Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 13- 11- 87- CULTURA -tABC, pág. 45 Nueva marca de vértigo en el mercado del arte: Los lirios crecieron más que Los girasoles Un comprador anónimo pagó seis mil millones de pesetas por el Van Gogh La puja había comenzado en 15 millones de dólares y fue subiendo de millón en millón. Cuando se llegó a los 40, sonó la primera salva de aplausos, pues se había superado la marca del mayor precio pagado hasta la feDos empleados de Sotheby s iban recogiendo las pujas que les hacían dos anónimos interesados a miles de kilómetros, con el resto como meros espectadores. Eran en total dos mil doscientas personas las que asistían a la subasta, entre coleccionistas, marchantes, directores de museos y aficionados al arte lo bastante afortunados para haber recibido una invitación. Ya que no cabían todos en la sala principal de subastas de la galería, se dispusieron varias adjuntas, con un circuito cerrado de televisión, a través del que podía seguirse la puja. Si al principio de ésta la tensión dominaba, el nerviosismo se hizo tan insoportable al traspasar la barrera de los 40 millones que se aplaudía para descargarlo a cada millón en alza. Finalmente se lo llevó uno de los pujadores telefónicos, que se identificaría tan sólo como un marchante europeo en representación de un coleccionista que prefería permanecer, naturalmente, anónimo. Nueva York. José María Carrascal cha por un cuadro. La escalada continuó hasta 49 millones, que constituye la nueva marca, como adelantamos en nuestra última edición de ayer. La pugna se sostuvo por teléfono, lo que acentuó el dramatismo en la sala. nes como diría con cierta ironía un marchante. Otro de ellos, Daniel Wild Enstéin, con galerías en París y Nueva York, se marcharía diciendo: Creo que fue una magnífica subasta. Espero que en el mercado de arte todo continúe, como decía la madre de Napoleón, todo lo que pueda durar Mientras el decano de todos ellos en la sala, Sidney Janis, con noventa y un años encima, decía un poco más preocupado: Nunca creí vivir para ver salir un cuadro por este precio. Lo único que me pregunto es si continuará Las preocupaciones de Donald Marran, presidente delMuseo de Arte Moderno, eran otras: ¿Va a hacer para los museos más difícil el competir? Naturalmente. Pero era una Zurich, para que quienes estuvieran interesados en ellos pudieran verlos bien. Debió convencerles por el precio que han alcanzado. Tras la subasta, el presidente de Sotheby s, John Marión, pudo decir solamente que Los lirios han demostrado ser, como decíamos, la obra de arte más importante que hayamos subastado Vincent van Gogh excelente pintura y un precio extraordinario Sobre la chimenea Uno de los más excitados era, como puede imaginarse, el propietario, John Whitney Payson. Su madre había comprado Los lirios en 1947 por la cantidad entonces respetable, hoy ridicula, de 84.000 dólares. Solía tenerlo sobre la chimenea de su. apartamento en Manhattan, peroal morir, su hijo lo prestó al Westbrook College de Portland, donde había estudiado. Allí ha estado estos últimos años hasta que un cambio en la ley de impuestos, desventajoso para los propietarios de obras de arte, y el formidable precio alcanzado por Los girasoles hizo a Payson reconsiderar y, finalmente, venderlo. Anoche contaba: Cuando a mi madre la dijeron lo que tenía que pagar por Los lirios hace cuarenta años, su primera reacción fue: Yo no pago tanto por un cuadro No sea avara le dijo el marchante, y gracias a Dios, la convenció Estoy excitado- siguió Payson- Pero es por lo que vamos a poder hacer con todo ese dinero. La fundación de nuestra familia recibirá seis millones de dólares. El Westbrook College recibirá otros seis y su galería de arte casi dos millones. Otras instituciones culturales recibirán también sumas sustanciales. Van a ser muchos los beneficiados. La única nota triste de la velada alegre fue que Van Gogh no pudiera ver la fiereza con que los cinco continentes se disputaban su obra. El, que no pudo vender ni un solo cuadro en toda su vida, ha tenido la mayor de las revanchas después de muerto. Un poco tarde, Cervantes, aunque pobre, pudo gozar de la fama que Don Quijote alcanzaba por palacios y posadas. Van Gogh ha tenido que contentarse a que el tiempo le vengase. La Bolsa o la obra Había a la vez curiosidad e inquietud por saber si la reciente baja de las Bolsas iba a influir en las pujas. Como hemos visto, no influyó para nada. Puede incluso que haya tirado de ella hacia arriba, al tratarse de un valor más seguro que ciertas accio- También precio millonario para La batalla de Tetuán de Dalí Nueva York. J. M. C. Aunque no puede decirse que fuera una subasta redonda- ya que de las cien obras que salieron, sólo se vendieron 75, al no alcanzar las otras el mínimo marcado- se llegó a una cifra total de 110 millones de dólares, una nueva marca para una sola subasta. La batalla de Tetuán de Salvador Dalí, alcanzó un precio de 2,4 millones de dólares, cifra que se convierte en la marca máxima lograda por una obra del pintor español. Este cuadro fue vendido por una galería de arte de Honolulú para cubrir el pago de una indemnización de tres millones de dólares a un doctor japonés, al que esta galería estafó vendiéndole obras falsas como litografías originales. También se superó la marca de las cotizaciones de Monet, por cuyo Jardín de flores se pagaron 5,8 millones de dólares, y se estableció otro récord para Unbeckman, pagándose 1,5 millones por su Autorretrato con gorro de marinero ambas obras fueron adquiridas por europeos. Una de las más notables características de la subasta fue la ausencia de compradores japoneses, al menos a rostro descubierto. Los norteamericanos tampoco brillaron, salvando su honor un coleccionista privado que pagó 3,3 millones por un Violín de Braque. En general, dominaron los europeos. Una gira mundial A los 49 millones hay que añadir el 10 por 100 que se lleva de comisión la casa de subastas, lo que los convierte en 53,9 millones de dólares, cantidad que asusta un poco. Los que gustan sacar punta a las cosas están haciendo cuentas sobre si esos 53,9 millones son más o menos, traducidos a yens o a marcos, que los 39,9 que se pagaron en marzo pasado por Los girasoles antes del gran bajón que últimamente ha dado la moneda norteamericana respecto a la japonesa y alemana. En cualquier caso, es un montón de dinero. Mucho más de lo que Van Gogh soñó en sacar por una obra suya, e incluso más de lo que aún hace unos pocos años, ¿o meses? se creía que podía obtenerse por un cuadro. Y ahora, el cielo es el límite como dicen por aquí. Los Irises habían sido bien anunciados a lo largo de un viaje de 30.000 kilómetros, que les llevó a Tokio, Londres, Ginebra y EL GRAN MODELO Si yo fundara una escuela para enseñar relaciones públicas, asesoría y de imagen y todo lo demás por el estilo que podría llamar, y llamo, psicología de la manipulación el nombre ya lo tengo: Escuela Picasso (Escuela Cocteau sería facilón) Julio CERÓN