Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 70 ABLAR del futuro de la democracia en Centroamérica es hablar de cambio, es un desafío para que pensemos en un nuevo mundo, en una forma de organización política desconocida para la mayoría de los habitantes de estos contornos. Desafortunadamente, en nuestra Centroamérica no ha tenido arraigo la tolerancia y son escasos los antecedentes de respeto a los derechos del hombre. El pluralismo y los partidos políticos han tenido manifestaciones débiles y efímeras. La democracia no tiene historia en algunos de estos países. Existe una tradición de heroísmo: heroicos hombres y mujeres que luchan contra la dictadura, rechazan el caudillismo, y contra las más adversas circunstancias, aspiran a ía democracia. Centroamérica es escenario de lucha por la libertad y por la democracia política. Todos hablan ahora de un retorno a la democracia en la América Latina. Como nunca antes, hay presidentes y Parlamentos elegir dos libremente. Algunos de los países conocieron, antes, largos períodos de democracia. De ellos se puede decir que retornan a la de mocracia, que se reencuentran con la historia, que de amargas experiencias del pasado buscarán la forma de corregir errores y hacer más sólidas sus democracias para el futuro. Respecto a la democracia en Centroamérica, no puede hablarse de reencuentro con la historia. En la mayoría de los casos, el desafío consiste en comenzar a hacer la historia de la democracia en Centroamérica. En Centroamérica estamos en presencia de democracias emergentes que encaran enormes dificultades económicas, que afrontan la guerra de guerrillas y se hallan ante un inminente conflicto regional. El robustecimiento de estas democracias dependerá sobre todo de esfuerzos internos de cada país. Sin embargo, esos esfuerzos no serán suficientes, por heroicos, que lleguen a ser, si no se logra conquistar para el futuro de las democracias de Centroamérica un espacio político y económico más propicio para el desarrollo. Muchos piensan que un mejor trato internacional para Centroamérica es una excelente contribución en los esfuerzos de paz. Yo sostengo que, cuanto mayor sea la ayuda militar, habrá menos posibilidades de robustecer los Gobiernos Civiles. El armamentismo creciente contribuye, más bien, a consolidar la larga y triste historia del militar prepotente que esta región conoce bien. El intento de imponer modelos económicos únicos también atenta contra la democracia. ¿Qué sentido tienen las elecciones libres y pluralistas, si la ayuda de países amigos se condiciona a que se siga el mismo camino económico que ayer se pactaba con el dictador? Las recetas económicas que tantas veces se imponen desde fuera han fracasado ya muchas veces. Quienes imponen la receta no se responsabilizan de sus resultados desastrosos. Esos resultados repercuten directamente en los sistemas políticos nacionales, debilitan sus economías y hacen perder la credibilidad en los partidos políticos. El trato económico internacional se ha desequilibrado en desmedro de los países de Centroamérica. Ni siquiera ha existido com- TRIBUNA ABIERTA DOMINGO 8- 11- 87- H EL DÉLA asociación. No debe haber un patrón único para canalizar la participación de los distintos estratos sociales en Por Osear ARIAS la formación de organiprensión para llegar a arreglos de largo plazo zaciones que la gente misma considere convenientes para alcanzar sus objetivos en los con Centroamérica que ayuden a consolidar campos social, económico, cultural y político. la democracia. Ahora bien, la democracia no significa auLa relación entre una democracia sólida y sencia de autoridad, error que han cometido la prosperidad económica está suficientemenmuchos en Iberoamérica, Por una parte, tote demostrada en la historia. La armonía sodos los sectores sociales deben cial y la solidez de las libertades organizarse para participar en la públicas se refuerzan consideratoma de decisiones que los afecblemente con el éxito de la ecoten. Pero las organizaciones denomía. La experiencia prueba, ben tener como meta contribuir- también, que todas las democraen la solución de los problemas cias, aun de tradición y voluntad sociales y económicos del país, civilista muy fuertes, se ven y no- como tantas veces suceamenazadas y caen cuando se d e- sólo presionar al Estado enfrentan a crisis económicas en para que satisfaga sus propios condiciones dé subdesarrollo, intereses de grupo. Es allí, precihambre, ignorancia y marginalisamente, donde se requiere la dad. No es fácil que la democra, autoridad de los poderes del Escia prevalezca cuando miles y tado, basada en el consenso demiles de hombres viven al marmocrático, para sancionar a gen de valores y bienes que se quienes se aparten de las reglas dicen compartir. El miedo a la liOsear Arias democráticas para conseguir sus bertad ha conducido muchas vePresidente de Costa ces a los pueblos de América a Rica, premio Nobel de lafines. confiar más en las armas que en Paz 1987 Nadie desconoce que el sisteel desarrollo. ma democrático adolece de deficiencias y que está expuesto a las amenazas La democracia no es un lujo. La libertad del totalitarismo, de derecha o de izquierda. del hombre nunca aceptará la imposición de Pero no hay duda de que los países demoverdades únicas. La tolerancia, el pluralismo, cráticos les hacen frente, con buen éxito, a el disfrute de las libertades políticas es esenlos problemas que presenta la cambiante reacial para asegurar la coexistencia pacífica. lidad del mundo. Su flexibilidad permite enPor eso hemos afirmado tantas veces y con tanta convicción que sin democracia no habrá contrar nuevas salidas y soluciones a las dificultades que surgen a cada paso, y esto se paz en los pueblos de América. hace dentro del contexto de respeto a las liEn Centroamérica la vida democrática ha bertades individuales. dado un paso grande. Hay más Gobiernos elegidos por sUs pueblos en elecciones libres. No podemos esperar que una democracia brille en todo su esplendor y se realice en toNo podemos fracasar en Centroamérica das sus dimensiones, cuando viene saliendo porque está en juego algo más que evitar el retomo de las dictaduras. Está en juego la de dictaduras de tantos años de existencia. Lo importante es dar pasos concretos para paz. robustecer los partidos políticos, para hacer Desde hace tiempo a los dictadores les más firmes las instituciones democráticas, gusta llamarse defensores de la democracia, para garantizar los derechos d e l hombre, les gusta decirse demócratas. A veces, sus para practicar la tolerancia, para disminuir los contradicciones son tan grandes que les poEjércitos y alejarlos del poder político. nen apellido; se oponen a toda forma de Poder absoluto, incluso al de la lucha permaDeberemos ser capaces de encontrar caminente en pos del consenso. No es lícito, ni nos de crecimiento económico sostenido y de para la mayoría ni para la minoría, monopolicombatir decididamente las gigantescas injuszar el Poder, pues ello implica la negación ticias sociales heredadas de crueles dictadodel derecho a disentir. La democracia supone res del pasado; o rifles o pan, es hoy el dileuna oposición: el verdadero demócrata no ma. La democracia no podrá consolidarse en sólo auspicia, sino que protege la existencia sociedades de niños con estómagos siempre del adversario. vacíos. Costa Rica ha salido al mundo con una En el campo de las ¡deas nadie posee toda propuesta de paz para Centroamérica. Nuesla verdad. No hay una verdad, sino muchas tra propuesta pide democracia para poner verdades. La pluralidad de ideas es, por ello, alto a los odios, para terminar con los rencoesencial en el régimen democrático: cada res, para silenciar las armas. cual está en capacidad de aportar algo en la construcción del destino común de los pueSi hay paz, la opción democrática que hoy blos. encare Centroamérica puede ser el comienzo de una nueva historia. Si esa nueva historia La democracia implica la participación de la escriben hombres libres, habremos comentodos. En la medida en que nos alejemos de zado a derrotar la miseria y la ignorancia, a este principio, estaremos propiciando el causustituir el sable por la razón, a reemplazar el dillismo y la prepotencia de los grupos mejor egoísmo por la solidaridad, á cambiar los organizados, factores que contribuyen a debienemigos por adversarios, a transformar litar el régimen democrático. Por eso es indisodios y rencores en discrepancias. Habremos pensable estimular la organización de los dicomenzado el tomo de la historia donde se versos grupos sociales en cooperativas, sindinarra el surgimiento de la democracia en catos empresariales y laborales, empresas de Centroamérica. autogestión y otras formas semejantes de EN