Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
iportadar por A, Lozario Sidro l i5. pie Jií 2 H. SÍHÍ r u m e m s sin contar t xtraordinariüs n atípicos. Si se k atribuyo una oxlEínsiÓJi media de cjncuonla pügín; i por núiTiero, se andará rondando d m i l l ó n y mt- dio di pápiniis t diuidas. U n crosor medio d f iK b milimL lfíis por c j c m p h r- -al que habrici que añadir el espesor de las e n c u a d e m a c i o n e s- a r m j a la espceiacular d f r a de IIHI metros lineales una vez tiljnoado on eMLmttna. L a aplicaeíi ín de un peso medii de I2 Ü gramos por ejemplar de la s caracicrisiicas enunciadas da un pest) sin lapa- i, de casi 3.500 kilus, Y se acepta que la relación L- nire L- 1 precio d l L fempfar y el poder adquisiiivo de mismo m i m i i L i a n una constante, t i valor de la c o l e i c i ó n purameoie comercial, sin otras implicaciones cuÜIilativas, alcan aria. sin encuadernar, los tres millones y medio de pesetas. Estas son, i n pura aproximüciún teórica y en pura estimación mínima, las medidas du la colección de A D C la dimensión, en consecuencia, du a rospnrisibilidad y del csñier o quL- Ediloríal Prenda Bspañola ha afroniadü por el hecho de asumir el COmprnmiso inicial de su priiyectu. L o cual n o se declara eomo presunción, d e l o cual no se Viene aquí a ufanar. Sino que se tleja constancia p: ira E UL- pueda luzparse la del empeño y Ja importauLíj del compromiso. Si hay algo tentador para ese placer distinto de repasar viejas colecciones, eso es Ja colección de A B r Si hay una lenlación cspecMlmente dura de acceso es, naiuralmente, una maiL- ria de esas medidas. Si h; iy un desiilJo editorial inusitado y vídioso, consiste en el modo de lle ar lo imposihie h; isia el deseo naiuniJ de los lectores, mediante trl conocmiicnio de la materia en loda su extensión, el descubrimiento de la sustancia de su contenido, el establecimiento dt las normas de selección de textos, de ilustr; icioncs, de piezas snslaneíalmenie representativas, no inconjprenMbles por el paso del tiempo, sino claras y 3li dys, incluso para quienes no hayan podido vivirlas en el liempií ongin; d. y tocadas por la calidad profesional, por la maesTria del oficio de quienes, en su día. las crearon- Portadas por A. Lozano Sidro Las medidas de b tdicíón En el otro cviremo de la inmensidad de la materia o n i n d encuentra el editor las medidas de su resultado, que vienen marcadas por la capacidad media ideal para los lectores; e decir, por las limitaciones del espucio, por las limitaciones dcj tiempo y por las n iturales fronteras del coste. L o cual n o significa el m i e n t o insensato de que el mar quepa en un acuario; pero M de que lo que haya en el acuario sea verdadera agua de mar. con su t 1o ra v fauna gcnuinas. Y que sea tamhión autentico, en sí mismo, el resultado; es decir, que la edición n o sea u n renjedo de periódico, sino quL! convierta en hbro, dotado de süs valores piopii i v autíniícos, lo que, con toda fidelidad, l o m ó del periódico. No hace lat i declarar que un piocCíío editorial de esta impisrlLincia y de tal txtmpTomiso es. por de pronto, un proceso de clarilicación a m t u i u a y de también continuas renunciaciones. De estar queriendo saher siempre lo que se íjuierc y 92