Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 6- 1- í- 87 LAS CUENTAS DEL NUEVO MUNDO A B C 61 Suplico a Sus Altezas que cuando quisieren enviar a Sas dichas tierras por braxií o perlas o oroo otra cosa de balor que en ellas haya, que sea por mando de dicho Almirante ansí en las Indias como acá en Castilla, y que no oviese de acá ir allá navios ni gente ni mercadurías ni otras cosas sin firma suya, y ansí mismo de allá acá, y había de prover en los oficios de la mar y de la tierra, y ansí los provio fasta agora poco ha, que el Señor Obispo de Córdoba los prové por mandato de Sus Altezas. Suplico en nombre del dicho Señor Almirante a Sus Altezas que le mande n tornar la posesión de sus oficios de Visorey, de Almirante y de Gobernador General, y que use d ello como usaba. Iten, suplico a Sus Altezas que manden que non vayan nabtos dentro en el dicho almirantado ni a las Indias sin despacho del dicha Almirante, como solía hazer, para que pueda él contribuir en lo que quisiere y haver de lo que se oviere su parte. Una provisión mandaron a dar en Medina Sus Altezas para el Señor Obispo y para quien entendiese en parte en las cosas de las Indias para que non entendiesen en ellas sin el dicho Almirante o persona fuele intimada, mas non se guardó ni guarda, y se despacharon nabios en cencía, y non ha habido a la vuelta d eilos tercio, ni ochavo ni diezmo. (Sup) lico a Su Alteza que manden por su carta a todos los que fueron y venieron de las que acuden al dicho Almirante de lo que han traído, sacado las custas. con el tercio, ochavo y diezmo osa suya, porque en la merced que le hizieron non se entendía lo suyo, y que salvado estaba el del tercero. Suplico a Sus Altezas que, cuando quiseren enviar a las dichas tierras por braxi! o perlas o oro o otra cosa de balor que en ellas haya, que sea por mando del dicho Almi! rante y non de otra persona, pues esto es su oficio, y por esto demandó la gobernación de las dichas tierras y mares, y porque él pueda haber la parte que perteneciere y haumentar y aprovechar la hazienda y negociación y guardar su real Señorío. Iten suplico a Sus Altezas que manden que les sea restituido fo que Bovadilla le tomó y a sus hermanos, y que se le tome la cuenta, y que Vuestras Altezas le den un finiquito de todo y confirmen lo que ha fecho en sus reales nombres como su Visorey, y le den por. libre de todos los crimes, y que de aquí en adelante tenga letrados, agora que hay con que los pagar. Iten suplico a Sus Altezas que a los vecinos moradores y a toda la otra gente de la mar y de la tierra, que de todo lo que ovieren en las Indias allá y acá, acudan al dicho Almirante con el tercio, ochavo y diezmo, sacado las custas. Las Indias son de Sus Altezas. Descobrióselas y ganó el Almirante contra la opinión de todo el mundo, y él tiene en ellas la tercia parte, ochavo y diezmo: en su mano parece que oslaba a las descobrir y dar a cualquier otro Príncipe; y pues él servio -corKellásV justo es que aya d eílas la- parte que se asentó, ía cuál ha de gastar en servicio de Dios y de Sus Altezas. la hacienda y en sus oficios, porque de todo el mueble que es allende la sobredicha línea en las islas y tierra firme tiene la tercia y ochava y dezena parte, y Sus Altezas se la deben mandar a dar después de bueltos, porque todo está ganado y debaso su real señorío. Por los privilegios y cartas de Sus Altezas manda n y dizen que non se intenda en cosa tocante a la dicha negociación sin el Almirante de las Indias. Sus Altezas, agora que son descobiertas las Indias y pasado el peligro, fizieron merced a algunas personas- que fuesen a tratar en ellas, y que, fuese suyo de seis parte s las cinco y la sexta parte quedase para. Sus Altezas, y más le dieron gobernación de las tierras. Recibe el Almirante en ello grande agravio. m Grande diferencia va en esto que agora, que las Indias están descobiertas y navegadas y pasados los perigos, a cuando fue el Almirante a las descobrir Las Indias son de Sus Altezas. Descobrióselas y ganó el Almirante contra la opinión de todo el mundo Contribuyó el dicho Don Cristóbal desd él primer viaje fasta el postrero en todos los gastos de navios, de fletes, de- sueldos y de todos los gastos: ha de haber la ochaba parte de lo que resultó de las dichas armadas y gastos del sueldo Si Sus Altezas hazen mercedes en las dichas islas y tierras firmes o dan franquezas sin consentimiento del dicho Almirante, o no salvan en ellas la parte. que le pertenece y manda n que le acudan con ella y a él dan puder para la tomar, recibe agravio y Sus Altezas son obligados a le satisfazer todo. Y si le quitan de la posesión del gobierno y se perdiesen las dichas islas y tierra firme o recibiese daño, Sus Altezas son obligados por ello. Si Sus Altezas enbían o dan licencia a ninguna persona que vaya adentro el dicho almirantado a descobrir ni rescatar en absencia del dicho Almirante, recibe agrabio en Sus Altezas no dieron ai Almirante de las Indias salvo. la tercia parte y la decena, a él, que fue a le ganar y descobrir las Indias contra la opinión de todo el mundo, y el cual fizo la meitad del gasto y puso su persona, porque Sus Altezas para este negocio no le quis. eron dar más de um cuento, y a él fue necesario de prover de medio, porque non abas taba para tal fecho; ansí que recibe agravio y le debe de ser acudido con su parte. y de. aquí en adelante le deben de seLgiiardadas, sus preheminencias, pc- ccjue, como dicho es, en todo el mueble de las islas y tierra firme tiene el tercio, ochaba y diezmo ya ganado.