Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Miss Kludsky y su elefanta Dumba STAMOS acostumbrados a presenciar números circenses en su marco habitual que, por imperativos de falta de espacio, o quizá porque el público de otros estamentos así lo requiere, el circo se ha pasado a los escenarios de las salas de fiestas. Pero no son solamente los payasos, los acróbatas o los funambulistas los que han trasvasado sus números espectaculares del círculo circense al rectángulo del escenario. También los números con animales, grandes animales, tan dúctiles como enormes. Porque la presencia de la elefantita Dumba en el escenario de Scala Meliá Castilla junto a sus domadores The Kludsky- -checoslovaco él, inglesa ella- rompe todos los esquemas de la novedad. Hemos visto en diversos espectáculos poneys monos, perritos amaestrados, incluso leones, pumas... Pero ver a la simpática Dumba haciendo filigranas sobre una pasarela o izando su enorme mole para que la bella y encantadora miss Kludsky luzca mejor sus encantos, es mucho más impresionante. La pareja de domadores, que se integró en el espectáculo de Scala Meliá Castilla en los primeros días del presente mes, da un mayor colorido al conjunto del espectáculo. Y no sólo por la novedad, sino por el buen hacer del conjunto. Expliquémoslo: junto a la seductora Dumba que realiza un sinfín de ejercicios al escuchar una serie de suaves sonidos que le va indicando su domadora entre la trepidante música, se encuentran también dos simpáticos orangutanes y un caniche. Un pequeño zoo en el escenario. Vemos, a lo largo del número espectacular, cómo miss Kludsky realiza, siempre con una sonrisa en su rostro, el difícil ejercicio de la comunicación con su elefantita, a la que va transmitiendo sus órdenes ante la sorprendente visión del espectador. La belleza no está reñida con la habilidad. Carlos GALINDO MIÉRCOLES 11- 11- 87 ABC 115 E