Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
dcniJo nueslTO posiclcs siempre igu l, de tiXHjo que und pt: rsuna que hjcc j j cudrenl años comrab: i aquí l3 ü (ornjas. al conicris hoy siga reconociendo el miv mo sabor v 1 misma (e tura nos dice Julidn j. al. Y para que lc do siga iguaL I ¿LS recetan; ilc h abuela las vmi aprendiendo IO: Í apTcndiei s de sui muestros, quienes a íu vez apreiidiL Ton de los ya lubtiados. Según Julián Leal, un ni fiocio no perdura por si mismo, Aparic del trabajo y la dedicación, lo mus iniporlhime es la atención y ei cariño al clicntií, al que eonsídefamos como tmÍgo- Procuramos bumaniíai el iralo y para nosotros es un orgullo ir viendo cómo evoluciona nuestra clitnteb de padres a hijos y de hijos a nklos Para Julián I- cal. quien de peueño tenia la eoslumbre de tirar e las barbas a uno de ios clien cs- don Jacinto Benavente, csía es la profesión más bomtJ que haVt porque la gente que viene está contenta, tiene algo que ceIchrar comparten con noíiotroí e e momento También piensan asi las hermanas Ruiz de Dtego. propietarias de ChixiolaTes FJ Indio, un precioso establecimiento de IS 47, Una de ellas, María, nos dice que nosotras somos la I creerá generación; a Jos clienle- i les gu ra que la tienda siga como nies. v pot eso no se ha cambiado nada la decoración E a Vestir el espectáculo A mediados del si lo pasado numerosas compañías Te orrian nuestra geografía represeni ndo funciones de tSpera v zarzuela, l o s trajes cün que se ataviaban los aclore tenían que ser traídos de Italia ai no ci isür en Espiona q u i e n los c o n f e c c i o n a r a Este problema dio a un violinista de Vaienda la idea de montar un taíicr que se dedicara a ello; siplo y medio después, los hcrmiinos Pen i bisnietos de aquel vjoUniMa, continúan con el negocio. En Madrid nos in 5 ¡talam s en un primer momento en el Teatro Keal. que era quien nos habia TCclamado pifa que viniéramos desde Valencia. Posteriormente hemos estado en varios snii s más de la capital ha la que hace unos vemte años nos vinimos a Ja c: ille Mücdalena- nos dice Eduardo Pens. Su fabajo, que los hermanos definen como de- servicio al especihculo- t. ha tenido que ii amoldfindose a los Ccimbio: que les impuso el nuevo marcado: primero v cine mudo, más lardi. el vonoro, la televisión. Aunque LTonieccionamos otro tipo de tí; ije -sigue María Teresa, su b i r m a n a- nuestra espceialrdad son los de époc. i. Normalmente Los alquilamos, puesto que son muy caros v muy pocas Junto a estas lineas, uno de los hermanos Perís muestra uno de los trajes de espectáculo por los que su empresa se ha csracle rizado durante más de den años. Arriba, el reloj de la mGicftrii El AngeJ, que ha (Jo marcando las hkoras de un siglo de comercio; abajo, la cata fle esTe es 1 a leckm lento