Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 13- 11- 87- OPINIÓN -lABt. pág. 19 del Episcopado ha dado a conocer una nota en la que se pronuncia duramente sobre algunas publicaciones promovidas por entidades de la Administración Pública para la educación sexual de adolescentes y jóvenes. En opinión de los obispos responden a una determinada concepción hedonista de la vida humana en la que se considera que la obtención del placer es el criterio normativo supremo en el ejercicio de la sexualidad Asimismo se manifiestan cont r a la d i s t r i b u c i ó n en algunas escuelas públicas de cuadernos de difusión de los diferentes métodos anticonceptivos. Para los obispos todas estas iniciativas oficiales están orientadas a minar las raíces mismas de la fe cristiana Al tiempo subrayan que una educación sexual dirigida exclusivamente hacia el placer por el placer conduce a la insolidaridad social e incluso, en muchos casos, a la violencia Reclama, en fin, la Comisión Permanente del Episcopado que el Estado ayude a las familias para que puedan darles a sus hijos una educación conforme a los principios religiosos y morales profesados por sus padres Este periódico siempre ha respetado los valores cristianos mayoritarios de la sociedad española. Desde este punto de vista no puede negarse al Episcopado el derecho a pronunciarse sobre cuestiones centrales de la convivencia social. Existen dos puntos en la nota: la obligación de los poderes públicos de respetar la educación cristiana de aquellos sectores que así lo deseen, y el muy delicado problema de la e d u c a c i ó n sexual. Es evidente que el Estado debe respetar el deseo de numerorísimos padres de familia que aspiran a la instrucción cristiana de sus hijos. De tal instrucción forman parte, sin duda, las orientaciones de la Iglesia en esta materia. Ni el Estado puede imponer una determinada ideología en los centros de enseñanza, públicos o privados, ni es quién para imponer normas de comportamiento íntimo. Algunos soc i a l i s t a s a f a l t a de soluciones reales para problemas acuciantes- -así, el paro juvenil- han tratado LA Comisión Permanente de crear un discurso marginal compensatorio, al que pertenecen los adoctrinamientos sexuales. Pero es claro que para que éstos sean lícitos han de contar con la anuencia de los padres de familia. Nos parece sumamente peligrosa la proclividad de los poderes públicos a intervenir en la educación sexual. Hoy lo están haciendo. Y una cosa es que el Estado sea beligerante contra la desinformación sexual- -basta pensar en el SIDA- y otra muy distinta que dé normas y reglas de conducta. Normas y reglas reprobables, además, desde el ángulo médico: los estudios del doctor M a r a ñ e n han sido concluyentes sobre lo dañino de la sexualidad precoz para el desarrollo integral de la personalidad. A colaboración francoalemana- que se plasma en la reunión de Karlsruhe, con Mitterrand, Kohl y Chirac en torno a la misma mesa- debe entenderse en Europa como el nodulo indispensable de toda organización del continente, tanto en sus dimensiones económicas como militares. Sin un entendimiento profundo entre París y Bonn, quedarían vacías de sustancia la iniciativas europeas para alcanzar una mínimo de credibilidad política a escala mundial. Por eso cualquier acontecimiento relacionado con esa política de. acercamiento entre franceses y alemanes debe ser saludada con alegría en el resto de Europa: porque resulta evidente que el núcleo franco- alemán constituye el punto cero a L A fiebre sube cada semana en el fútbol español. Apenas hay violencia en el césped, pero hay minorías cada vez más amplias, parapetadas en el anonimato de los graderios, en las que la barbarie estúpida se combina con un extraño fenómeno de hipocresía y crueldad. Siempre surge un frustrado capaz de abrir la cabeza de un deportista. Si pudiera hacerlo sin ser desubierto, quizá le mataría. Pues bien, hay que descubrir a esa clase de miserables. Hay que extender ante los aficionados la necesidad de denunciar a estos homínidos, a los que el Derecho romano convertiría sin duda en sujetos de incapacitación. En ocasiones la denuncia es imprescindible para garantizar la paz. Muchas veces la actitud del denunciante es innoble: pero otras, está llena de dignidad. Los directivos de los clubes y los responsables de la Policía tienen que actuar concertadamente: pero de nada valdría su esfuerzo si la conciencia de los aficionados no se movilizara. Hay que poner en marcha medidas cautelares: si se hubiera prohibido la entrada en el estadio de botellas y otros objetos, la agresión a Hugo Sánchez no habría sido tan fácil. La detección electrónica y los sistemas de seguridad han progresado en estos años casi tanto como los brotes de imbecilidad colectiva. Pero es necesario que sea la sociedad, no sólo la autoridad, quien se proteja a sí misma de la vesania de los agresores. L Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUÍS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores Darlo Valcárcel, Joaquín Vila, José Javaloyes, Manuel Adrio, Joaquín Amado Jefes de Redacción: J. A. Gundín (Continuidad) J. C. Azcue (E. Especiales) B. Berasátegu (ABC Literario) A. Fernandez (Economía) J. I. G. a Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R. Gutiérrez (Continuidad) L. Lz. Nicolás (Reportajes) C. Maribona (Continuidad) J. L. Martín Descalzo (Sociedad) J. Olmo (Edición) L. I. Parada (Suplementos Económicos) L. Prados de la Plaza (Continuidad) C. Prat (Dominical) Santiago Castelo (Colaboraciones) J. M. Zuloaga (Investigación) Secciones: J. Rubio (Arle) J. M. Fdaz. -Rúa (Ciencia) A- Garrido y J. Espejo (Confección) d. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J. Badía (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J. Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A Sentís (Nacional) M. A. Martin (Sanidad) D. Martínez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Sociai) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONÍALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Dalos: V. Peña. H. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 16 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A. partir del cual podrá Europa encontrar un camino de seguridad defensiva y de unidad. Los acuerdos sobre el helicóptero de combate francoalemán son importantes, salvadas las diferencias que frenaban su construcción y resueltas, todo hay que decirlo, de manera un tanto salomónica, no del todo rentables. La brigada modelo francoalemana que ha tenido recientemente en las maniobras conjuntas Gorrión audaz su primer ensayo, deberá recibir un esquema de realización inmediato. Los detalles técnicos son importantes y posiblemente no puedan resolverse totalmente en muchos años. Pero la manifestación de voluntad política que representa la decisión de poner en funcionamiento- esta unidad experimental, ya puede entenderse como un paso adelante Mando francés; tropas alemanas y francesas; terreno de maniobras en Alemania; funciones militares claramente insertas en el dispositivo general de la defensa aliada; el proyecto tiene la importancia de abrir una brecha en la acartonada teología que divide a la Alianza en su esfera militar, entre países participantes en la estructura integrada y Francia, separada de este círculo desde 1966. Sin necesidad de sacar moralejas sobre la noticia del diálogo franco- alemán, el propósito de reunir fuerzas de dos Ejércitos, uno de ellos incluido en la estructura integrada de la OTAN y el otro autocolocado al exterior de ella, tiene la clara significación de demostrar que a la hora de la defensa continental semejantes distingos no constituyen una imposibilidad para realizar trabajos conjuntos que borran con su realidad diferencias mucho más políticas que reales. Los propósitos que anuncia la nueva reunión franco- alemana deben recibirse en Europa como una positiva manifestación de que la Europa solidaria, en el terreno de la defensa, será edificada sin sacar a relucir entre los propios europeos reservas menores que, medidas a escala universal, sólo pueden considerarse de insignificantes. Habrá que citar de nuevo al rey francés: Europa bien vale una misa.