Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PELÍCULAS FIN Viernes cine Primera sesión Cine de medianoche Los protagonistas del filme no ganan para sustos James Cagney, mafioso habitual, es en esta ocasión un militar patriota en tiempo de guerra El realizador catalán Ventura Pons se acerca a las Ramblas barcelonesas Viernes 13 Director: Sean S. Cunningham. 1980. Color. Noventa y un minutos. Hoy, a las diez treinta, por la Primera Cadena, en Viernes Cine Capitanes de las nubes Director: Michael Curtiz. 1942. Color. Ciento ocho minutos. Sábado, a las cuatro y cinco, por la Primera Cadena, en Primera sesión Ocaña, retrato intermitente Director: Ventura Pons. 1978. Color. Noventa minutos. Sábado, a la una menos cinco, por la Primera Cadena, en Cine de Medianoche TVE ha tenido la humorada de programar, justamente en viernes 13, la película que Heva tai fecha como título, y que se ha convertido, pese a su más que deficiente calidad, en una especie de cabeza de fila de un subgénero del cine de terror al que más bien cabría calificar como cine de asco dado el uso y abuso que se hace de los efectos repugnantes- miembros seccionados, cabezas cortadas, visceras al aire, efusiones hemoglobínicas varias- en detrimento de cualquier tipo de misterio y con un abandono total de las técnicas de la sugestión. En efecto, no sólo son ya cuatro las secuelas, por así decirlo, directas del filme de 1980, sino que no se cuentan las películas que, de uno u otro modo, han nacido al amparo del tan notable como sorprendente- -incluso para los responsables del filme- éxito comercial de aquél. Puede que el original sea un poco menos lamentable que los calcos, pero nada hay en Viernes 13 que justifique o explique su triunfo en las taquillas. El suspense es elemental, la realización chapucera y, una vez que se toma el pulso al relato, la capacidad de sorprender, nula. Con todo, puede que a quien no haya visto los acercamientos más recientes al tema, la película le cause cierta inquietud. En el capítulo interpretativo, nada que señalar. Los protagonistas se limitan a inquietarse, aullar y desaparecer violentamente llegado su momento. En el reparto, la veterana Betsy Palmer y un grupo de jóvenes desconocidos. 124 ABC Posiblemente la productora que en mayor medida contribuyó al esfuerzo bélico durante los años de la segunda guerra mundial, lanzando al mercado películas que, de un modo u otro, elevaran la moral de la población civil fue Warner Bros. Y Capitanes de las nubes es un título más entre los muchos que dicho estudio puso en órbita, con una de sus máximas superstars James Cagney, al frente del reparto y, con tema, la aviación, que en aquella época se consideraba todavía como una aventura, incluso cuando no estaba la guerra de por medio. Naturalmente, hay mejores películas sobre el tema, incluidas las que dirigiera Howard Hawks, pero, con todo, este filme de Michael Curtiz, en su asumida elementalidad, se deja ver sin enojo, en parte debido a su tecnicolor tan primitivo como eficaz. Curtiz, ya se ha dicho más de una vez, es uno de esos hombres para todo en nómina de una productora a los que se puede confiar cualquier proyecto, a sabiendas de que hará su trabajo lo mejor posible, habida cuenta de los ingredientes- guión, estrellas- con que cuenta, y cuya obra maestra sigue siendo Casáblanca Por supuesto, Capitanes... no tiene nada que ver, en cuanto a categoría, con el filme protagonizado por Humphrey Bogart, pero tampoco es indigno de su probado talento. Cagney, como siempre, excelente. Le dan la réplica actores de segunda fila como Dennis Morgan, un insulso galán, y Branda Marshall, una actriz olvidada. El mejor del reparto, Alan Hale. -Cine parabólicas 16 velas Director: John Hughes. Color. 1987. Noventa minutos. Intérpretes: Molly Ringwald, Justin Henry, Michael Schoeffling. Sábado, a las doce y diez, por Premiére Cobra Director: George P. Cosmatos. 1986. rOKjt- nóvenla mininos, irnerpreies. Silvester Stallone, Brigitte Nielsen, y Reni Santomi. Domingo, a las siete menos cuarto, por SAT 1. Dentro del subgénero de la comedia juvenil, con final más o menos de color rosa, cuyo público se compone, generalmente, de adolescentes, Hughes ha demostrado que pueden hacerse productos dignos y en ocasiones interesantes. 16 velas es buena muestra de ello. La película se ve con agrado, a diferencia del sonrojo que producen algunos otros filmes al uso sobre estos asuntos. El trabajo de los actores es excelente y están espléndidamente dirigidos. Cobra es uno más de los personajes que tanto fascinan a Stallone y que tiene como bandera la violencia y como fin la justicia. A pesar del atractivo que tienen estos asuntos, la película carece de historia propiamente dicha, todo en ella es mecánico, elemental. Hay que destacar la sofisticación de algunas tomas y los impactantes efectos cromáticos. Silvester Stallone sustituye la jungla de Rambo y el ring de Rocky por la selva del asfalto. Hay películas que quedan definidas por su propio título. Ocaña, retrato intermitente es, sin duda, una de ellas. Ya que se trata de acercar al espectador, mediante la imagen y el diálogo- con frecuencia monólogo- a una figura que, en el momento en que se realizó el filme, era popularísima en las horas nocturnas de las Ramblas barcelonesas, travestido y pintor, asumidamente provocador y pasablemente narcisista. Hoy, Ocaña ha muerto, y quizá no falte quien califique como de poco afortunada su resurrección a través de este filme, que, en cualquier caso, intenta aproximarse a su protagonista dejando de lado cualquier tipo de prejuicios. Es Ocaña, retrato intermitente la ópera prima de un prestigioso director teatral, que ha vuelto al cine en un par de ocasiones, sin demasiada fortuna, con títulos como El vicario de Olot y La rubia del bar Y es, en cualquier caso, pese a sus defectos- q u e los tiene, y no pocos- lo más interesante de su todavía breve filmografía, aunque, por su peculiar contenido y estructura, pueda desagradar a un amplio sector del público. José Pérez Ocaña se encarna así mismo con pasmoso desparpajo, desnudándose moralmente ante la cámara o, mejor, ante el micrófono. A su lado aparecen las gentes de su entorno, como su amigo Nazario y otros personajes de la vida nocturna barcelonesa. Mala Buena Pasable Muy buena Para cinefilos VIERNES 13- 11- 87 x