Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 13- 11- 87 CULTURA A B C 47 Jorge Edwards: No tengo ningún espíritu gregario, digo lo que pienso cuando no debo El escritor chileno presenta en Barcelona su última novela, El anfitrión Barcelona. Marcos Ordóñez El chileno Jorge Edwards, de cincuenta y seis años de... Uno duda antes de seguir escribiendo. Chileno es, chilenísimo, el autor de Persona non grata de El peso de la noche o La mujer imaginaria pero resulta que anduvo recalado en Estados Unidos, dando clases, y luego abre casa en París y se instala en Berlín occidental gracias a un beca para escribir El anfitrión y ahora aterriza en Barcelona para presentarla. Cosmopolita, inaprensible, lúcido y sardónico, Jorge Edwards tiene muchas ciudades en su cabeza- como los espacios de ficción, crisol de tantas urbes, en los que se desarrollan Museos de cera y su obra reciente- y el corazón en Santiago de Chile. Persona non grata cierto, y durante largo tiempo, para pinochetistas y exiliados, puede volver a concitar las iras de ambos tras Ja acida parábola de El anfitrión en la que un militante de actividad incuestionable, Faustino Joaquín Piedrabuena, cae en Berlín del Este bajo el influjo del misterioso Apolinark) Canales, mefistofélico personaje que, haciéndole montar en su máquina amarilla le hará visitar el Chile del pasado y del presente, para acabar convirtiéndose tras tan singular periplo en el- futuro conductor de ios destinos de la nación. -Parafraseando a Nicanor Parra y a Marianne Moore ¿podría decirse que la historia de Faustino Joaquín Piedrabuena, el patético protagonista de El anfitrión es la de un hombre imaginario que, tentado por un cojuelo diablo imaginario, acaba siendo sapo de verdad en un jardín imaginable? -Ja, ja... Sí, es cierto, me parece una paráfrasis bastante acertada de la novela. Ahí usted apunta algo que me ha venido interesando y que he practicado específicamente en narraciones y novela de extensión media: el apólogo que, por universal, acaece en un espacio imaginario. No se trata de desterrar coyunturas ni realidades históricas, pero digamos que mis novelas largas, aun con incursiones en lo fantástico, estaban más apegadas a un tiempo y un lugar. Museo de cera una novela que aquí se conoce mal porque tuvo la mala fortuna de salir poco antes del cierre de Editorial Bruguera, transcurre en un espacio autónomo de ficción, igual que El anfitrión Y el sapo que usted dice... Sí, tiene cierta monstruosidad, pero también es cómico. -E n el prólogo de Persona non granta decía usted que, de algún modo, su especial capacidad para irritar a unos y a otrps le permitió vivir más aislado y a la vez en mejor compañía Y añade: Escogí esta condición a conciencia y no me quejo en absoluto. No deseo volver a ningún redil. -Para mí es la mejor manera de vivir. No tengo ningún espíritu gregario: meto la pata, me porto mal, digo lo que pienso cuando no debo. Estuve, en cierto modo, obligado a hacer lo contrario cuando era diplomático de carrera, hasta que me echó la Junta Militar. Nunca me gustaron las consignas y jergas de grupo. Incluso, como escritor, no he llevado lo que suele llamarse vida literaria Por eso he viajado tanto, y me ha tocado fcacer muchas cosas distintas. Persona non grata me aisló en un momento dramático, en el que los chilenos se habían dividido en facciones muy cerradas, los pinochetistas y los del exilio, pero creo que ese aislamiento me resultó muy favorable. Ahora, con esto de la glasnost veo que parte del exilio chileno me empieza a perdonar Pesona non grata lo que no sé es si unos y otros me van a perdonar El anfitrión si caeré de nuevo en desgracia o no. -Se edita simultáneamente en España y en su país... -Sí, la edita allí Seix Barral de Chile. ¿Y la censura? -No, no... Mire, en Chile hay muy poca censura de libros, aunque parezca mentira. La censura fue muy fuerte hasta el año ochenta y dos, que acabó en gran medida porque los escritores de allá llevamos a cabo una campaña muy intensa, demostrando que si uno se organiza bien y actúa con cierta sensatez, se pueden obtener resultados frente a la dictadura. Del mismo modo que ahora se ha unido todo el mundo para echar al rector de la Universidad de Chile y lo han conseguido, nosotros formamos un Comité de Defensa de la Libertad de Expresión, que aglutinaba a escritores y periodistas y que llegué a presidir. Y funcionó, entre otras cosas, porque la censura siempre ha sido muy impopular en Chile, muy fácilmente burlada, desde tiempos coloniales, cuando las Juntas que controlaban inquisitorialmente el ingreso de los libros por los puertos se vieron inermes Jorge Edwards trabaja actualmente en una novela sobre el arquitecto italiano Toesca, un artista importante, un visionario que levantó el Palacio de la Moneda para frenar todas las obras que llegaban de Francia. Así, como el Gobierno de Pinochet sabía de esa impopularidad, rara vez prohibió explícitamente un libro. Se había establecido un trámite que consistía en pedir la autorización del ministro del Interior, que se limitaba a hacerse el sueco y, claro, el libro no veía la luz, pero tampoco era prohibido. Resolvimos bombardearle desde la Prensa con montañas de estadísticas de libros no autorizados, revelando así la estratagema continuamente ante la opinión pública. -L a pregunta obligada: ¿Hacia dónde cree que se encamina Chile? -Hay un hecho básico que marca el año entrante: el término del plazo fijado para Pinochet por la Constitución. Esto, como usted sabe, conduce a un plebiscito que no será fácil para él. El país anhela un cambio moderado, una democracia de centro o centroderecha. A eso obedece, a mi entender, el recrudecimiento de! a censura de Prensa, como antes le comentaba. Las encuestas indican que no más del diecisiete por ciento de los chilenos le apoyarán; bien puede ser que haya fraude, pero si los márgenes de votación son abrumadores, puede pasar como en Uruguay, con la oposición ganando en plena dictadura. Y no hay que olvidar que un fraude podría detonar una solución filipina Ahora mismo se está haciendo una campaña muy intensa allá para que enjugar de plebiscito se den elecciones libres. Y yo he aceptado participar en esa campaña porque rns parece razonable y unitaria. Si triunfa el no ello no comporta la caída de Pinochet, pero puede sacar al país de sus principales males: la desesperanza, ahí bellamente es! gmat: zada por Pepe Donoso en su libro. Y el aburrimiento y el discurso político primario. ¿En qué proyecto anda usted ahora? -Tengo varios siempre, y siempre más de los que puedo hacer. Y estoy fascinado por... no sé si contarlo, pero... es que el personaje es tan fantástico... Mire, sucedí históricamente en Chile, a finales del dieciocho, principios del diecinueve. Se trata de un arquitecto italiano llamado Toesca, que lega poco antes de la guerra de la Independencia. Un artista importante, un visionario que levantó el Palacio de la Moneda. Este Toesca busca persuadir a Ambrosio O Higgins, gobernador y luego virrey del Perú, de que hay que construir grandes, nobles edificios de piedra... Su lucha contra la Administración tiene momentos gloriosos: Toesca descubre, por ejemplo, que lo mejor para pegar la piedra es un emplasto hecho a base de yema de huevo, y manda buscar miles y miles, desatándose una violentísima campaña que... pero ya le estoy contando demasiado. -U n Fitzcarraldo de la arquitectura... -Sí, sí; eso es. ¿Y todo eso sucedió? -Sí. Todo es verdad. I PISOS GRAN CALIDAD- -EN- RENTA UBRE- Viviendas de 3- 4 dormitorios con garaje y trastero. Piscina, paddles tenis. Grandes zonas ajardinadas. FINANCIACIÓN; 13 AÑOS Promueve: fíO Informa: Principe de Vergara, 69 Hermosilla, 81, 1 -Tels. 2 7 5 7 2 0 4- 0 3 (lunes a tfernes) Y todos los días Incluso sábados y festivos en la Promoción. Construye: