Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 4- 11- 87- ESPECTACULOS -ABC, póg. 87- Para ef sueño de una noche de juego y de bebida, Mario Vargas Llosa, gran novelista, extrae de una de sus grandes novelas de los años sesenta, La casa verde, a las que debe los comienzos de su fama, algunos personajes alK secundarios para depositarlos en el plano inmóvil de un presente que tan sólo es el umbral lleno de plasticidad por el que pasarán al plano fantástico, evocado, del pasado. La ausencia real de acción, la escenificación de acciones interiores, teñidas de esa forma poética de irrealidad que se instala entre lo sucedido y lo imaginado, anclan al cuidadoso texto más en la zona novelesca que en la dramática. Vargas Llosa ha construido una estructura abierta. Dos lí neas que se separan. Ambas muy cortas. La noche en que cuatro amigos de mala vida juegan a las cartas, beben y hacen conjeturas evocativas de otra noche cuyos sucesos se alejan en el pasado. El punto de origen de esas dos lineas convergentes es Meche, una chica presentada indirectamente bajo la forma de recuerdo, que una noche anterior y evocada apareció, acompañada de Josefino, en el pequeño bar de La Chunga. Esa noche se repite imagina. riamente, lo que podría suponer una estructura en paralelas como algunas usadas hace cincuenta años por grandes autores como Anouilh o Noel Coward. Dispositivo cuya antigüedad es todavía mayor y que permite es- tablecer una dialéctica acciónactor que, al romper el paralelismo hace renuncia previa a cualquier fórmula de solución y deja el problema en sugestivo campo de suposiciones que se ensanchan ad infinitum Así, el escenario resulta dividido en dos planos: uno, superior, que es el de la línea del pasado, evocado, imaginado, de dudable realidad, y otra, inferior, el piso bajo del bar, donde la acción real presente está paralizada, suspendida en la expectación de la otra, que, en definitiva, podría ser el arranque de la línea inferior, que es la línea, inactual, de un presente que fue real y la memoria ha dejado confuso e inexplicado. A falta de situaciones causales, cuya tensión impulse la dinámica de la pieza, la violenta voluntad de naturalismo del texto que no elude, sino entra de lleno en situaciones y expresiones crudamente expresivas, produce La Chunga elpasado entre humo y dados de un misterio Estreno en Madrid de la obra de Vargas Llosa Título: La Chunga. Autor: Mario Vargas Llosa. Dirección: Miguel Narros. Escenografía: A. d Odorico y Mario Bernedo. Luces; Josep Solves. Intérpretes: Nati Mistral, Emma Suárez, José Sancho, R. Palacios, Paco Torres y Paco Plaza. Teatro Espronceda. la ternura, de la gracia y el penetrante recuerdo que la imagen de Meche suscita en cada uno de los amigos: Lituma, el sumiso enamorado, auténtico comprador de la muchacha; Mono, el violador sadomasoquista; Josefino, el proxeneta; La Chunga, la escéptica dueña del bar, repentinamente seducida por la belleza de la muchacha. Sin mayores especulaciones, con verbo muy directo en el que resuenan de cuando en cuando voces ambientadoras en tierras peruanas, Vargas Llosa ha espumado en su novela una peripecia no contada en ella, romántica, veraz, con alguna nota falsa como el monólogo de Josefino ante La Chunga, ya que en realidad se produce en un tercer plano, el de la mente del personaje. t Mario Vargas Llosa y Nati Mistral un efecto de curiosidad al desplegarse en la habitación de La Chunga ¡os sucesos de una noche después de la cual Meche desapareció, sucesos que ninguno de sus actores conoce más que parcialmente. Es sencillo y por eso veraz el sistema de introducir la irrealidad del pasado en la inmovilidad de un presente que es tan sólo una partida de dados muy lejana de Placido Domingo recibirá el primer Premio a la Solidaridad Humana México DF. Efe El tenor español de ascendencia mexicana Plácido Domingo recibirá aquí el premio del Reconocimiento a la Solidaridad Humana, por la ayuda que brindó a los damnificados de los seísmos que en septiembre de 1985 asolaron una buena parte de la capital mexicana. La Sociedad Cultural y Artística Sor Juana Inés de la Cruz creó la distinción expresamente para otorgarla a Domingo, que será el primero en recibirla. El Gobierno mexicano concedió ya al cantante la condecoración de la Orden del Águila Azteca, la máxima distinción que otorga este país, por la labor que realizó durante los seísmos de 1985. Una fuente de la Sociedad Cultural y Artística Sor Juana Inés de la Cruz informó que Plácido Domingo aceptó la distinción, aunque manifestó sentirse abrumado por la cantidad de econocimientos que ha recibido en México por su ayuda a los damnificados. El tenor visitará México, el próximo 12 de noviembre, para recibir la distinción y viajará al día siguiente a Acapulco, donde participará en la XII Muestra Internacional de Cine, que se realizará en ese puerto del Pacífico mexicano. La presea a la Solidaridad Humana es también un reconocimiento a la poetisa mexicana Sor Juana Inés de la Cruz, religiosa que igualmente se distinguió por su labor humanitaria. Lang prepara actualmente en Munich el montaje de En la soledad de los campos de algodón, de Bernard- Mahe Kolte, cuyo estreno está programado para diciembre. La decisión de Lang tendría especial importancia dentro del marco de la larga serie de artistas que abandonan periódicamente la RDA. Desde 1970 Lang formaba parte, como intérprete, del elenco de Deutsches Theater, de Berlín oriental. Todo este material literario sufre los efectos de un montaje sometidos a un conjunto de vedetismos que rompen la lógica del espacio escénico, el calibrado de las voces, el ritmo dé la locución, alargándolo penosamente y dificulta la distinción entre las escenas que realmente ocurren en el plano actual de la obra y las que acontecen en un espacio de dudosas realidades evocadas. Graves defectos que perjudican la correcta pfasmacióri global de la pieza, pero que son corregibles en cuanto se rebajen los excesos, se restauren los módulos espaciales y se recupere la debida moderación, lamentablemente perdida. Nati Mistral hace una dura, honda y bien medida interpretación de su personaje. Quizá habría que recortar, pese a su calidad, los desdoblamientos musicales que alargan y enfatizan las situaciones. El decorado es más sórdido en su entonación de lo que sería necesario y dispone de manera insuficiente la distinción de espacios. Olvida Narros con demasiada frecuencia que entre la alcoba de La Chunga y la sala del bar hay una pared no por invisible menos rigurosa. Feo y poco funcional decorado. José Sancho está excesivo. Demasiado gritón. Demasiado navajeo. Emma Suárez, mal dirigida, estropea lamentablemnte la figura irreal, mítica, que le ha sido confiada. Palacios, Torres y Plaza ponen un estimable trabajo también descuadrado por la dirección. Pedir una revisión de todo sse conjunto de errores en favor de un escritor con tanta aureola como Vargas Llosa no parecería demasiado. Lorenzo LOPEZ- SANCHO