Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 11- 11- 87 OPINIÓN A B C 17 Escenas políticasPero hubo más. Una filtración posterior delataba que la Policía había recuperado la tabla en los lavabos. La culpabilidad apuntaba, pues, al interior de la casa, siquiera como hipótesis. Y sólo así se explica el comunicado posterior, firmado por la dirección del Museo y, pásmense ustedes, el comité de huelga. Uno pensaba que en cualquier museo del mundo, sobre todo si es un museo importante, la responsabilidad recae en la dirección, y de ahí para arriba. Si roban en el Prado el responsable es el señor Pérez Sánchez y, por elevación, el ministro de Cultura, señor Solana. Sólo faltaría que hiciéramos responsable al bedel de la sa a o del pasillo asaltados. Bueno, pues en el Prado, no. Por lo visto, en él Prado hay una doble cabeza responsable: la de la dirección, que permite que desaparezcan los cuadros de su sitio, y la del comité de huelga, que impide que veamos los cuadros, desaparecidos o no. Esto debe de ser la corresponsabilización progresista del arte español, una prueba más de la inventiva institucional de los hispanos. A lo mejor es que el cuadro simbolizaba demasiadas cosas presentes en la cultura española, y por eso lo quitaron de enmedio. En un paisaje convencionalmente rústico, o rústico de pura convención, aparece una mujer flautista que debe simbolizar al Patrimonio Nacional. Cantan su música otras tres figuras: serán la incuria, la pobreza y la torpeza; un violinista, qué acompaña al cuarteto, debe de representar al Gobierno, y por último, hay un rústico fumando junto al fuego, a trueque de socarrarse. Este debe de ser el pueblo español, diestro en arrimarse adonde más caliente, y que por puro descuido acaba siempre con las barbas chamuscadas. Ayer, en el Prado, sin ir más lejos. Federico JIMÉNEZ LOSANTOS A política de nuestro inmarcesible presidente del Gobierno está avalada por la revolución china de la corbata y por la perestroika soviética. O sea, que los batuecos estamos viviendo en estos momentos la primavera triunfal de la Fiüpstroika. Hemos dejado de ser la reserva espiritual de Occidente, pero hemos pasado a ser la retaguardia política del Oriente. Ya lo dijo el chino, con admirable síntesis definitoria, en aquella famosa ceremonia del té con don Felipe González: Ha llegado a China el Sol Naciente del Poniente No cabe una definición de mayor belleza lírica, esotérica y meteorológica. Los socialistas celtíberos y los comunistas chinos se han puesto la corbata casi en el mismo momento histórico, y en la calle de Ferraz ya no cita nadie el Libro Rojo de Mao. Tan pronto como don Javier Solana, ministro de Cultura de don Felipe, empezó a pasarle a éste las galeradas traducidas de la Perestroika el inmarcesible presidente de nuestro Gobierno dijo aquello tan esperanzador: Prefiero morir apuñalado en el Metro de Nueva York que morir de aburrimiento en el Metro de Moscú. Y allí nació la Filipstroika como si Venus emergiera de las aguas del mar Rojo. Naturalmente, la Filipstroika como la perestroika soviética y como la revolución china de las corbatas, tiene sus resistencias y sus disidentes. Don Nicolás Redondo se atrinchera en las viejas posiciones sindicalistas, y don Pablo Castellano representa ahora el papel ideológico de la ort o d o x i a Pero eso son posiciones residuales, destinadas a ser barridas por los nuevos vientos del socialismo oriental- occidental, o sea, que estamos oreados por los Vientos del Este, viento del Oeste como en la novela de Pearl S. Buck. Don Felipe González se pasa el día soplando el levante hacia América, y el lebeche hacia el noroeste; el ábrego hacia Leningrado, y el gallego hacia Ucrania, y, seguramente, por ZIGZAG El ocio de los ministros El pasado fin de semana los ministros Almunia y Zapatero realizaron una visita privada a las lagunas de Valdeazores, en Jaén, a bordo de vehículos oficiales. Para que no fueran molestados, se aisló la zona, impidiendo a cuarenta excursionis- tas, autorizados para la visita, llegar al lugar. La explicación de la Junta andaluza de que esta decisión fue tomada personalmente por un guarda forestal, no es válida porque el caso se repite: es la ética del nuevo poder. Estragos en la lengua Con intermitencia rebrota el dribling y el driblar Muchos años llevaban sin ser utilizados. Recordando aquella tropelía veníamos escuchando con gusto en los estadios regate y regatear. Ahora, nuevos críticos, que desean hacernos constar que estudian inglés, han repuesto el anglicismo con ignorancia y cursilería. Ya lo presentía Rubén: ¿Tantos millones de hombres hablaremos inglés? eso se le han puesto así los bucínadores, que se han puesto los mofletes como a un querubín al que le hubiesen quitado la trompeta. La Fiüpstroika consiste en moderar el capitalismo con el socialismo, y viceversa, de tal manera que a los capitalistas ¡es vaya mejor con el socialismo, y a los socialistas les vaya mejor aún con el capital. O sea, que los capitalistas reparten un poco de socialismo, y los socialistas se reparten un mucho de capital. Lo mismo se aplica a la libertad y a la igualdad. Por ejemplo, se convence a los desiguales por arriba de que suban hasta su rasero a los que representan la desigualdad por abajo, y a todos se les da ocasión para que accedan al mayor bien que tiene el hombre, o sea, a la libertad. Por ejemplo, don José María Ruiz- Mateos puede quedar en libertad rríediante el pago de un milloncejo, y don José María Benegas tiene la libertad de subirse al yate que le dé la gana, pagando prenda a don Pablo Castellano. Al mismo tiempo, don Pablo Castellano queda en libertad de hablar, de desmentir, de irse del partido o de quedarse en el Consejo del Poder Judicial. La Fiüpstroika también consiste en hacer una política más de izquierdas que la pura política de izquierdas, pero desde un Gobierno que plantea una política de derechas mucho más cómodamente que la derecha. Ya comprendo que éstas y otras paradojas de la Fiüpstroika no resultan fáciles de digerir para las siempre obtusas mentes de la mayoría fundamental, o sea, para la mayoría de bases, pero tampoco se entendía demasiado bien e! pragmatismo franquista, y aquello duró cuarenta años. Total, que en este país lo que menos se entiende es lo que más dura, y en cuanto un sistema o una doctrina política empieza a entenderse, se desmorona. O sea, que se escoña el invento. Es decir, que tenemos Fiüpstroika para rato. Jaime CAMPMANY OVIDIO