Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-Jl LUNES 2- 11- 87 ESPECTÁCULOS Crítica de teatro ABC 87 Flamenco Tres días de flamenco joven que le han puesto Candela al arte Madrid. Joaquín Albaicín Tercera y última jornada del ciclo flamenco organizado en Candela con la colaboración del Ayuntamiento de Madrid. Otra vez la sala llena- muy acertada la medida de prohibir fumar durante las actuaciones- y el público más variopinto aguardando, expectante, a los artistas. Si el Paquete que actuó con el grupo Ketama, tocó maravillosamente la guitarra y se reveló como un joven valor en alza, no se ha quedado atrás Pepe Carbonell Montoyita que, acompañado el cante de su hermano Antonio, demostró ser un estupendo guitarrista. Antonio Carbonell es un cantaor muy joven, que ha trabajado en tablaos desde niño (y se nota, pues conoce los cantes a la perfección) Y no sólo los cantes llamados chicos porque se dejó la piel en palos muy difíciles que no todos llegan a dominar. Cantó sin micrófono, lo que se agradece, porque, aunque pueda parecer una tontería, ganó en autenticidad lo que pudo perder en potencia de voz. Pero es que el flamenco es sentimiento y no altura; calidad, que no cantidad. Comenzaron la noche con unos fandangos, para continuar con taranto, enlazado al final con una cartagenera, en el que los dos intérpretes gustaron y se gustaron. Tanto esa pieza como la granaína que les siguió tuvieron sabor antiguo, e incluso Antonio Carbonell recuerda- esto es, claro, puramente objetivo- en su forma de estar en el escenario, a esos cantaores de otros tiempos, cuya imagen sólo conocemos a través de fotografías amarillentas. Desde el primer momento los dos se acoplaron a la perfección y dieron ejemplo del público de buen hacer en cuantos palos interpretaron. A petición del público continuaron su actuación con una soleá por bulerías que tuvo empaque. Para finalizar- como es habitual- con una bulería que fue un excelente cierre para la noche. Como con Ketama y con Jerónimo y Felipe Maya, nos supo a poco. Además de Felipe Maya, guitarrista ya consagrado, y Jerónimo, que, con sus diez años, ha sido una verdadera revelación, éstos son los artistas que han pasado por el escenario de Candela durante estos tres días: José Soto (buen compositor, siempre en busca de nuevas ideas) Juan José Suárez, el Paquete José Luis Carmona cantaor de buena clase) Antonio Canales (con buenas cualidades para el baile) Antonio Carbonell Montoyita (estupendo guitarrista también) Muy jóvenes, con un solo recurso: su arte. Por eso, su talento- que lo demostrarán- merece más atención por parte de las casas discográficas y los locales de conciertos. Candela está pensando en organizar actuaciones todos los fines de semana, pero no es suficiente. ¿Por qué los tablaos -Corral de la Morería, Café de Chinitas, Torres Bermejas, etcétera- se ven obligados a soportar impuestos tan elevados? ¿Por qué salas que ofrecen continuamente recitales de grupos de rock o de pop no abren sus puertas al arte flamenco? Se llevarían una sorpresa. Un Moliere muy antiguo y muy moderno en el Español Título: Los enredos de Scapin Autor: Moliere. Versión: Alonso de Santos. Dirección: Daniel Soulier. Escenografía: Javier Franch. Vestuario: D Odorico. Intérpretes: Enrique Menéndez, Carlos Hipólito, José Pedro Carrión, Sonia Grande, Margarita Calahorra, Rafael Díaz, Juan Gea, Nuria Gallardo y Ángel de Andrés. Cantaor: Vicente Soto. Teatro Español. Consumido prematura e injustamente su pri- Comedia del Arte Otros fragmentos, como mer estreno, Dios está lejos de Marcial el muy gracioso de Geronte, lamentándose Suárez, el Español confía el segundo a un de la galera turca que le cuesta los dineros, autor francés bastante conocido, Moliere y un son tomados de una pieza, Le pédant joué director también francés, menos conocido de Cyrano. Si un autor actual escribiera algo aquí, Daniel Soulier, a quien no sabríamos así, a base de remiendos ajenos y con una decir, pese a su apellido, lo de zapatero a historia tan infantil e increíble como carente sus zapatos porque se trata de un laico con- de interés, menuda la haría con nuestra crítivencido que no cree ni en Dios ni en el diaca. Pero es Moliere y el señor Soulier, que blo, lo que naturalmente le proporciona la su- sabe dónde le aprieta la horma de su zapato, ficiente respetabilidad para hacer con las pieo quizá de su apellido, ha hecho con esa lizas molierescas lo que le dé la licísima gana. gera y corta comedia lo que nuestro Marsillach hace sin empacho con las de Moreto o Eso es lo que hace con el montaje de Les Calderón de la Barca. Está en su derecho. fourberies de Scapin para nosotros Los enredos de Scapin piececilla menor traduci- Tristán Bernad comentaba el error de los molieristas al tomar en serio a Moliere y chistar da ágilmente a un fresco español muy coloquial e ingenioso por Alonso de Santos. A lo al espectador inocente que cometía el error de reirse. Cuando Harpagón- escribía Berque más se parece esta comedia, escrita nad- dice en una escena de El avaro: Topara hacer de relleno preparatorio de montaje dos me miran y se ríen no es verdad. Nadie de otra mayor, Psyché es a una pieza italiana del periodo de la Comedia del Arte se ríe en el patio de butacas Los más de los párrafos confiados a Scapin, Soulier quiere que todos se rían y organiza son simplemente lazzi a la italiana. El nom- una farsa disparatada italianizante, sin la mebre del protagonista está sacado de la comenor pretensión de realidad. Loufoque le lladia italiana Scappino Lo que no viene de man a eso los franceses. Trata sin respeto a ahí viene de Terencio, ahora actualizado por Moliere, y convierte al tramposo Scapin en un Carlos Ballesteros. Por ejemplo, la escena curioso autócrata. Lo que logra el director sexta del segundo acto, el alarde de Silvestre francés lo ha logrado mucho antes Narros. disfrazado de matón ante el asustado ArganHace que el espectador olvide al actor que to, que sale directamente del Formion teredice el texto y siga las gesticulaciones de ciano, si no es lo esencial del asunto que Scapin tratando de cazar a una mosca, juego desciende de Plauto. que honradamente- y no como otros- Soulier confiesa pertenecer a Copeau, lo que Moliere tenía a su alcance textos antiguos puede ser divertido, pero jamás es enteray copiaba que era un gusto. El personaje mente humano. principal, picaro, furbo bribón y tramposo, Scapin, corresponde muy parecidamente a De cualquier forma, la dirección de actores Mascarilla, uno de los prototipos fijos de la resulta espléndida. Carrión, probablemente la mejor voz de nuestro teatro actual, es un Scapin lleno de vida, un atleta de la interpretación, lleno de gracia, de movilidad, de tonos vocales y de expresión corporal. Una delicia ver a este gran actor. Junto a él, brilla la maestría de Ángel de Andrés, un Geronte tan lleno de comicidad ridicula como humanidad Primera calidad. verdadera, que probablemente ningún actor Ajardinados. de la Comedie Francaise podría hoy mejo Al lado de la playa. rar. Menéndez es un estupendo Silvestre y Hasta doce años para pagar. Le llevamos a verlos, gratuitamente, en fines üe semana. da un carácter muy de la Comedia del Arte a su Arganto, personaje muy a la vieja usanLlámenos: Madrid (91) 521 59 92 za y por eso muy moderno. Murcia (968) 57 51 58 y Bilbao (94) 416 00 83 PROMOCIONES EUROPA Sonia Grande, puesta en tontita mecánica Gran Via. 31- 5.3. MADRID y Cerbiceta en indiscreta aturdida, quedan excelentes al tiempo que Hipólito y Gea hacen dos galanes superferolíticos y también algo marionetas como pide el sentido general del montaje. Por último la escenografía de Javier Sx -Compramós contado Franch, es atrevida, un poco Moliere por caify V v OCUPADAS. 1 ACIAS y A jones que pone en abstracto los caracteres! K? y- V: OPYEXS locales y temporales de la pieza. 231 45 9 1 (De 4,3 b a 7 3O) Este Moliere muele un poco a la pieza, pero contribuye a la intencionada degradación de los clásicos por una forma irrisoria de SU LOCAL O VIVIENDA POR 13.996 PTAS. MES POR- MILLÓN contárnoslo. R. D. P. TELEF. 2 3 3 4- O O2 Lorenzo LÓPEZ SANCHO EN EL MAR MENOR