Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 17- 11- 87- OPINION ABC, pág. 19 UATRO mil manifestanV tes desfilaron el domingo por Madrid para protestar contra el polígono de Cabañeros. Podría considerarse, por ínfima entidad de la protesta, que este es un asunto menor: tiene sin embargo importancia más que simbólica para aclarar o confundir la vida política de estos meses, cuando los organizadores insistían en subrayar un punto: todos los partidos parlamentarios menos el PSOE encabezaban la marcha. Cabañeros cuenta, según el Ministerio de Defensa, con todas las características para acotar un adecuado campo de tiro para la aviación española. En esas 24.000 hectáreas no hay vida agraria, sino desarrollo espontáneo de especies, a veces raras, de la flora y fauna ibéricas. El interés mostrado contra el proyecto por alguna Embajada del Este ha resultado en este caso más que notable. España ha gastado más de dos mil millones de dólares en la adquisición de 72 cazabombarderos F- 18 A para modernizar su fuerza aérea. Pues bien, hay que repetir que estos aparatos serán inútiles si no se logra que los pilotos se entrenen como promedio 180 horas anuales. Y así, Cabañeros, al noroeste de Ciudad Real, cuenta con el emplazamiento mejor para que puedan entrenarse en él los reactores de Albacete, de Tala vera La Real, de Morón y Torrejón. Esos aviones tienen que entrenarse hoy en el norte, en las Bárdenas Reales, con un coste tan alto de desplazamiento que la inversión de Cabañeros quedaría amortizada en un año. La izquierda y la extrema izquierda españolas organizan, naturalmente, un escándalo, porque se trata de. impedir la articulación de esa pieza necesaria para la defensa del espacio aéreo español. Se utiliza un argumento pedestre y poco veraz: ¡pobres cigüeñas, infeliz cuervo negro, sacrificados en aras del peor militarismo! Pues bien, ahí están los últimos estudios ecológicos para demost r a r que la acotación dé 24.000 hectáreas apenas dañaría á una centésima parte de esa extensión, garantizando así uña excepcional reserva ecológica. La presencia del primer partido de la oposición con- EL ASUNTO CABAÑEROS VUELTA AL LOUVRE E espera que el presidente Reagan anuncie definitivamente algún tipo de acuerdo con el Congreso para reducir el déficit presupuestario. Con ese punto de apoyo, el grupo de los siete -G- 7- que engloba a las mayores potencias financieras del mundo, se reunirá para intentar estabilizar al desfallecido dólar. De nuevo comenzará, como en las jorn a d a s que s i g u i e r o n al acuerdo del Louvre el pasado febrero, la hercúlea tarea que se han impuesto los países occidentales para, a través de intervenciones de sus Bancos centrales, sostener el billete verde al coste que sea. El agobio puede reproducirse si los EEUU no aceptan bastante más que un remedo de solución. Pensemos que lo que se juega son ideas que se enfrentan visiblemente- -los republicanos desean reducir gastos, y los demócratas incrementar impuestos- -y tra Cabañeros constituye una torpeza notoria: un nuevo tanto para el partido del Gobierno, ofrecido en bandeja por el secretario general de AP, Arturo García Tizón, que encabezaba la protesta. Los ejércitos de la Alianza Atlántica necesitan la solidaridad y el respaldo español en el suroeste de Europa. Por eso Cabañeros es más que un símbolo en la gran polémica de la defensa común. La izquierda neutralista o prosoviética tiene razones evidentes para manifestarse contra el polígono de tiro. Y eso es lo que hace particularmente penoso que el dirigente del segundo partido español dé un paso tan equívoco, como si sólo se tratara de propinar un alfilerazo a su pequeño contrincante local, el señor Bono. No hay que jugar con lo sustancial: lo que se debate en estos meses en España y en Europa, es el nuevo diseño de la seguridad común. S A presencia de los Reyes en el acto de lanzamiento de la campaña por la solidaridad con los países menos desarrollados y los países pobres subraya de nuevo la voluntad española de cooperación con esas naciones. El discurso del Rey examinó los puntos fundamentales de la cuestión: la interdependencia, los desequilibrios económicos, la deuda externa de los más pobres, el valor de la solidaridad en la construcción de un futuro menos injusto. No tenía por qué entrar el Rey en planteamientos concretos. España debe ser solidaria: éste ha sido el mensaje de la Corona. Y debe serlo con claridad de ideas ante un problema que se halla envuelto en grandes nubes de demagogia. Un tercio de la humanidad vive en la escasez y ésta es una afrenta para todos. Pero ha sido Occidente quien hasta ahora ha hecho más por paliar sus efectos, en tanto el Este no ha cesado de acusarle de neocolonista. Y ha sido Occidente, en fin, quien ha facilitado técnicas y técnicos al Tercer Mundo para que éste sepa valerse por sí mismo. L Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Darío Valcárcel, Joaquín Vila, José Javaloyes, Manuel Adrio, Joaquín Amado Jete de Redacción: J. A. Gundín (Continuidad) J. C. Azcue (E. Especiales) B: Berasátegui (ABC Literario A. Fernández (Economía) J. I. G. a Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R. Gutiérrez (Continuidad) L. Lz. Nicolás (Reportajes) C. Mantona (Continuidad) J. L. Martín Descalzo (Sociedad) J. Olmo (Edición) l I. Parada (Suplementos Económicos) L. Prados de la Plaza (Continuidad) C. Pral (Dominical) Santiago Casteto (Colaboraciones) J. M. Zuloaga (Investigación) Secciones: J. Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rúa (Ciencia) A. Garrido y J. Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A. Yáfteí (Edición Aerea) J. Badía (Educación) E. ft. Marchante (Espectáculos) J. Pato (Gráfica) M. A Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A Sentís (Nacional) M. A. Martín (Sanidad) D. Martínez- Lujan (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) ABC que, mientras no se diluciden, dejarán una espada de Damocles pendiente sobre el acuerdo. Otra cuestión a debate entre los grandes: se trata de aclarar si un acuerdo económico internacional como el que pretenden en las naciones más ricas es el adecuado para que los especuladores abandonen la idea de que lo decidido por el G- 7 es pan para hoy, pero hambre forzosa para mañana. Si tal piensan, deducirán que lo que les conviene es continuar con apuestas en contra del dólar. Esto se traducirá en sangrías para los Bancos de emisión y, en una duda de fondo: si el dólar debe abandonar su papel de moneda internacional de reserva, en favor de algún tipo de combinación ecu- yen. Otra consideración a efectuar procede del propio marco de la cooperación internacional. Los Bancos de emisión del G- 7 p a r e c e n dispuestos a proporcionar la liquidez precisa para limitar las consecuencias de un crac en la, demanda derivado de la caída bursátil. La tarea es difícil, y en particular en Norteamérica, porque ¿hasta dónde debe llegar la ayuda en el incremento de la oferta monetaria para compensar la pérdida de 14.000 dólares- algo más de millón y medio pesetas- que, como media, han perdido todos los hogares norteamericanos por la crisis bursátil? Si esto se produce, ¿qué- va a suceder con los tipos de interés? ¿No descenderán por debajo en Norteamérica de lo que decidan rebajar los suyos europeos y japoneses? Si es así, ¿no quedaría dinamitado el arreglo que se prevé? Aparte quedan los acuerdos para reducir la competencia europea y japonesa frente a los Estados Unidos, porque si continúa el desequilibrio de la balanza comercial norteamericana, nada se ha hecho. Claro que esto ocurre por la reducción de negocios concretos de empresas concretas, sobre todo de Alemania federal y Japón. Pero ello significa reducir el nivel de actividad, y el del empleo, de sus economías. Sólo si se cumple bien todo esto se habrá llegado a un auténtico acuerdo. Si no, esta segunda edición del alcanzado en el Loüvre será tan fugaz como la primera. Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemáh Subdirectores Subdirector: Antonio Burgos Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDÉ. Publicidad: 43518 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A. L