Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 4- 11- 87 CIENCIA Y FUTURO A B C 7 59 Cáncer mamario: el mejor tratamiento comienza con un diagnóstico precoz El conservador exige unas condiciones muy precisas Estamos asistiendo al desarrollo de una de las facetas más importantes de la Medicina preventiva y curabilidad del cáncer mamario en base á una mayor información a la paciente y a un diagnóstico más inicial en las unidades de patología mamaria, con tasas de curación muy alentadora, mediante técnicas quirúrgicas, a veces menos agresivas. A lo largo de la historia del tratamiento hemos observado distintas pautas terapéuticas. En tiempos más cercanos se incorporaron tratamientos quimioterápicos y radioterápicos al arsenal terapéutico, como medidas coadyuvantes previas y posteriores a la cirugía radical. En esta situación se ha ido desarrollando desde 1920 en las unidades de patología mamaria, piedra angular del crecimiento de esta superespecialidad. Con el advenimiento de nuevas tecnologías diagnósticas, protocolos de seguimiento y vigilancia, así como una mayor información, se está consiguiendo que la mujer se preocupe más por el problema mamario, que acuda a las consultas específicas y se someta a la metódica, tanto de la autoexploración como del examen periódico médico y exploraciones complementarias, para diagnosticarse lesiones cada vez más iniciales. Se puede decir que el mejor tratamiento comienza con un diagnóstico precoz. La perfecta catalogación de un tumor maligno en base a su diámetro, afectación ganglionar o sistémica (es decir, grado clínico) y su actividad metabólica, permite dividir y preparar diferentes estrategias terapéuticas a cada caso o estadía. Por tanto, el tratamiento del cáncer de mama no es único, sino distinto a cada situación. Se ha trabajado mucho en conseguir diagnósticos cada vez más iniciales (siendo éstos los de más alta curación) en varias vertientes: sensibilizar a la paciente para que efectúe revisiones periódicas, así como autoexploración mamaria y controlar procesos ben i g n o s mamarios con r i e s g o s de cancerización. Cada vez más, la tecnología de técnicas diagnósticas por imagen se ha hecho más perfecta. Han aparecido nuevos aparatos radiográficos de alta definición, con resoluciones del orden de milésimas de milímetros, con posibilidad de magnificación de imagen; nuevos equipos de ultrasonografía computarizada de alta definición, sistemas de termografía dinámica con digitalización y cálculo automático de gradientes térmicos, nuevas modalidades de imagen, como es la resonancia magnética nuclear, etcétera; en suma, modernas técnicas de imagen que consiguen determinar pequeños cánceres en situación preinvasiva, siendo confirmados mediante la citología por punción dirigida con ultrasonidos o exploración radiológica. Una actitud terapéutica adecuada en estos casos conlleva a una seguridad de curación arta. Diagnóstico inicial y tratamiento unidos consiguen que el cáncer de mama sea curable. A lo largo de muchos años de experiencia, sobre todo én este último decenio, se ha podido comprobar que con todas las armas terapéuticas a nuestra mano y combinadas entre sí, es posible lograr la curación del cáncer de mama y su correcto resultado estético. Hablamos del tratamiento conservador y de la reconstrucción. El tratamiento conservador exige unas condiciones muy precisas, como son: tumor de pequeño diámetro, axila clínicamente negativa, localización del proceso (situado a más de dos. centímetros de la unidad aerólapezón) mama de tamaño medio (contraindicado en mamas hipoplásticas) ausencia de actividad termográfica y ausencia de hallazgos glandulares de alto riesgo (mastopatía fibroquística florida asociada) Estas situaciones son muy estrictas, tanto que podríamos citar el caso actual de Nancy Reagan, que, posiblemente, por hipoplasia glandular o displasia fibroquística asociada, ha sido sometida a un tratamiento ablativo amplio (mastectomía) para tener mayor seguridad de curación. La técnica conservadora combina la cirugía, en forma de tumorectomía (extirpación del tumor, con un margen amplio de seguridad y vaciamiento axilar, con la radioterapia, mediante irradiación del volumen mamario (para evitar recidivas y eliminar otros posibles focos tumorales, ya que, a veces, los cánceres son multicéntricos) e incluso la quimioterapia asociada a hormonoterapia en algunos casos. Estas pacientes sometidas a esta pauta de tratamieto exigen otro tercer pilar, que es el seguimiento, llevado a cabo de nuevo en la unidad de patología mamaria que le diagnosticó el cáncer inicial. A. TEJERINA Aparato digestivo: diagnóstico y aciertos Los datos están ahí y, curiosamente, esta vez son oficiales. Los españoles nos gastamos cerca de diecisiete mil millones de pesetas en automedicación. Muchos de estos productos, en principio, fueron recetados por especialistas pero, con el tiempo, se guardaron y, como en el caso de las molestias de estómago, se vuelven a utilizar sin efectuar ningún tipo de consulta. Un estudio sobre afecciones digestivas, publicado en la revista Consulta en base a un muestreo realizado por Sigma- Dos, evidencia que la úlcera duodenal, la úlcera gástrica y la gastritis son las afecciones más comunes del aparato digestivo que padecemos los españoles. Los doctores Ruiz de León, García Alvarez, Pérez Mota, Díaz Rubio, Martín y Beltrán Pons, esbozan en esta publicación, dentro de la sección Barómetro médico la dinámica de comportamientos del paciente digestivo. Un hecho comprobado es que la mujer tiene una presencia muy fuerte en las consultas de digestólogos, para recabar diagnóstico y tratamiento de procesos gastroduodenales. Sobre esta cuestión, el doctor García Alvarez no duda en achacarlo al nuevo papel de la mujer en la sociedad urbana. Por sexo y por edades, se observa que la úlcera duodenal y la úlcera gástrica afectan en mayor medida a hombres y a personas con edades comprendidas entre veintiséis y cuarenta años, mientras que la gastritis afecta a mujeres y a menores de veinticinco años. En esa encuesta fgura también el dato de que la sangre en las heces se cita como síntoma sólo en casos de pacientes con úlcera gástrica y con afecciones intestinales, al igual que la indigestión, que es citada únicamente por los aquejados de úlcera gástrica, y los gases que lo son exclusivamente por aquellas personas que sufren otras alteraciones gástricas. Así, el síntoma fundamental en los aquejados de úlcera duodenal fueron los vómitos; en los que padecen úlcera gástrica, los dolores, al igual que en aquellos con gastritis, Estos especialistas subrayan que, en la práctica diaria, se comprueba que mediante una buena historia clínica así como la radiología con contraste y, por supuesto, si está indicada la endoscopia u otras exploraciones complementarias, se llega con bastante prontitud a un diagnóstico exacto. Casi el 63 por 100 de los pacientes entrevistados consideran que el diagnóstico fue establecido- rápidamente. De cualquier forma y aunque los sociólogos hablen de aciertos, al igual que los pacientes, lo cierto es que se trata de un proceso del conocimiento por el que desde la experiencia clínica personal y él estudio se llegan a conclusiones diagnósticas que coinciden, lógicamente, con la patología de los enfermos. J. M. FERNANDEZ- RUA LA SOCIEDAD ESTATAL DE GESTIÓN PARA LA REHABILITACIÓN Y CONSTRUCCIÓN DE VIVIENDAS, S. G. V. CONVOCA CONCURSO DE UBRE CONCURRENCIA PARA LA REPARACIÓN DE FACHADAS. 820 VIVIENDAS. EN SANTA ANA. FUENCARRAL, CON SISTEMA DE VENTISOL- GALVA O SIMILAR La solicitud de homologación para este concurso deberá presentarse en nuestras oficinas de Casado del Alisal, 5, antes del día 10 de noviembre de 1987 Este anuncio será por cuenta de las empresas adjudicatarias