Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 A B C REPORTAJE VIERNES 13- 11- 87 Una veintena de vidas humanas y daños materiales que se elevan a ciento treinta mil millones de pesetas constituye ef balance de! as recientes inundaciones catastróficas en el Levante español. Pérdidas lamentables si se tiene en cuenta que con una inversión menor- unos setenta mil millones- podían haberse construido las presas y acometido la canalización de ríos, junto al resto de las obras necesarias para La lucha contra las riadas en la zona del Levante no es de hoy. A lo largo de los últimos dos siglos han estado ensayándose medidas destinadas a frenar las crecidas de unos ríos con fama de ser los más torrenciales de la Península. Por poner un ejemplo, el plan contra ¡as avenidas en la cuenca del Segura, que el MOPU está ejecutando ahora, empezó a diseñarse en 1973. Pero el río no e n t i e n d e de proyectos técnicos, presupuestos y viabilidades, y gruñe de vez en cuando en busca del terreno que se le ha ocupado, reclamando lo que es suyo. Se pueden hacer obras destinadas a evitar el riesgo- explica Santiago Marracó, director general del iCONA- pero esta zona se enfrenta con una grave problemática derivada de la incorrecta ordenación del territorio; se han ocupado indebidamente para cultivos tierras que corresponden al río, y se han construido viviendas alrededor de ellas. Cuando llegan las crecidas, estas poblaciones son las primeras en inundarse. Acerca de este asunto, el director general de Obras Hidráulicas del MOPU, Juan Rodríguez de la Rúa, indica que entre las prioridades más importantes de su departamento está la coordinación de las actuaciones hidráulicas con los procesos urbanísticos, que anteriormente se habían acometido de forma aislada, olvidando un poco los posibles riesgos. Un informe elaborado en 1981 por la empresa PREVASA (Promociones Económicas Valencianas, S. A. a instancias de la Generalidad señala la necesidad, en este sentido, de respetar los cauces naturales por donde transcurren los ríos. Pero e! problema- aseguran fuentes de esta empresa- es que ni la población ni los Ayuntamientos son conscientes del peligro y cultivan y construyen donde no deben hacerlo. Cuando llega el río con sus crecidas y se! o lleva todo, ya no sirven las lamentaciones. Nosotros elaboramos un plan global para combatir las inundaciones catastróficas en todo el Levante, que a la hora de la verdad no se tuvo en cuenta. Si las obras que estaban contempladas aquí se hubieran ejecutado nos habríamos librado, con toda seguridad, de la- tragedia que padecemos ahora. En términos similares se expresa el diputado aliancista por Murcia Juan Ramón Calero: Cuando se produjeron las riadas de 1982, dirigentes de! actual Gobierno socialista echaron la culpa a la UCD por no haber ejecutado el Plan de Defensa de Avenidas del Segura, pero han pasado cinco años y ellos tampoco lo han hecho, por lo que la catástrofe se ha vuelto a repetir. evitarlas, que estaban contempladas en distintos planes desde hace años. El Ministerio de Obras Públicas alega, en este sentido, que técnica y económicamente ha sido imposible, por el momento, tomar las medidas necesarias para acabar con las riadas. La oposición, por su parte, culpa de lo sucedido a! ministro, que sólo se interesa por las carreteras, porque piensa que los embalses son asuntos del franquismo que contemplar la construcción de una serie de presas que, según los estudios realizados, son las siguientes: En el Segura. -Presa del Moro, actualmente en ejecución; Presa de Pliego y encauzamientos del río en Reguerón, senda de los Garres y Alcamino de Beniaján, obras que empezarán a hacerse a mediados de 1988, y acondicionamiento de la rambla de Zuato y del río Guadalantín, prácticamente terminado. A medio plazo está prevista la iniciación del trasvase de Paretón de Totana, la construcción de la presa del Judío, el canal de derivación del río Argos al río Quipar, el recrecimiento de la presa de la Cierva, el encauzamiento del río Segura en el tramo final entre Benial y Guardamar y el encauzamiento de los afluentes principales en la margen izquierda del río Mundo. A partir de 1990 se construirán las presas del Romeral, del Cárcebo y de los Rodeos, además del recrecimiento de la presa de Puentes. La realización de todas estas obras, según datos facilitados por el Ministerio de Obras Públicas, alcanza los cuarenta mil millones de pesetas. En el Júcar. -Presas del Tous, Escalona y Bellús, cuya ejecución empezará el próximo año y para las que se necesitará un presupuesto de veinte mil millones de pesetas. Estas tres presas, según manifestaciones del presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar- Turia, José Caries Genovés, acabarían con los efectos catastróficos de las riadas en la zona del Júcar. Aunque las lluvias torrenciales no pueden evitarse, porque son agentes de la Naturaleza, estamos intentando desde que nos hicimos cargo del problema, en el año 84, paliar los desastres que éste fenómeno pueda provocar; pero eso no es cuestión de días, sino de años y de dinero Respecto al peligro en la zona del Turia asegura que las partes básicas están protegidas y se ha previsto ya el encauzamiento de los barrancos de P Endolca y Benimamec, que defienden por la parte norte el antiguo cauce del Turia Defensa del Júcar y el Segura La prevención de las riadas debe responder a un proyecto global y no a la ejecución de defensas aisladas, más o menos afortunadas. Este plan tiene que contemplar, además de la construcción de presas en el Júcar y el Segura, una reordenación del territorio agrícola y urbano y una revisión de la infraestructura viaria. La intención del MOPU, en palabras del director general de Obras Hidráulicas, es acelerar al máximo posible, tanto técnica como económicamente, las actuaciones planificadas para la protección de las cuencas del Júcar y del Segura. El Consejo de Ministros de hoy- asegura- dará luz verde a las medidas propuestas en este sentido Cualquier proyecto destinado a erradicar las inundaciones catastróficas en la zona de Levante tiene Una autopista polémica La autopista A- 7 de Valencia a Alicante ha acaparado, en los últimos días, las críticas de los habitantes de las poblaciones cercanas, sobi todo de Alcira, los cuales piensan que la mencionada vía ha actuado como un muro de contención, agravando los efectos de la inundación. Estas protestas han sido corroboradas por fuentes de la empresa PREVASA, las cuales señalan que la autopista actúa como un dique que dificulta el curso de las aguas, provocando que algunas poblaciones, como Alcira, se inunden En este sentido subrayan la necesidad de abrir puentes que contribuyan al desagüe y culpan al Gobierno de la tragedia de estajocalidad valenciana, porque están sobradamente advertidos del problema que plantea la autopista y no han realizado en ella las actuaciones necesarias para evitar el estancamiento del agua Por su parte, el director general de Obras Hidráulicas asegura que en el MOPU se han realizado estudios destinados a valorar la incidencia de la autopista sobre las áreas inundables, que han demostrado que las afectaciones a zonas urbanas son tan reducidas que no merecen ser nombradas. Únicamente ías zonas de cultivo pueden sufrir algunos daños por la mencionada causa También el presidente de la Confederación Hidrográfica del Jú- Vamos a exigir responsabilidades al ministro de Obras Públicas por la falta de previsión (J. R. Calero, diputado por Murcia y portavoz de AP en el Congreso) El PSOE echó la culpa a UCD de las riadas del 82, pero tras cinco años de permanecer en el poder ellos tampoco han resuelto el problema La solución no depende sólo del dinero; hay que contar también con las limitaciones técnicas (director general de Obras Hidráulicas del MOPU)