Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 8- 11- 87 ESPECTÁCULOS A BC 101 VIII Festival de Jazz Albert Collins no piído con los ausentes en la apertura del Festival madrileño Madrid El espíritu del jazz el blues electrificado y materializado en el guitarrista Albert Collins y sus Icebreakers, inauguró ayer sábado, en la sesión de tarde del teatro Albéniz, el Vlil Festival de Jazz de Madrid, que tuvo su doblete nocturno en el mismo escenario. Los grupos Azúcar Imaginario y Transatlantic, congregaron en el Círculo de Bellas Artes, a partir de la medianoche, a la vieja guardia de ios noctámbulos y jazzadictos locales. Los grupos de blues acostrumbran a reubio blanco, Sam Franklin, pero demostraba su nir multitudes en sus actuaciones. Pero a pefalta de complejos, soplando al tiempo el tesar de que Albert Collins es uno de sus más nor y el alto. La sección rítmica estuvo bien comerciales intérpretes, el presunto festival apoyada. León Blue, el maestro de ceremode swing dé la quinta del Buitre y el canias, desde sus teclados eléctricos, mientras dencioso ritmo de Alemao y compañía, que el sonido sucio, redondo e intenso de Johnny protagonizaban en horario coincidente el B. Gayden ejemplificaba la solidez y la cons derby futbolístico local, ahuyentó á los setancia. En la batería, mientras fumaba sin paguidores del bluesman texano. Otra cosa rar, Soko Richarson, antiguo colaborador de fue en la sesión de noche: todo el aforo del Tina Turner, aporreaba sin fallos, marcando Albéniz, vendido. el imperdonable tempo del blues Como es habitual, antes de que saliera a Tras la presentación apareció Albert Coescena el líder, sus músicos y fieles a su llins. Escuchándole nadie creería que un día nombre, los Icebreakers, intentaron romper el declaró que quería tocar jazz como Kenny gélido ambiente que supone un teatro medio Burrell. Su guitarra es atacada con fuerza por lleno vacío. Gabriel Flemmings, un trompetis, su mano derecha, mientras la izquierda hace fa cálido e incisivo, fue el triunfador en los vibrar las cuerdas con emoción. breves solos de presentación, junto al saxo El repertorio de la escueta actuación de la tenor Hugh Williams, que usó un sonido duro, tarde, hora escasa, dejó paso a la música pastoso y chirriante, con efectismo final simuacuñadora del sur, el rhythm and blues lando una carcajada. El otro viento era rupero también al ecléctico blues urbano. En la sesión de tarde se notó la desbandada de los aficionados, atraídos por el derby futbolístico madrileño donde el realismo texano y los riffs de los Icebreakers tuvieron la complicidad de la garganta de Collins. Sin embargo, la complicidad de la llamada respuesta no acabó de funcionar con el público, que necesita, al parecer, del anonimato de la multitud para no temer a dar palmas masivamente. Antes de finalizar, Albert Collins lo intentó. Descendió acompañado por sus vientos al patio de butacas, y seguido por un séquito modesto salió hasta el vestíbulo, donde permaneció unos instantes. De regreso al escenario, Sonya Vallet, que sin duda aprecia el esfuerzo del seguidor áel flautista de Hammelin, cantó el blues ejecutado por Collins. Pero nada. La magia tuvo que esperar a la noche. Bien pensado, es lo suyo. Se devolverán las localidades La organización del Festival notificó, al término de la sesión de tarde y ante las reiteradas protestas del público asistente por la corta actuación de Albert Collins, motivada por una ligera indisposición pasajera, según comunico el músico, y considerando las molestias ocasionadas a los espectadores, que devolverá el importe de sus localidades, a partir del próximo martes, día 10, en las taquillas del teatro Albéniz. Ángel Luis INURRIA CONOZCA NUESTRA NUEVA DE ALFOMBRAS DE ORIENTE ALFOMBRAS PERSAS I. agasca, 90 (semiesquina I ista) -Teléfonos 43I 15 57- 275 14 77 NEJAT