrillo- que, sin duda, muchos de ustedes recordarán- Un cabo del Ejército recibía de un superior el encargo de comunicar, con la mayor suavidad posible, a un soldado a sus órdenes el fallecimiento de su madre. Caviló el cabo y decidió llamar y formar a todos los soldados de su escuadra. Una vez los tuvo frente a él, exclamó jocundo y satisfecho del procedimiento discurrido: Los que tengan madre que den un paso al frente. Cuando todos- que tenían o creían tener a sus madres felizmente con vida- dieron el paso al frente solicitado, el cabo espetó, lo más dulcemente que pudo, al nuevo huérfano: Quieto, Ramírez. Pues bien, el inefable procedimiento de comunicación indirecta del chiste parece haber sido descubierto por toda clase de dirigentes que se ven obligados a prescindir de cualquier subordinado en sus puestos de trabajo o en sus posibilidades de promoción a mayores o superiores responsabilidades. Existe como un temor vergonzante a comunicar clara y dignamente a los interesados, bien sea la jubilación anticipada, el cese en cargo o función o el truncamiento de esperadas perspectivas de mejora de situación. Ese prescindir de la gente anticipadamente, sea por la razón que fuere, se ha convertido en algo enigmático y sorprendente en muchas ocasiones; tanto que los interesados suelen ser los últimos en enterarse. Se ha instalado así, de rondón, en nuestra sociedad, la más feroz de las incertidumbres, en cuanto se refiere a permanencia en los puestos de trabajo y no digamos en lo que respecta a posibilidades de mejora. Antes todo el mundo sabía cuándo le correspondía jubilarse o llegar a éste o aquel otro puesto, cargo o empleo de superior categoría. Ahora, cualquiera puede ser sorprendido con la fulminación sorpresiva cuando menos lo espera y sin que nadie se digne dorarle un poco la pildora la amarga pildora del arrumbamiento al desván de los trastos viejos antes y con antes. De repente, el mundo se está llenando de jóvenes jubilados, muchos años antes de lo que les correspondería porque sus servicios ya no son necesarios. Si por lo menos esta gigantesca y masiva campana de Huesca laboral se viera acompañada de un misericordioso y previo proceso de preparación del candidato al desván junto a algún tipo de recompensa en el momento del tránsito impensado o, al menos, el a g r a d e c i m i e n t o de los servicios prestados todo resultaría más humano y correcto. Pero, ¡ca! el procedimiento preferido para el traumático paso de la actividad a la mesa de camilla y las pantuflas es el de quieto, Ramírez La dignidad de los que despiden y de los despedidos está quedando por los suelos. Manuel MONZÓN N nuestro tiempo ya no se hace polítino sé qué soy! ca. Los estadistas- indignos de tal Con esta exclamación y nombre- se limitan a gestionar el reuna cara de indecible amarparto de los garbanzos que cada uno se gura me paró en la calle mí amigo. Gracias gana sin su ayuda, y de ninguna boca brota a una entrevista sobre La Rioja- continuó un solo vocablo que llame a tareas elevadas, diciendo- que oí ayer tarde en la radio, me a gestos heroicos, ni a la acción misma si- he confirmado en la idea- sentimiento que quiera. Los políticos, por el contrario, halagan sufro desde hace años: que ya no sé qué a las masas sin cesar, haciéndolas verbal- soy. mente depositarías de todas las virtudes, y se- Explícate, hombre- l e dije. esfuerzan titánicamente por no sobresalir en una sola cualidad por encima del sonámbulo Y él se me quejó así: medio; en dejar constancia de su respetable- T ú sabes bien que, cuando he recorrido vulgaridad, patente de corso imprescindible América entera de Norte a Sur, si cien vepara ser alguien en Expaña. ces me han preguntado de dónde era, rápiLo que la muchedumbre necesita, señores, damente respondía siempre al modo de son héroes librescos (T. E. Lawrence) perso- aquellos compatriotas nuestros que hace najes de saga, conquistadores reencarnados, tres y cuatro siglos, al encontrarse extrañaparidoras de niños- dioses... Arquetipos popu- dos de la patria común, decían: Soy espalares, en definitiva. ¿Y qué son nuestros me ñol de tierras de Rioja o Soy español de jores políticos? Excelentes presentadores de tierras de Vasconia y me daba igual decir más vale prevenir Todavía me troncho una cosa u otra, porque ambas eran verdad cuando recuerdo a un candidato a presidente y yo así la sentía. del Gobierno defender desde las páginas de Para mí lo esencial y substantivo es ser una revista del corazón a su niño de veinte años del acoso de una mujer fatal quinceañe- español; lo otro es bella y querida adjetivara que le había mordido en el dedo. No salió ción. Pero ahora, desde que un grupo oficial ni concejal, claro, aunque será capaz, en los de semiirresponsables repartidores de la papróximos comicios, de compararse con Gary tria común, la repartió como si fuera su Hart. tarta, ya no sé de dónde soy. Español, sí, Ha explicado hace poco Vargas Llosa que eso nadie me lo quitará jamás; pero, cómo en Hispanoamérica aventura y política ¿de dónde? son términos históricamente inseparables. -Pues igual que antes, hombre, le dije. Aquí también lo fueron. Ahora, no: ahora lo- ¿Sí? -m e espetó en seguida- Pues que no puede desligarse es la política de la escúchame bien: Yo nací, cabe el Ebro, en panza, el gobierno del bostezo. la hermosa Villa que tú conoces. Y sabes Y lo bueno es que, a la hora de la verdad, que, desde siempre, pertenece a La Rioja la gente está cabreadísima. Todo el mundo Alavesa. Eso quedaba antes muy claro. se queja de los sueldazos oficiales, de lo irriPero ahora resulta que, según los de la acsorio de las pensiones, de los muertos por tual, La Rioja, mi pueblo ya no es Rioja, ETA (cada vez con menos eco en la Prensa) porque a ésta la han limitado a sólo lo que de que si aquí hay más droga que en Kat- antes era la provincia de Logroño. Ahora mandú... Pero nadie se rebela. Siguen votanbien, a esa provincia nunca perteneció mi do. Siguen rumiando. En Expaña, la queja sin pueblo, sino a Álava. Sin embargo, quiérase acción es el nuevo deporte nacional. o no, él sigue siendo no sólo Rioja, sino Aquí lo que hacen falta son una buena exRioja Alta y con quizá el mejor vino de esa trema derecha, una no menos jocosa extrema comarca, a una y otra orillas del Ebro. izquierda y una Cicciolina local que, sin vioSigo, pues, siendo riojano, sin duda algulencia, con buen humor y mala uva, animen el cotarro. Al fin y al cabo, aquí se piensa en na. Pero oficialmente ya no puedo serlo, porque oficialmente soy alavés es decir, demasía (para bien o para mal) con la entrepierna, y una ultra es siempre mujer brava a perteneciente a una provincia vasca. la que hay que domar, lo que siempre tienta, Así que, según unos, yo no soy riojano si mientras que con la demócrata tienes que soy vasco alavés, y, según otros, yo no charlar, que entenderte y que compartir con puedo ser vasco alavés si soy riojano. naturalidad momentos tan excitantes Un embrollo gordo, ¿no? Así es que ya como verla depilarse los sobacos. No olviden, he decidido ser, tenerme por y seguir llaseñores diputados, que Palme la palmó y a mándome Español de tierras de La Rioja todos nos importó un carajo. Ni que, gracias Alavesa Y aceptando que La Rioja Alavea Dios, aquí somos (dice Sánchez Dragó) sa es tierra vasca, tampoco tengo empacho como Paula, como Curro y como Almotamid: en proclamarme Español de tierras de Vasmucho más moros que cristianos, mucho más conia Y el que esto no acepte, que me africanos que europeos, y con mucha más deje en paz y se vaya a que le den inyechonra que submarinos nucleares Ni de que, ciones de viento fresco del Toloño. Porque cuando a este pueblo se le pone un toro en tiene bemoles esto de que, peinando ya casuerte con tanta insistencia, tres millones (y nas, me pongan en el aprieto de no saber menos, de votos) no son nada, y nunca pintodavía qué soy dentro de España. cha en hueso. ¿Ves? -le dije- todo es igual. En serio: preparen su retiro. Vayan reaPero me dejó boquiabierto al oírle: briendo sus bufetes. Aunque quizá un buf- Menos los Presupuestos. fet sea siempre más socorrido. E ¡Y Joaquín ALBAICÍN Francisco ARMENTIA