Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 46 RELIGIÓN VIERNES 6- 11- 87 Declaraciones del arzobispo de Cantón tras 22 años de cárcel en China Insiste en la necesidad de mantener la fídeíidad al Vaticano Madrid. S. R. La República Popular China vive desde hace unos años un intenso cambio interno que es contemplado con interés y esperanza en el exterior. Desde el Vaticano se estudia atentamente todo lo que hace referencia a aquella gran nación, con el deseo de solucionar el problema planteado por la Iglesia Patriótica. El arzobispo de Cantón, tras 22 años en las cárceles chinas, habla de su experiencia y de la necesaria unidad con el Papa. El servicio de información de la asociación Ayuda a la Iglesia Necesitada ha hecho públicas unas declaraciones del arzobispo de Cantón, monseñor Dominio Tang Yes- Ming, que publicamos a continuación ante el interés que despierta en todo el mundo el proceso interno que se está viviendo en la República Popular China. Fui ordenado sacerdote- dice monseñor Tang- en Zikawei, Shangai, en 1941 y trabajé entre los cantoneses católicos de la ciudad. Al finalizar la guerra con Japón volví al sur de China para continuar con mi trabajo, pastoral. Con la llegada de los comunistas en 1950, el Papa Pío XII me puso al frente de la archidiócesis de Cantón. Aquellos fueron unos tiempos difíciles- continúa- bajo el nuevo régimen comunista. Las dificultades fueron muchas y especiales debido a la imposición, por parte del Gobierno, del llamado Movimiento de las Tres Autonomías Era un movimiento que buscaba autonomía para la Iglesia en tres áreas: -Autonomía de administración: La administración tenía que estar en manos de obispos chinos que, a su vez, tenían que buscar autonomía de la Santa Sede. -Autonomía de apoyos: Es decir, independiencia financiera frente a los apoyos económicos del extranjero. Autonomia. de propagación: La evangelización debía ser llevada a cabo, principalmente, por sacerdotes chinos. El 5 de febrero de 1953 fui arrestado y encarcelado. No se dieron razones para mi arresto. Supongo que la causa estaría en mi apoyo a la Legión de María, que estaba integrada de activos jóvenes católicos. Más aún, yo me había opuesto al Movimiento de las Tres Autonomías y había rehusado formar parte de la Asociación Patriótica. Mi celda tenía 8 metros cuadrados. En el suelo había una tabla para dormir. Aparte de la tabla no había ningún otro mobiliario. Era un régimen de prisión estricto. Teníamos dos comidas al día. Nos daban arroz y vegetales y un vaso de agua hervida. Cada diez días- más o menos- y en algunas festividades comunistas, se nos daba también un pequeño trozo de carne de cerdo. El horario era rígido y siempre el mismo. Dos veces al día se nos permitía hacer un poco de ejercicio. El resto del tiempo debíamos permanecer sentados en el mismo lugar. Todos los días había un tiempo especial dedicado a la mentalización. Tuve que aprender todo lo referente al marxismo, materialismo, ateísmo y el pensamiento de Mao- Tse- Tung. Durante 22 años no recibí ninguna de las cartas ni paquetes que mi familia y mis amigos habían ido enviando a la prisión. Durante siete años, sin interrupción, se me mantuvo preso en solitario. Continuamente se me pedían cuentas sobre mis progresos en mi cambio de mentalidad Nunca fui juzgado ni sentenciado. Mi fe se vio realmente probada. Sobreviví por la gracia de Dios. En 1980 mi situación cambió. El 9 de junio fui liberado, pero me dijeron que ya no era obispo de Cantón. En octubre comencé a decir misa otra vez. Unos meses después, la Asociación Patriótica y el Gobierno reconsideraron la situación. Convocaron a todos los sacerdotes, a los oficiales de la Asociación y algunas monjas. Ei resultado fue que, por unanimidad, se me aceptó como obispo de Cantón. Como me encontraba muy mal de salud, pude ir a Hong Kong, mi ciudad natal, al hospital. Desde allí fui a Roma a ver al Santo Padre. En junio de 1981 él me nombró arzobispo de Cantón, lo que originó una fuerte reacción por parte de la Asociación Patriótica, que acusó al Papa de interferir en los asuntos internos de la Iglesia china y a mi de estar en contra de la nación. Desde entonces no he podido volver. Juan Pablo II condena la violencia en Mozambique Ciudad del Vaticano. Miguel Castellvi El Papa ha manifestado de nuevo su dolor por la trágica guerra de Mozambique expresando su deseo de que se alcance pronto la paz en ese país africano. Durante la audiencia general del miércoles, Juan Pablo II se refirió a la masacre ocurrida el jueves pasado en Adunitaninga, durante un ataque armado contra una columna de vehículos en el que murieron más de trescientas personas entre ellas muchas mujeres y niños, y manifestó su dolor por este hecho añadiendo que rezaba para que Mozambique alcance cuanto antes la paz tan deseada. Por otra parte, el Papa envió un telegrama de pésame al presidente de la Conferencia Episcopal de Mozambique, monseñor Mandlate. Otra matanza similar se produjo en julio, cuando una columna armada de la RENAMO asesinó a trescientas ochenta y seis personas en la localidad de Homohne, a 400 kilómetros al nordeste de Maputo. El Papa dijo entonces que había sido una masacre inhumana y añadió que pedía a Dios por los que trabajan para que la querida nación mozambiqueña recupere la paz y la tranquilidad Alvaro del Portillo: Los movimientos deben adaptarse Ciudad del Vaticano. M. C. Monseñor Alvaro, del Portillo, prelado del Opus Dei, ha declarado a la Radio Vaticana que uno de los resultados del Sínodo será la disminución de las posibles tensiones entre Mañana sábado Iglesia local y movimientos, y que los probleSanto Rosario mas se solucionarán con la colaboración de a las 5, en la los pastores y los movimientos que donde Plaza Villa de París sea necesario deberán adaptarse a las nece (delante del Palacio de Justicia sidades locales Metro Colón y A. Martínez) Organizado POT ta Campaña de Oración In Siempre- afirmó monseñor del Portillovocación Nacional a la Santísima Virgen ante algo nuevo, surgen tensiones. Es un hecomo expresión de amor a Nuestra Señora y en desagravio, expiación y súplica a su Corazón cho que se ha verificado en el curso de la inmaculado por la salvación de España y del historia de ta Iglesia. Por ejemplo, cuando mundo. surgieron las Ordenes mendicantes, fueron acogidas con desconfianza. El mismo fenómeno se repite ahora. Es cierto que hay tensiones, causadas quizá también por imprudencias, propias de la juventud, de las cosas nuevas. Pero con el tiempo todo se arreglará, Para VENDER o ALQUILAR responsable- con humildad y paciencia. Paciencia por parte mente sus pisos, locales comerciales, ofici- de unos y otros, de los pastores y de los monas, chalets, etcétera, utilicen nuestra especializada organización profesional, con más vimientos, que donde sea necesario, tendrán de cuarenta y cuatro años de demostrada efi- que corregirse y adaptarse a las necesidades locales. cacia y seriedad. Les saluda cordialmente RAMIRO CALLE (API número 11) El Prelado de la Obra ha dicho también que esta institución no es un movimiento, EXCLUSIVAS RAMIRO pues ha sido reconocida como prelatura perGoya, 58,l Tel. 43528 00 sonal, añadiendo su satisfacción por el surgir de nuevas iniciativas seglares. Estoy muy contento porque han surgido tantos movimientos, tan fructuosos para la Iglesia. Como el Código de Derecho Canónico no les había Moquetas, Tapicerías, previsto, era necesario que oficialmente entrasen en algún modo en la Iglesia. Han sido acogidos con gran interés y esperanza. Creo que dentro de algún tiempo pueden ser regulados por las oportunas normas canónicas. Eloy Gonzalo, 9 Teléf. 4 4 8 1 9 4 0 ¡PROPIETARIOS!