Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Centrifugado: última revolución en lentes de contacto blandas Madrid. S. C La búsqueda de una mejor visión ha llevado hasta el desarrollo de una lente única: la lente de contacto blanda. Con un peso inferior a una lágrima del ojo humano, esta lente puede diseñarse con una variedad casi infinita de formas y capacidades. Hace ya diecisiete años que los americanos consiguieron la primera lente de estas características, tras cinco años de iniciar y someter a toda clase de pruebas una nueva tecnología para centrifugar las lentes, en lugar de cortarlas en el torno tradicional. La historia de la lente centrifugada comienza con la pureza del material. Una serie de monómeros especiales- dice un portavoz de B a u s c h- L o m b- que eventualmente serán los que formen la lente sobre el ojo del paciente, son procesados hasta dar polímeros del más alto grado de pureza. Existen 25 pasos individuales que confirman la pureza de los componentes de la mezcla de monórríeros. La composición de la mezcla se verifica por medio de técnicas como la cromatografía de gases y la espectrometría de infrarrojos. El exterior de la máquina centrifugadora tiene un aspecto corriente. Sin embargo, en su interior contiene un diminuto molde en el que se mezclan los monómeros. Este molde se hace girar a una determinada velocidad, programada por ordenador. Un instrumento calibrado en millonésimas de litro inyecta la cantidad exacta de la mezcla de monómeros en el molde, mientras éste gira, y la mezcla reacciona a la fuerza dinámica de fluidos. Después del exacto proceso de acabado que asegura la uniformidad de los bordes tiene lugar la hidratación. La lente absorbe agua en la cantidad precisa. A medida que lo hace se vá desprendiendo del molde y adquiere forma y tamaño. Entonces se procede a limpiarla. Más tarde es sumergida por un período mínimo de 22 horas en agua destilada para eliminar cualquier elemento químico que no hubiera reaccionado. Finalmente, y antes de ser esterilizadas y selladas en frascos protectores, un equipo de control de calidad vuelve a comprobar la potencia óptica y características dimensionales de las lentes centrifugadas. El mayor telescopio del mundo, de ocho metros de diámetro, se instalará en Canarias Ha comenzado a funcionar su prototipo, el William Herschel Madrid. Javier Badía Antes de ocho años España contará en la isia de La Palma (Canarias) con el mayor telescopio del mundo, dotado con un espejo de ocho metros de diámetro. Hace dos meses se ha puesto en funcionamiento en el Observatorio del Roque de los Muchachos el William Herschel, de 4,2 metros, prototipo del futuro telescopio. Engineering Research Council (SERC) -equivalente en Gran Bretaña a nuestro Consejo Superior de Investigaciones Científicas- y es operado por el Royal Greenwich Observatory (RGO) que ha diseñado y construido el telescopio. El William Hersche! que lleva el nombre del astrónomo británico que descubrió el planeta Urano y comenzó la ciencia de la cosmología observacional, permitirá obtener imágenes en la frontera del Universo visible, a quince mil millones de años- luz. Sabemos que va a haber un límite más allá del cual los teles copios no nos van a seguir informando, el de la oscuridad total, antes del instante de la gran explosión cuando el Universo era un plasma caliente señala el astrofísico español Antonio Mampaso. A partir de ahí, sólo quedan los radiotelescopios. Mediante exposiciones óptimas de seis horas, el espejo, de forma parabólica, construido en material vrtrocerámico y recubierto de una capa de aluminio, de cerca de dieciséis toneladas y media, permitirá observar los objetos luminosos más débiles, como los quásares. Y será precisamente en esa línea, en la de los objetos débiles más lejanos, en la que los astrofísicos trabajarán más tiempo con el William Herscheli. Cerca del setenta por ciento de los programas de investigación para este año son para el estudio de estos objetos, que incluyen agujeros negros o cúmulos de galaxias. Con el William Herschel, afirma Antonio Mampaso, comienza una nueva época de exploraciones Son doscientas diez toneladas montadas sobre dos soportes altazimutales, que recuerdan los de los cañones (el movimiento de altitud del telescopio corresponde a la elevación, y el de azimut a la orientación en torno al horizonte) Algunas características de precisión y sensibilidad de este impresionante instrumento las da Brian Mack, el ingeniero diseñador del William Herschel. Por ejemplo, un niño de cinco años podría mover las doscientas diez toneladas del telescopio. La potencia requerida para girar el William Herschel es menor de cien watios, equivalente a dos bombillas eléctricas. FOCO PRIMARIO k) 1 ANILLO SUPERIOR GIRATORIO I TUBO D 92 TONELADAS ESTRUCTURA DE MONTURA 118 TM SOPORTE HIDROSTATICO: A unos trescientos kilómetros de las costas de África y a 2.400 metros de altitud se encuentra el Observatorio del Roque de los Muchachos (ORM) ai borde de la Caldera de Taburiente, en la isla canaria de La Palma. El lugar que reúne las mejores condiciones en el hemisferio norte para el estudio del Cosmos y que depende del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) Allí se encuentra emplazado, junto a otros avanzados instrumentos para la observación del Universo, el William Herschel, que ya es el tercer telescopio óptico del mundo por su tamaño: 4,2 metros de diámetro en su espejo. Es propiedad del Science and Sanidad y los oncólogos preparan un plan contra el cáncer Madrid. S. C. El doctor Jesús Vicente, jefe del Servicio de Oncología de la Fundación Jiménez Díaz, clausurará hoy la IV Conferencia Europea de Oncología, que fue inaugurada el pasado domingo por Su Alteza Real la Infanta Doña Cristina. A lo largo de estos días, cuatro mil especialistas- d e los que setecientos, aproximadamente, son españoles- han analizado los últimos avances sobre el cáncer. El doctor Vicente, en la conferencia que dictará esta tarde, abogará por un plan nacional contra este mal que, de seguir con los planteamientos actuales en la lucha contra el cáncer, unos doce millones de españoles podrían contraer de aquí al año 2000. El doctor Vicente es uno de los oncólogos españoles que, a principios del pasado año, se plantearon elaborar un estudio en profundidad sobre las manifiestas deficiencias en la investigación, prevención y asistencia del cáncer en nuestro país. A esta primera iniciativa de los especialistas se sumó, mucho más tarde, cuando ya se habían elaborado una serie de borradores de trabajo, el Ministerio de Sanidad que dirige Julián García Vargas. Ahora, en el Ministerio se ha comprendido la importancia del proyecto y tanto los funcionarios como los médicos trabajan codo con codo