Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 A B C NACIONAL VIERNES 6- 11- 87. RESIDENCIAL CALERUEGA 5 FASES VENDIDAS en venta (ABACO II) 3 4 DORMITORIOS Y GARAJE de 104 a 118 m 2 Cuaderno de notas TODO UN CEREBRO IMntipe de Vergara, 69 INFORMA: Hermosilla, 81- 1 -Tels. 275 72 04- 0 3 y Caleruega, 33- Avda. déla Paz, 10. Tel. 40314 00 en Avda. Aragón, 132 Salida Torre Arias Tel. 742 32 12 F A O I L- COMUNICACIÓN RCAM! FAOIL A PAAC C E S OE N T O FAOIL ES UN TRATAMIENTO EFICAZ CONTRA: BRONQUITIS ASMA ALERGIAS- OE VENTA EN FARMACIAS Uno no escapa de su asombro cuando observa que José María Calviño, antiguo director general de RTVE, es objeto de acerbas críticas por haberse atrevido a promover un canal privado de televisión que emitirá desde Londres, vía satélite, a partir de enero. Ese asombro se justifica porque de Calviño ya se había dicho todo y cuanto se añada a lo ya expresado es acentuar el olvido de lo esencial: que Calviño es un ilustre servidor del guérrismofelipismo y que como tal merece toda clase de admiraciones. La idea de la televisión a distancia como medio de introducir en España la privatización que el propio personaje condenó en su día es una de las desvergüenzas más sublimes que cabía esperar de un español y de un picaro. Superar la media de Guzmán de Alfarache y del Buscón quevedesco es sencillamente atribuir ai español moderno una capacidad de recreación de. ciertas viejas habilidades celtibéricas como no se recordaba caso igual en los tres o cuatro últimos siglos. Así, pues, la crítica de. ¿alvino tiene que formularse por vía. admirativa. Uno comprendería, por ejemplo, que a su muerte se hiciese con su cerebro lo que se hizo con el de Einstein: meterlo en un frasco con una nota añadida que dijese: Este es el cerebro de José María Calviño. Fue en un país fecundo en picaros el más picaro de todos. Nunca se dejó engañar y a todos engañó. Jamás cometió una pifia en el arte de escribir con renglones torcidos. Es tanta la admiración que Calviño produce que hasta traslada a otras personas el mérito que personalmente irradia. Ahora se comprende mejor que nunca por qué Affonso Guerra, uno de los presuntos representantes de la ética socialista en versión felipista, se resistió hasta el fin a dejarle marchar de sus proximidades. No se puede dudar, por lo tanto, de las excelencias que aloja la sustancia gris del ce- rebro de Alfonso Guerra, cuya masa encefálica debería ser también destinada a un museo del futuro y colocada junto al cerebro de Calviño con esta leyenda: Este es el cerebro del hombre que comprendió cuánta capacidad tenía el cerebro del señor Calviño para las finalidades prácticas de la política Estamos, señores, primero con Calviño y después con Guerra- a bastante distancia, ciertamente- ante el caso o los casos de dos españoles de los que hacen raza en un aspecto vital capaz de originar en su día, y a este paso en el día de mañana, una floreciente literatura. Entre el Guzmán y el Rinconeté que Calviño y Guerra representan renovadamente hay toda una esperanza para los cultivadores de la narrativa nacional. Y hasta es posible que surja un Gibson o cualquier otro hispanófilo del temple parecido capaz de encontrar, con sutil investigación, el méri: to de inteligencia y sagacidad que se esconde en determinadas cabezas españolas. Sería como confeccionar una galería fascinante de pesonajes con Calviño al frente, por supuesto. ¿O es que Calviño es menos representante de las esencias hispanas que lo fue Goebbels de las germanas? El último fue un genio de la radiodifusión propagandística e inventó aquello de que cien mentiras hacen una verdad. Calviño, con las antenas parabólicas como negocio añadido, es un genio capaz de reducir a través de la TV satelizada la proporción de mentiras necesarias para construir la verdad útil que cualquier causa necesita. ¿A ver quién da más? ¿A ver por qué no vamos nosotros a mejorar nuestra picaresca, de tanto abolengo en nuestras letras, y competir con Alemania en la confección de (Mefistófeles que la etapa democrática estaba demandando? Lorenzo GONTRERAS