Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ABC OPINIÓN Ni guerra ni política ZIGZAG Más bibliotecas Logra, tal vez, arrancarle unos pedacitos de vida, alargarla, pero, a fin de cuentas, termina por descubrir que todo nuestro p r o g r e s o no ha conseguido avanzar un solo centímetro en la batalla final. Recuerdo siempre a q u e l l o que contaba André Malraux. Asistía el escritor francés a una asamblea de científicos soviéticos en la que se pintaba la maravilla del mundo que estamos construyendo y en el que, por fin, los hombres serían felices inundados de tanta perfección. Fue entonces cuando, en medio de aquei estallido de euforia, se levantó Malraux y preguntó candidamente: ¿Y si a la salida de esta conferencia un tranvía atrepella y mata a un niño? Se hizo un largo y dramático silencio. Y, al fin, alguien se atrevió a responder: En un sistema de transportes perfectamente socialista no habrá accidentes. Pero entonces el silencio se hizo aún más hondo, porque todos sabían que eso no era verdad, que, por mucho que mejoremos el mundo y sus sistemas, la muerte estará esperándonos a la salida de la calle. Por todo ello nada más conmovedor que esas filas de hombres y mujeres que hoy, cargados de flores, se encaminarán a los cementerios. Son el verdadero retrato de la Humanidad. Por eso es tan ingenuo que tratemos de enmascarar la muerte. ¿No sería mejor atreverse a miraría cara a cara? ¿No sacaríamos de su contemplación el más alto coraje para nuestras vidas? Me parece a mí que mejor que inventarnos un nuevo tabú sería reaccionar como Cristo: Sabiendo que llegaba la hora de pasar de este mundo al Padre, amó a los suyos hasta el fin. Es cierto: no hay más que una postura lógica ante la muerte: dedicarse a amar. Precisamente porque la vida es corta. J. L. MARTIN DESCALZO En el transcurso de este último trimestre está prevista la inauguración de seis nuevas bibliotecas de titularidad estatal (Lugo, Pontevedra, Oviedo, Azcona, Logroño y Albacete) La noticia debe ser destacada: la auténtica política cultural consiste en la creación de infraestructura, que es lo permanente. Los festivales, los acontecimientos fugaces, aunque espectaculares, son el humo que se lleva el viento, y de esto ha habido bastante en los últimos años. LUNES 2- 11- 87 EL N O me explico muy bien cómo es que este día, este 2 de noviembre, no ha sido aún borrado de nuestros calendarios. Cómo no se le ha superpuesto cualquier otra celebración: un segundo carnaval, una fiesta del otoño cualquier cosa valdría con tal de que ocultara con su careta sonriente el amargo rostro de las calaveras. Porque nada teme más el hombre contemporáneo que el que alguien o algo te recuerde la áspera negrura de la muerte. Ella- como comenta el sociólogo Geoffrey Gorer- se ha convertido para nosotros en el gran tabú un tabú que en nuestro tiempo ha sustituido al sexo. Si hace cincuenta años a los niños se les ocultaba todo lo referido a la vida sexual y, en cambio, asistían con normalidad a la despedida de los moribundos, se les llevaba a recibir el último beso del abuelito o de la tía; hoy, invertidos los papeles, pensamos que los pequeños deben conocerlo todo sobre el sexo, pero son alejados de la casa donde alguien muere, como si se tratase de un espectáculo lúbrico que pudiera dañar su delicada sensibilidad Sobre la muerte se ha tendido un velo de silencio y mentira. Sabemos que no podemos vencerla, pero luchamos desesperadamente para que, al menos, se la vea cuanto menos posible: esa es la razón por la que los moribundos son llevados a los hospitales para que reciban allí un final congelado y anónimo, por la que nos hemos inventado morideros para que el cadáver permanezca k menos posible dentro de nuestra casa, por la que maquillamos y ponemos guapos a los muertos para que parezcan lo menos muertos posible. ¡Ahí, y es de o mala educación hablar de este asunto en las reuniones sociales. Y no digamos nada en un periódico. Es dramática esta historia de la Humanidad con la muerte. La medicina ha emprendido una pelea que sabe perdida. ¿Marcha pacifista? La de ayer era una manifestación convocada por y para el pacifismo: gritos anti OTAN, contra las bases norteamericanas en España y cánticos diversos jalonaron la marcha por Madrid. Todo discurrió por unos cánones aceptables hasta que una amnesia crónica afectó a la mayoría de los manifestantes; fue entonces cuando el pacifismo se tornó en gritos a favor de ETA, las pintadas en los furgones policiales hablaban de ¡ETA, mátalos! y no de ¡Fuera la violencia! y la fiesta dio paso a las pedradas contra las Fuerzas del Orden y Droga y juventud la sede de AP en la calle GenoEl Consejo de la Juventud de va. Nueva y lamentable demosla Comunidad de Madrid no ha tración de que los verdaderos admitido la incorporación al mis- pacifistas no son nunca los asismo de la Asociación de Consu- tentes a estas concentraciones. midores de Derivados del Cannabís. Cierto es que el rechazo Sin sellos se produjo por tan sólo un voto Una lectora nos ha enviado de diferencia. Pero es de agrauna carta certificada desde Badecer que haya imperado en la dajoz. El importe del envío era mayoría de los componentes de este Consejo ia lógica de no dar de 57 pesetas, y para reunirlo un nuevo respaldo a una asocia- necesitó 25 sellos de una y cinco pesetas. Es un ejemplo más que ción de estas características. La justifica las quejas sobre el desajuventud madrileña ha demostrabastecimiento de Correos. Y el do así estar no sólo contra la origen de ellas se encuentra en droga, sino también contra los los problemas presupuestarios que hacen pública ostentación de este organismo y el hecho de de ser partidarios de ella. que Tabacalera tenga el monopolio de los timbres. La Mutualidad de Funcionarios de Correos Millones en Méstoíes prestaba el dinero para el pago por adelantado a Tabacalera y El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Móstoles, del cobraba por ello un 3 por 100 dé PSOE, y uno de los grupos de la interés. Pero desde que una ley prohibe esta forma de financiaoposición, el CDS, mantienen ción, las colas en Correos son una discrepancia en la deuda interminables, al igual que las municipal de ¡tres mil millones de pesetas! Ya se ha aprobado operaciones matemáticas para una comisión que investigue la conseguir el importe real. Si no deuda real. Pero el verdadero se soluciona pronto este problema de financiación, no sólo van problema es el denunciado por un concejal de IU: Carecemos a llegar las cartas con retraso a de datos. La oscuridad que su destino, sino que cuando se acompaña las cuentas de mu- agoten los nueve tipos de sellos en Correos prevalecerá ia total chos Ayuntamientos es el probleociosidad. ma y el escándalo. Tarifas de suscripción Mes Ptas. Trimestre Ptas. Semestre Ras. Anual Ptas. Madrid 2.325,6.480,12.460,23.870,