Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i. Viernes cine Primera sesión PELÍCULAS FIN Filmoteca TV Al espectáculo del baloncesto se incorpora la actriz Charo López Las habilidades acrobáticas del joven Burt Lancaster son puestas de manifiesto en esta película En esta versión, Angela Salloker encarna a la heroína de Orleans La vieja música Director: Mario Camus. 1985. Color. Ciento un minutos. Hoy, a las diez treinta, por la Primera Cadena, en Viernes cine El halcón y la flecha Director: Jacques Tourneur. 1950. Color. Ochenta y cinco minutos. Sábado, a las cuatro, por la Primera Cadena, en Primera Sesión Santa Juana de Arco Director: Gustav Uctcfcy. 1935. Blanco y negro. Setenta y siete minutos. Sábado, a la una menos cinco, por la Primera Cadena, en Filmoteca TV Mario Camus es, sin duda, uno de nuestros mejores narradores cinematográficos, no sólo a escala de realizador, sino también como guionista, trabajo que ha desarrollado también para otros directores. Y por ello no deja de ser sorprendente que en este película, una de las pocas suyas que, en la última etapa de su quehacer, no sea resultado de la adaptación de una obra literaria precedente, falle, básicamente, el propio relato, a partir de la construcción del personaje central, en tomo a quien gira el peso de toda la acción, que resulta, sencillamente, increíble tanto en su desarrollo íntimo como, y sobre todo, en su caracterización profesional, ya que a todas luces parece imposible que alguien que nunca ha jugado al baloncesto pueda hacerse pasar por entrenador de ese deporte... En consecuencia, toda la película se hace falsa, artificiosa. Y, políticamente, cuando menos, confusa. A los fallos de guión, determinantes, se añade una puesta en escena no descuidada pero sí menos impecable que la de obras inmediatamente anteriores- Los santos inocentes -o posteriores- La casa de Bernarda Alba -de Camus. Queda, eso sí, una excelente dirección de actores, que hacen lo que pueden con sus improbables personajes. Destaca en el reparto Federico Luppi, un argentino al que conocíamos por las películas que interpretó a las órdenes de Aristarain. Y, tras él, Charo López. En cuanto a Rabal, hace, por así decirlo, un divertido y patético número lió ABC Hay películas que, cuando se han visto en la infancia, la adolescencia o incluso la primera juventud, no se olvidan nunca. El halcón y la flecha es una de ellas. Y es, además, un título que gana en encanto y frescura cuando se ve en la madurez, modélico, a todos los niveles, en el marco del cine de aventuras en que se inscribe. Una gozada, en suma. A partir de un guión de Waldo Salt, que juega, inteligentemente, con las convenciones del género, respetándolas e incluso sublimándolas, pero tomando, al tiempo, ciertas distancias, Jacques Tourneur, un realizador que está pidiendo a gritos una rehabilitación, y a quien se deben obras maestras de la categoría de La mujer pantera en el ámbito del cine de terror y Retomo al pasado en el del cine negro sin olvidar esa película inclasificable y extrañamente atractiva que es Martín el gaucho ha logrado una película llena de movimiento, de acción y de humor, sin que ello quiera decir, en absoluto, que ha realizado un filme paródico. El halcón y la flecha es, gracias a la inteligencia con que está planteado y resuelto, un filme que hará pasar una deliciosa hora y media tanto a pequeños como a mayores. Espléndido Burt Lancaster, a la sazón en los comienzos de su carrera, en el papel central, que le da pie para lucir sus habilidades acrobáticas. Encantadora Virginia Mayo. Y estupendo Frank Allenby, a quien ha correspondido el papel del villano de la historia. La figura de la doncella de Orleans ha atraído, desde tiempo poco menos que inmemorial, a la gente de cine, tanto realizadores como actrices, llegándose a dar el caso de que, por ejemplo, Ingrid Bergman la encamó en dos ocasiones, primero bajo la dirección de Víctor Fleming, para el cine americano, y luego bajo la de Roberto Rossellini, para el europeo. Entre otras estrellas más o menos refulgentes que han interpretado el papel puede recordarse a Jean Seberg, Claudette Colbert y, sobre todo, la impresionante Falconetti, que protagonizara, en los días del cine mudo, la versión que del tema realizara Dreyer, que sigue siendo, al cabo de los decenios, la mejor de las conocidas. -Cine parabólicas Rommel llama a El Cairo Cine Director: Wolgang Schleif. Blanco y negro. 1962. Cien minutos. Intérpretes: Adrián Hoven, Efizabeth Ibilter, Peter Van Eryck. Domingo, a fas ocho y cuarto, por 3 SAT. Película basada en una serie de artículos periodísticos de John Eppler, un medio egipcio que odia a los ingleses, en su periplo por el desierto del Sahara. Eppler es miembro de una expedición, que ha de establecer contacto telegráfico con Rommel y transmitirle informes secretos. Sin ningún nuevo aliciente al género del espionaje, destaca la interpretación de Peter Van Eryck, encamando a Almassy, y de Adrián Hoven, en el papel de Emst Heindold. La que ahora se nos ofrece es, por así decirio, coyuntura! En efecto, realizada como está por la UFA estatal en la Alemania nazi, es, antes que nada, un panfleto antibritáDirector Jonathan Lynn. Color. Nonico, en el que se hace hincapié venta y dos minutos. Intérpretes: E ¡sobre los aspectos de la historia de leen Brenna, Tím Curry, Hadeline la santa que pudieran beneficiar a Kahan. Viernes, a las once, por Prela propaganda hitleriana. Lo que no es óbice para que se trate de un filme meticulosamente realizado, Primera película basada en el que en su día fue muy apreciado, juego de policías y ladrones aunque hoy nos parezca en exceso- Cluedo Narra la historia de académico y, por así decirlo, romo. un ingenioso crimen que mantiene De otra parte, Angela Saltoker no al espectador en la incógnita de hace olvidar ni a sus predecesoras conocer al asesino. ni a quienes la heredaron, aunque Típica comedia americana en la su trabajo sea correcto. Y el mejor que el misterio constituye la base del reparto es el veterano Hainrich argumental, en la que su director y George, que encama al duque de guionista, Jonathan Lynn, mantiene Borgoña. el tono humorístico. Para los iniciados a este juego Mala Buena les resultará familiar la señorita Pasable Muy buena Peacock, el señor Whiat, el profe Para cinefilos sor Plum o el coronel Mustard. VIERNES 6- II- 87