Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 A B C CIENCIA Y FUTURO MIÉRCOLES 11- 11- 87 Gregorio Várela, medalla Chevrenl Cuantos en España nos interesamos por problemas de alimentación y nutrición, y cuantos tenemos la fortuna de ser amigos del profesor Várela, hemos tenido una gran alegría al saber que la Asociación francesa de Bromatología le ha concedido la medalla Chevreul, con la que esta sociedad distingue a las personas que han contribuido de forma sobresaliente al conocimiento de la alimentación y la nutrición. Porque el profesor Várela es un trabajador infatigable, que ha dedicado toda su vida al estudio de la alimentación y la nutrición. Ha contribuido, como nadie en nuestro país, al conocimiento de la alimentación de los españoles, a despertar el interés de nuestra sociedad por los problemas de nutrición y a formar un grupo de especialistas en estas cuestiones. Su constante participación en conferencias, cursos y seminarios, y en las tareas de los organismos internacionales relacionados con estos problemas, son prueba evidente de su actividad y del prestigio que goza fuera de nuestro país. Pero la concesión de la medalla Chevreul sería sólo una más de las muchas distinciones que el profesor Várela ha recibido, si no fuera por las excepcionales características de la personalidad que da nombre a dicha medalla. Michel Eugéne Chevreul (1786- 1889) es una de las grandes figuras de la química orgánica y el creador de la química de las grasas. A él se debe la identificación y caracterización de muchos de los ácidos grasos que constituyen las grasas animales y vegetales, así como los nombres con que hoy los conocemos. Fue también quien aisló el colesterol de los cálculos biliares, y quien le dio su nombre original de colesterina, es decir, la sustancia sólida de la bilis. Chevreul se distinguió también por sus estudios sobre las sustancias colorantes de los productos naturales y fue el descubridor del fenómeno sensorial que llamamos contraste simultáneo es decir, el cambio en la percepción de color que se produce cuando dos colores diferentes son contemplados simultáneamente, uno al lado del otro. Su interés por la química de los colorantes hizo que Chevreul fuese nombrado director del laboratorio de la fábrica de tapices de los Gobelinos, que desempeñó sin abandonar el de profesor del Museo de Historia Natural de París, desempeñando ambos puestos hasta edad muy avanzada. La laboriosidad de Chevreul y su productividad científica son, en verdad, un ejemplo excepcional en la historia de la Ciencia, que evidentemente no ha debido Ser tenido en cuenta por el legislador, al rebajar la edad de jubilación de los universitarios españoles. Después de jubilarse oficialmente pasados los noventa años, siguió Chevreul explicando un curso extraordinario de química orgánica de dos años de duración. Con motivo de! homenaje que recibió al cumplir los cien años, declaró que la química orgánica se había hecho tan extensa y tan compleja que ya no le sería posible explicar su curso en menos de tres años. Explicó su nuevo curso de tres años y murió a los ciento tres años. Estoy seguro que nuestros colegas franceses, al otorgar la medalla Chevreul al profesor Várela, han querido destacar su laboriosidad, su constancia y sus contribuciones al conocimiento de la nutrición humana. Un galardón que lleva el nombre de una personalidad tan excepcionalmente productiva como la de Chevreul, parece la distinción más apropiada para quien, como Várela, ha sabido mantener una incesante productividad científica. Es mi ferviente deseo que Gregorio Várela imite también a Chevreul, manteniendo su actividad científica a lo largo de una vida no menos dilatada que la del gran investigador francés. Así lo deseamos todos los que le admiramos y le queremos. Francisco GRAWDE COVIAN Severo Ochoa en el homenaje a Antonio García Bellido Madrid. J. L. F- Ch El premio Nobel de Medicina Severo Ochoa presentó ayer el Simposio Estrategias genéticas del desarrollo celebrado en homenaje al biólogo Antonio Gracia Bellido en la sede de la Fundación Juan March. Durante la presentación del Simposio, que contó además con la presencia de destacados investigadores extrajeras, Severo Ochoa señaló que: La Biología del Desarrollo es un campo biológico de frontera en los que hay todavía un gran número de incógnitas. HomDres -nú como García BeA. García Bellido j d 0 e s t á n c o n t r ¡buyendo de un modo brillante al traspase de esas fronteras y su actividad despierta el entusiasmo y la admiración de gran número de biólogos El éxito de García Bellido, como el de Cajal -continuó el Nobel español- ha sido reconocido de fronteras afuera y me refiero ahora a las fronteras nacionales. Todos sus amigos nos hemos entusiasmado con sus merecidos éxitos. Su reconocimiento interhacioal esta sancionado por su elección a cuerpos o entidades científicas de tal distinción como la Royas Society, la U. S. Academy of sciencies y la American Academy of Arts and Sciences El Simposio contó con la participación del premio Nobel de Medicina de 1965, Francois Jacob, del Instituto Pasteur de París; Sydney Brenner, del Medical Research Council de Cambridge, Gran Bretaña; Gunter S, Stent, del Departamento de Biología Molecular de la Universidad de California en Berkeley, EE. UU. Edward B. Lewis, profesor de Biología en el California Institute of Technology, EE. UU. David S. Hogness, del Medica! Cenler de la Stanford University, EE. UU. Heric H. Davidson, de la División de Biología del California Institute of Technology, EE. UU. y John B. Gurdon, del Cáncer Research Compaign Molecular Embryology Group, de Cambridge, Gran Bretaña. También intervino, en la presentación del Simposio, Juan March Delgado, presidente de la Fundación Juan March, quien destacó que: Cuando algún miembro de nuestra comunidad científica, como es el doctor García Bellido -señaló Juan March- le son otorgados tan altos galardones, conviene que expresemos en alta voz nuestro contento, en homenaje al galardonado y a su ejemplar dedicación a la investigación básica El doctor García Bellido se doctoró en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense en 1962, con Premio Extraordinario. Entre los diversos cargos que ha ocupado destaca la dirección del Instituto de Genética del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, entre 1976 y 1981, y el Centro de Biología Molecular, entre 1980 y 1981. Es miembro de la Real Academia de Ciencias de España y Premio Principe de Asturias de Investigación en 1984. probablemente en ftandonainiento en 1988 Madrid. S. C. El ministro de Educación y Ciencia, José María Mará va! i, presentó ayer en e! Congreso el Plan Nacional ds investigación Científica y Desarrollo Tecnológico. Este proyecto, formado por veintitrés programas nacionales que interactuarán con programas sectoriales y de 5 as Comunidades autónomas, posiblemente se pondrá en marcha a principios de 1988. t i Plan afectará en distinto grado a los tres estamentos encargados de llevar a cabo la política científica, la Universidad, los organismos públicos de investigación y las empresas. En lo que respecta a la Universidad, durante su intervención en la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados, Maravall afirmó que las dotaciones para proyectos e infraestructura aumentarán considerablemente al integrarse la misma en la mayoría de los programas definidos como prioritarios y por medio de la potenciación generada por el mecanismo denominado Programa de Promoción General de! Conocimiento También se prevén acciones destinadas a mejorar la infraestructura- científica departamental y la contratación de personal.