Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L A pa- íTmniimia Í C d c c m traJiia. Si haMa haiv pocos años s rcsldurfiULcs mas piL Ufnosí ü c l h ii siompie siiuüilos vn el- t o g í j l l o i lie ia grandes dud des. de- un Kcmpii a c lü piínc c fi m t: nza a advenir Cicrij Iendtnci: i de los rcstauríitk i i ¿a fra sbdar c a 1 prift iiíL, fiASTROHOMIA El restaurante y su protagonista Pozuelo ci uriii localidjd ri id -ncial, iluada a csd os kilónic rus de Madrid, en lu que de dc hace ízuafro ños ha aJcan adü 1 máTiim repuiacu n un local denominado- L a EípamilH fniío de los esfuerzos y conocimicnios gasirtim micns de su propietario, gnaciü Cabello. La Española (nvcnida Juan X X U I junio al puente dci tren. Idi fonii 7 l 5 í i 7 H- Pozuelo, Madnd ha conseguido que multrl u d ilif- piurTnets ejecutivos y público cu general co (an sus venículos y e desplacen unos nianUis kilúmetros. Porque, a veces, la buena c o m i d a hav que buscarla, Ignacio C bcilo Torrcciliat un toledano que residió diiranie larg o liempo en Asiunas, íuridn- L a Española- en I9 K 3, despulís ¿haber llevado duranie onte anos, en la misma l o i a h d j i l niadriJeñ. i. La B de a de la Salud de Li que aetualmenre se encarga su hermano A m a n d o N o contentn con esioii dos primeros eslabones de un cierto impeno gastronómico, Ignacio C a b i l l o inauguró en 1985 el p u b- -l- a Inglesa con lo que IÍKIOS los habitantes de Po- IGNACIO CABELLO Y LA ESPAÑOLA seedotes desile bacc quince añfjs. proíesionales de u gremio que sahtn comprar mucbo mejor que yO Se queja Ignacio Cabello de la i- Cisoz Je esciieljis de hostelería ilctiido a la deinandd de personal y habida cuenta de dicha escasez, la mavoria del personal lo formamos en el restaurante, aunque también cogemos personal cuahRcado y profesional Imacio se muestra reservado a la ñora de desvelar la identidad Je algunos de l s mas relevantes de sus tlienii: s: Mn el rcsiaur mle nosotros hacemos lo mismo que los jueces con los sumarios secrcu s C jnsideramos muy mil iriame la intimidad de las per onJ v creo que no debo dar nombres, porque para mí ÍCKIO el mundo que enira por la puerta es impíHlante. Para t e r m i n a l una anécdota que dtmuesiia que los platos de gnjcio Jespicrtan auiénlitaii pasiones Me ocurno que al servir una carne volqué todo el ugo ÜObre una preciosa camisa de encale de una s e i i o i i i a i después de pedirle toda clasL- de disculpas, le rogué que se comprara otra camisa y que me pasara la cuenta. La mUjer me resptuidió que camisas podía encontrar muchas, pero que no había otra salsa igual. I g n a c i o Cabelto c o m e n z ó a I n t r o d u c i r s e en el n e g o c i o üe la r e s l a u r a c l ú n a la t e m p r a n a eüaO üe q u i n c e ahos c u a n d o abandonó la escuela en la villa asturiana de Langreo, a la que se habla Irasladadci c o n s u s padres a la edad de nueve afios toro ithl- rico v la vaca si n as. idos i la parrilla- CMI un irtc especial V. ante este atructivo. son muchísimos li) s carnívoros qut: llenan a mediotlia V p i n ia noche las me- js de este ie IauraniC, Pero no es suljiítente carne l o que está al ak ance del cliente, smo que haciendo un esfuerzo de síntesis, podemos citar t o m o otras ofertas interesantes la ensalada de fiimíenlos rojns, la mcrlu a a la bilbaína, el rape a la marinera. L a carta advierte que la caldereta de mafiscos también es recomendable, está elaborada con marisco congelado, en un esfuerzo por mantenerse dentro de unos precios. Ii nacio Cabello comía cuando era pequeño iodos lus productos generalmente utilizados en cualq u i e r p u e b l o de C a s t i l l a L a mavor pane de las veces ta comida se basaba en legumbres, patatas con c h o r i j o veiduias. pollo de c o r r a l v c o n e j o de c a m p o pues a mi paJre le ust; iba ir ¡i cazarlo, Por las noches lo hatiitual eran las sopass de ajo y la irrrulla de patata. T a m b i é n nii niiidre hacia una sopa extraordinaria t o n lugadilos. que a mi me gustaha muchí imo, En sus restaurantes, sm embarco, jiosteriormente se es pe civilizar ja en los asados, que en su niñez eran la comida de muv escasos domingos. Preguntado sobre cuales son sus aficiones fuera del restaurante asegura que es H ca ai. cazar y cazur V a ello Jedica todo el tiempo que le d e j libre su lf. ihaji Y aportilla: Por un lado, las personas ijue ncts detlicamos a preparar tonudas para los demás temamos que tener una gran v o c a c i ó n pues lo que k- íe i rábano te da smstil rcs. pero también es muv cierto que es eonio si fuem el gran amor de íu vida, y ni p o i un momento dejas de pensar en t i ni siquiera cujndo te ausentas e su laJo Ouiza. por todo ello, Ignacio Cabello cree ijue la n ejor situación en un restaurante es cuando coinciden en una misma persona d director, el maitre y el jefe de cocina; de no ser asi, deben lormar un equipo muy bien conjunt a d o En ú h i m o l e r r n i j i o v como suele suceder, cs e cliente el que nos marca las diieciriecs a nCguir en el restaurante, según sus gustos y sus apetencias: nostiiros sumos i m p l e s ejecutores. En nuestro caso gomamos, afortunadamente, de una cliemela d atia muy bien consolidada, y el SU por MHl son tlíenies habituales Ign. iCio Cabello es un hombre muy vital Y lleno de sentido del humtir, y así. asegura muv s t n o que la compra, en el resi. mrante. la realiza el lelefono: tengo pro- Ruperto OE ÑOLA Nol icia El p; isadu día 21 de octubre en la í i e n d a- c o m e d o r S e m o n de NLidriJ (Capiliin Hava, numero 2. 1. tue presentado á la Prensa esíiecjalizada el nuevo vino Gran Reserva l í ü que elaboran las Bodegas R i o j a Santiago Esia empresa es la íegunda mas anlii uii de la C o m u n i d a d r i o i a n a pues fue f u n d a d a en Iíí 7 íí. El vino sers comercjahíado ha o dos etiquetas: Vi 7 conde de Avala y d r a n C o n d a l aunque ambos comparlen el mismo ni cl de calidad y esmero en E, U producción y elaboración. La cosecha de Rioia de l y s i fue calificada como- m u y buena por la Estación de Viticultura y Enología de Haro. Pata el consumo de este nuevo vmo. se recomienda una Lcmperaiura que oscila entre los Ki- o y IH C. Se trata de un vino elabomdo t o n uvas seleccionadas, cuya fermentación se realiza a temperatura contrnlada V la malolactica en cuvas de roble. Su color es rojo rubí, con un aroma profundo v un rcirogu sto amplio V armonioso. Los vinos españoles continúan su largo camino bacía la cahdatL lo que di: be permitirles a cinto plazo conseguir un puesio de privdci io entre los consumidores de la í o m u n i d a d L c o n o m i c a E u ro ea. zueío saben ya q u i e n p a n e el bacalao en lo que a eunicr se refiere. El p u b i L ü Inglesa esta ospeeialmenie dirigido i la ccme mayox, para que Llislruleii Je un rain agradable después del pasco. E 1 cine o la cena, Ignacio Cabello comenzó a iniroducir e en el negocio de la restauración a la tenipruna edad de quinee anos, cuando abandonü la escuela en la villa asturiana de Langreo, a la que se habí: i trasladado con sus padres a la edad óc nueve años: -A I abandonar t i colegio- n o í dice Ignacio- empeció a trabajar en una fábnca de material retractano. pero tos fines de semana avudaba en una s Edrería en La Fclguera escanciando dra parlLcndo raciones de jamón y queso. Allí estuve durante dos anos v fue rni primer coniaeto con la liosteleria. Son escasos los pTCcedentCs que existían en ¡a famdia de Ignacio Cabello relac i o n a d o s con la r e s t a u r a c i ó n puesto que su oadre trabajaba en una f á b r i c a de p e t r o q u í m i c a -A h n r a bien- a c l a r a I g n a c i o m i niadre, FvUpa. era una encélleme ocineía, v yo me he fijado en como preparaba las comidas. H Entre la vanada oferta del restaurante La Etipañola. un dato salta a la vista: a abundancia de las raciones y la calidad de las eamei. Los lomos v solomos del 70