Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 4- 11- 87 CIENCIA Y FUTURO ABC 61 üm un trabajo racional Les nuevas herramientas son el procesador de textos y el ordenador Esta circunstancia hace evidente la necesidad de una planificación previa. La introducción de las técnicas ofimáticas debe responder a las criterios organizativos en los que los nuevos instrumentos tecnológicos sólo son meros condicionantes. Por su parte, los fabricantes deben facilitar los procesos de introducción ofreciendo equipos cada vez más sencillos y adecuados a las necesidades y capacidades de los posibles usuarios. prendente. La introducción de nuevas herramientas informáticas, con su capacidad para realizar dichas labores, supone una importante reducción del tiempo empleado en las mismas. Por otro lado, la Ofimática puede facilitar un mayor margen de maniobra al personal directivo. Según ciertos estudios, un directivo medio emplea cerca de un 40 por 100 de su tiempo en manejar papeles, un 25 por 100 en reuniones de trabajo y un 15 por 100 hablando por teléfono. Mientras, una de las tareas realmente específicas del personal directivo, la planificación, apenas cubre un 9 por 100 de su tiempo. Se ha calculado que los directivos pierden cerca de un 18 por 100 de su tiempo en tareas banales. Esa mayor capacidad de maniobra se verá complementada por nuevas herramientas de apoyo. Por ejemplo, los nuevos sistemas de ayuda a la toma de decisiones, que permiten a! usuario utilizar la información para efectuar el pronóstico de futuros acontecimientos. nuevas tecnologías. Esta estrategia, en la que colaborarán la Administración y las empresas, define cinco líneas en las que se debe intervenir: difundir posibilidades, estimular el consumo y la producción de herramientas ofimáticas, promover estudios para definir una metodología y establecer una organización de la situación en España. En la revisión del PEIN que en estos momentos se esta realizando se espera que se contemple la problemática de este sector y que se planteen nuevas fórmulas, de actuación. Otro de los objetivos planteados por la Administración es la constitución de un Fórum de Ofimática en el periodo comprendido entre 1987 y 1990. Este Fórum contará con la participación de representantes de las empresas suministradoras de equipos, instituciones, organismos y empresas que realicen formación ofimática, organizaciones de empresarios, porfesionales y trabajadores y organismos públicos. Jtl Diversas ventajas Las razones que aconsejan la utilización de las técnicas informáticas son múltiples. Entre ellas destaca: el crecimiento de los costes en los últimos años; el trabajo requiere cada vez más la utilización de una gran cantidad de información y comunicación; el volumen de la información se ha elevado de forma considerable; el porcentaje de tareas rutinarias es muy alto y no se han logrado aumentos efectivos de productividad. Abundando en estos aspectos, diversos estudios señalan que los gastos que ocasiona una oficina, ya cerca del 25 por 100 del total de la empresa, alcanzarán el 45 por 100 a finales de los años ochenta. En cuanto a la productividad, la industrial aumentó, en los años setenta, en un 90 por 100. Por su parte, la productividad de la oficina sólo lo hizo en un 4 por 100 y se doblaron los costes. En chanto al trabajo rutinario, la Ofimática plantea aquí una de sus aportaciones más espectaculares. El porcentaje de trabajo rutinario y repetitivo que es necesario realizar en una oficina es realmente sor- Nivel nacional escaso El nivel de introducción de ias técnicas ofimáticas en nuestro país es aún muy escaso. Incluso la utilización de nuevas herramientas, como los sistemas de procesado de datos y texto o el facsímil, se encuentra todavía en sus primeros momentos. Ante esta situación, la Dirección Genera! de Electrónica e Informática del Ministerio de Industria elaboró, en el marco de Pian Electrónico e Informático Nacional, un programa de actuación para popularizar las Nuevas fórmulas Las posibilidades de las nuevas tecnologías en la oficina son realmente importantes. La revolución de los nuevos sistemas de tratamiento de la información significarán un ahorro de tiempo sustancial y un mayor margen para labores más creativas. Su desarrollo sólo depende de ¡nivel de necesidades y del grado en que las empresas quieran utilizarlos. No obstante, no se puede olvidar que su utilidad, producto de su competencia técnica, viene mediatizada por los problemas ambientales, físicos y psicológicos que plantea. Además, la solución de estos problemas provocará, en un futuro cercano, una importante evolución en las fórmulas laborales, sociales y económicas. Como cualquier otra tecnología destinada a reducir el esfuerzo humano en el trabajo, las técnicas ofimáticas pueden verse como un peligro para los puestos de trabajo en la oficina. Sin embargo, en realidad es una fórmula para crear nuevas profesiones, menos alienantes, en dicho entorno. J. L. FDEZ. -CHECA J. M. FDEZ. -RUA lidad la introducción de nuevas tecnologías que los jóvenes. Al mismo tiempo, esta capacidad, producto del conocimiento global de los procesos en los que se ve implicado en su puesto de trabajo, supone la posibilidad de contribuir de una forma considerable en la introducción de las nuevas tecnologías. Además, la participación del personal facilita la aceptación y rodaje de la nueva tecnología. De este modo, las empresas, conscientes de la necesidad de introducir las nuevas tecnologías para mantener la competitividad, deben ofrecer a sus trabajadores la posibilidad de participar en la introducción de nuevos sistemas y facilitar los medras y el tiempo necesario para que se familiaricen con ellos. Por todo ello, varios autores coinciden en afirmar que no es la propia tecnología la que condiciona el proceso de su introducción; incide más el método utilizado para hacerlo. Las razones que aconsejan ja implantación de las fórmulas ofimáticas son múltiples, desde la elevación de los costes hasta la baja productividad de ¡a oficina tradicional Estas nuevas técnicas permiten una mayor libertad de acción a los directivos y ejecutivos, que ahora gastan un 18 por 100 de su tiempo en tareas banales