Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ABC OPINIÓN MIÉRCOLES 11- 11- 87. Cosas que pasan Comentarios liberales L Museo del Prado, centro del arte nacional, archivo de imágenes y escaparate de talentos, ha protagonizado uno de esos esperpentos que delatan el lamentable estado de nuestras instituciones culturales. Ya es bastante grave que el Museo esté en huelga (a los ojos del curioso es como si se hubiera puesto en huelga el Guadarrama) pero que del eclipse laboral de los cuadros se pase al eclipse físico, a la desaparición de las obras de arte, eso resulta excesivo incluso en España. Ayer, el famoso crítico de arte Santiago Amón adelantó la noticia por Antena 3 a eso de la una de la tarde: la tabla Concierto rústico del pintor holandés Adrián Van Ostade, una de las pocas joyitas que de esa escuela guarda la primera pinacoteca del mundo, había desaparecido de su lugar durante el pasado fin de semana. Al valor particular que para el Prado tiene la obra se añade su valor absoluto, más el añadido de estar catalogada, reconocida, expuesta, es- ¿POR QUE? L O cierto es que ha conseguido ponerles nerviosos. Están que no viven en ellos y a punto de alarido. Cada vez más en cuclillas, a la espera, sumidos allá cada cual, o bien en el despiste o bien en la vergüenza ajena. También los hay sumidos en su hierática caradura, pero estos últimos más que sumidos, o sumergidos, están flotantes. Pero lo cierto es que no les llega la c a m i s a al cuerpo y les puede atacar un mal de nervios. Como dicen todavía en muchos pueblos de España. Están de los nervios. impunemente, y no juzgan a los que han robado impunemente, y de lo robado se cobran comisiones impunemente, y de lo expropiado se hacen favores impunemente, ¿por qué tenemos que callarnos? Sólo callaríamos si le juzgaran, pero no le juzgan, porque de hacerlo, el banquillo de acusados del caso Rumasa no cabría- a loJargo y lo a n c h o- de la concurrida Gran Vía, o de la avenida que u s t e d e s gusten elegir, que uno no es obsesivo con el callejero. No le juzgan- i n s i s t o- porque, aun existiendo razones de intervención en sus empresas, la forma de expropiación, la persecución personal, los métodos de reprivatización, las compraventas posteriores y la responsabilidad del Gobierno, la oposición, el Tribuna! Constitucional y, finalmente, los rumores públicos de comisiones a terceros y ganancias extralimitadas son tan oscuras, que no saben por dónde empezar. Tan no saben por dónde empezar, que más de uno respiraría de no haber empezado. Vuelvo a repetir que si RuizMateos es culpable, tiene bien merecida su estancia en la carcelaria sombra. Pero a casi cinco años de su nocturna y frenética expropiación, le han quitado todo y nadie le juzga. Y volvemos al maldito por qué ¿Por qué no le juzgan? ¿Pudiera ser que al juzgarle, los juzgados fueran otros? ¿Por qué no se lían ya de una vez la manta a la cabeza y se enfrentan a lo que ha tomado forma de sospecha pública? Le volvieron a encarcelar porque él mismo ordenó que retiraran el importe de su fianza, que se elevaba a treinta millones de pesetas. Se la rebajaron a doce y se mantuvo entre rejas. Le ofrecieron el saldo de un milloncete y salió. Unos días más y le proponen dinero por quedar libre. ¿Por qué? ¿Por qué cataplines no se atreven a juzgarte? Alfonso USSIA E DESCONCIERTl tudiada y elogiada. Su pequeño tamaño (27 por 30 centímetros) añade, más que quita, valor a la tablita. ¡Cuánto valdrán esas minúsculas maravillas velazqueñas del jardín de Villa Médicis! Un rato después, el portavoz del Museo salía a la palestra diciendo que el cuadro estaba en el Museo. ¿Qué ha pasado entonces? -p r e g u n t a r o n- ¿Ha cambiado de sala, lo ha destrozado algún gamberro, lo ha mordido algún transeúnte desempleado, lo ha pedido González para decorar la bodeguiya La respuesta es la misma: el cuadro está en el Museo. ¿Pero dónde? -E n las dependencias de Seguridad. -Eso es que la Policía lo ha recuperado; luego, antes, había sido robado. -L o importante es que se ha recuperado. -H o m b r e no, eso es lo bueno; to importante es que se pueda robar en el Museo Están de los nervios porque no saben qué hacer con él. A los pobres jueces los tienen locos, provocándoles que le detengan, ingresándole en prisión, manteniéndole en la cárcel por el impago de unas fianzas rarísimas, y luego rebajándolas más y más, hasta llegar al saldo, para que salga. Si aguanta en Alcalá- Meco unos pocos días más, le llegan a ofrecer dinero por abandonar el centro penitenciario. Y todo, porque no le juzgan. Y no le juzgan porque no saben, a estas alturas, por dónde meterle mano. Han metido mano tantos y con tan pingües beneficios, que a ver quién es el guapo que ahora le juzga. Y si no le juzgan, ¿por qué le detienen? Y si le detienen, ¿por qué no le juzgan? Y si no le detienen y no le juzgan, ¿por qué le expropian? Y si le expropian sin que le detengan y te juzguen, ¿por qué no va a defender y reclamar lo suyo, que ahora es de otros aunque siga siendo suyo mientras no le juzguen? Y si definitivamente no quieren juzgarle, ¿por qué no le devuelven, íntegramente y con los subsiguientes intereses e indemnizaciones, su patrimonio? Y si no le juzgan y no le devuelven su patrimonio, ¿por qué no podemos decir los ciudadanos que en este país todavía se roba y, además, impunemente? Y si en España se roba impunemente, y de una acción demagógica política se ha robado ZIGZAG Brillante servicio ¡Qué brillante servicio y qué cumplido homenaje! Nadie lo habría hecho mejor, porque nadie tiene tan constrastada, por el uso repetido, la técnica de servir al Gobierno en toda ocasión. Cuando Felipe González es atacado por un lado y acosado por otro, llega el diario gubernamental y le regala el obsequio de una generosa entrevista, con el propósito, no logrado, de recomponer su imagen, ya tan deteriorada. En el Retiro Para los no habituales del Retiro o los foráneos, pasear por el parque madrileño o visitar uno de sus palacios, en los que suele haber exposiciones, puede convertirse en una encrucijada. En la entrada de Menéndez Pelayo hay un mapa que podría informar, pero se encuentra oxidado y cubierto de publicidad o pintadas. El Ayuntamiento debe recordar que no todo el mundo localiza con facilidad el Palacio de Velázquez, donde ahora se expone la obra de Sert. PUNTOS DE VENTA DE A l C EN ARGENTINA BUENOS AIRES: Aeropuerto Internacional de Ezeiza; Corrientes y Maipú (edificio Entel) Florida y Cangallo; Florida y Corrientes (dos quioscos) Florida y Lavalle (dos quioscos) Florida y Tucumán; Florida y Viamonte (dos quioscos) Florida y Córdoba; Florida y Paraguay (dos quioscos) Florida y Charcas (dos quioscos) Automóvil Club- Belgrano; Aeropuerto Nacional J. Newbery; Corrientes y Maipú (Modart) San Mart n y Sarmiento; Avda. de Mayo y Perú; Avda. de Mayo y Chacabuco; Avda. de Mayo y Tacuarí; Avda. de Mayo y Avda. 9 de Julio; Hotel Castelar; Rivadavia y Callao; Congreso Nacional; Plaza de los Misereres; Plaza de Constitución.