Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 A B C OPINIÓN- Cuaderno de notas- El recuadro- MARTES 17- 11- 87 SECRETOS E L ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, se ha reunido en secreto con los diputados de la comisión correspondiente del Congreso. Se trataba de explicarles el por qué de las razones de la decisión gubernamental sobre la no prórroga del convenio vigente con los Estados Unidos. Pero, ¿por qué en secreto? Cuando la decisión de no prórroga está ya tomada y la operación planteada sobre fundamentos nuevos, ningún motivo serio podía interponerse en el camino de la diafanidad. La opinión pública española está resignándose demasiado al proceder de un Gobierno que hizo escarnio de la famosa transparencia informativa prometida en los años de la ilusión socialista. El secreto y su hijuela natural, la ambigüedad, han presidido demasiadas cosas en este país Así, por ejemplo, en materia de televisión privada, donde el Ejecutivo se reservó hasta muy última hora los detalles esenciales de una situación preparada para sorprender. Lo cual, tratándose de un bien público tutelado por el artículo 20 de la Constitución, como es la libertad informativa por cualquier medio de difusión, es muy discutible que pertenezca al ámbito de los secretos de Estado. Porque así lo pareció. El secreto más espeso y más escandaloso ha campeado en todo el asunto de la reprivatización de Rumasa. Ahí debió desarrollarse con plenitud la virtud de la claridad. Pero b que resplandeció fueron oscuros negocios, que ya es resplandecer. Si alguna vez el Parlamento ha sentido la incapacidad para llegar lejos en el conocimiento de un tema, invóquese esta realidad a título de ejemplo. La resistencia del Gobierno a la creación de comisiones de investigación para cuestiones delicadas ha sido otro de los escándalos de la etapa felipista. Jamás el Parlamento ha dado mayor sensación de impotencia. Y siempre relacionado todo ello con el ánimo de obstáculo a la información. De Flick a Rumasa, todo un hermoso abanico de hechos habla durante cinco años de ese gran tapadillo que es el Gobierno de Felipe González y su entera Administración. Se ha dado por bueno, incluso en el seno de la oposición, que la lucha contra ETA pase al terreno de la confidencialidad. Aceptémoslo. ¿Pero qué saben los españoles o van a saber en mucho tiempo de ciertos aspectos de las negociaciones en curso, como si la historia que acaba de abrirse tuviera por fuerza que ser un guiño de connivencia entre un Gobierno sabelotodo que reclama omnímodas confianzas y una opinión bobalicona que acepta toda clase de racionamientos informativos? Todo lo que viene siendo la liquidación del INI y la venta al extranjero de tantas industrias españolas salvables es para el ciudadano medio una especie de misterio porque sí. Como misterio fue una buena parte del capítulo de negociaciones con la CEE para lograr el acceso. Ahora, sin que conste la oportunidad ni la solidez de las razones, se nos depara a los españoles una sesión secreta en la Comisión de Asuntos Exteriores dei Congreso de los Diputados. O sea, que quienes, como ciudadanos, más solicitados o requeridos estuvieron en su día para apoyar la política atlántica del Gobierno y las condiciones del referéndum correspondiente, se encuentran ahora con que no pueden- n i al parecer, debensaber cuál es el estado verdadero de las relaciones con los Estados Unidos. ¿Tan grave es conocer los motivos de unos hechos consumados que reclaman un tratado nuevo antes del 14 de mayo de 1988? Lorenzo CONtRERAS H ACE unos años, en la cola de unos grandes almacenes de Nueva York, estaba pagando un caprichito con la tarjeta de crédito, cuando la cajera tras hacerme firmar el recibo, me dio los tiznantes papeles de calco del formulario. Haciendo el cateto, con mi mal inglés, le dije: EL CALCO DE artes y en las letras... Pero no los había hasta hace unos meses en el mundo plastificado y fascinante de las tarjetas de crédito, la forma más cómoda y rápida que se ha inventado para que la parienta te deje la cuenta a cero a beneficio de don Ramón Areces. La situación, empero, ha cambiado. Hace ya unos meses, la gente viajada, para demostrarlo, cuando pagaba algo, cogía displicentemente, muy displicentemente, ¿en, Alfonso Ussía? los calcos del formulario de la Visa o de la American Express y los rompía en trocitos. La suma elegancia no terminaba hasta que, mucho más displicentemente todavía, entregaba los trocitos a la dependienta o al camarero y le decía: ¿Puede usted tirar esto por ahí? Acto seguido, era de muy buen tono sacarse el pañuelo del bolsillo- de pecho (nunca del pantalón, por Dios) y lim- -No, por favor, tírelo usted, yo no quiero para nada estos papelitos que manchan tanto... Una portorriqueña que tras mí estaba en la lentísima cola, oyendo mi sureño acento, me dijo, ya casi en andaluz: -No, guárdeselo o rómpalo en trocitos... ¿Por qué, señora? -Porque los cogen los raqueteros, le imitan su firma y le sacan géneros con una creditcar falsa... Aquello de los raqueteros me deslumhró. Preciosa palabra. No sabía qué significaba, hasta que me explicaron que era la traducción al espanglis de racquetier, estafador. Preciosa palabra. En España hay tantísimo raquetero en la política y en los negocios, en las ZIGZAG Hacienda es igual Casettes falsificadas Una sentencia ha anulado un Cinco personas han sido deteacta de Hacienda que, por error, nidas en Barcelona por falsificar no cumple los requisitos legales. y comercializar casettes musicaConsidera el juez que la Admiles de cantantes famosos. El nistración Tributaria debe tener material intervenido asciende a el mismo rigor que ella pide a los 60 millones; las grabaciones a contribuyentes. No es la primera 1.400. El xerigrafiado sobre la sentencia en este sentido: ya pastilla, casero; las carátulas y ocurrió con las devoluciones, etiquetas, manuales; el negocio, que deben hacerse con el inte- redondo: se vendían en tendererés que se cobra en los pagos tes, mercadillos y áreas de retrasados de los ciudadanos. servicio de la autopista. Vamos a Quizás Hacienda comprenda que jugar a la economía de mercado debe dar lo mismo que con tanto con todas las consecuencias: la rigor exige. legalidad, la primera. AHIPOLA SERRANO, 28- MADRID; EXCEPCIONAL EXPOSICIÓN 30 MODELOS SILLAS INGLESAS 1- 4 0 MODELOS SILLONES INGLESES 20 MODELOS SILLAS FRANCESAS 18 MODELOS SILLONES FRANCESES 4 MODELOS SILLAS ESPAÑOLAS 6 MODELOS SILLONES ESPAÑOLES 2 MODELOS SILLONES ITALIANOS