Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L A p c q u c r l d loc il ¡d; id úe C: istO ón de Sos. saujdji en el pÍTinct aragirncs. su cüiivirtió esíe verano en el f p i ccnlm nintioíijl del p- i cdL- lnufio- ilh f l primer cncuentro de e Ia especialidad. Los ¿líicionadns a e ic ócportc- íuhen psMi J pasii husia e m p i n a d a s nuscündo bruscos cortes del lerrcno, infldO su pürapcnle corriendo f r c n l c al viento y se lan n 1 ido E: n ujus iKúsinnci n ituinienu metrtJ de dcv censí en oims md melros o incluso m; is. A uol os locos con sus locos cacharros- -enseñaron a lodo el muniíü que qmso vcrJos que volar en un parapcnlc Ci vina e x p e r i e n d j ítiscmantc. U n conracro puro n l r e t- l homhre, el aire y el riesgo, modiiinrio enue los íTCS el parapcnic o p. iracaída como le quiera Ikiinar- Hlí. lKH pcsítas que puede i. sT ¡ii uno de secuiitla mumi íj. nmmal ks pajiar un v IMI. IK j tener un buen pai. icaida. t. eso L de f j h í u j c m n rnnce j. puts en España lotlavi. i y. -c lán probando los primeros prololipos. l- i diferenciáis cun nueslToi vecinos rak s no las marca la lécnica de rahricacuiíi de un paracaidíis, sino 1 f u v r i i que (lenen ocho mil practicanies frente a unt) s cien en nue iro país, l. n el resro Ltel ylobi t- l parapenle lamb u n es un depjine e pansiiSn. pues se pracliea i- n Sui a, que junio a Irancia ts la iiüMma potencia, Alemania, Ausiria. Inglíiterrii. Estados Uníd y en algunos p a i s del E lu. eomo Yugoslavia. Inlciando el vuelo frente al vienlo lu. En tiufSiTO paii e empegó a praclÍL ar medin año más larde, cuando kv, hprm. mL s Gerardo y Javitr Bielsa, de Caslejón de Sos, leali TFon un c u r s i l l o para aprender a volar cu lo Alpes sui o ÍJi pariiculandad que dislinjjuc al parapenre del ic to de modalidades de vuelo l i b r e es (preciable 3 imple visia: el ala dclian por efempío, nene una csIructura semi rígida: el vuelo sin motor se basa en una estruciura lotalmenfe rijíida, pero el paracíiida? cm pie ¡I do en esia moda lij a d es flexible, ya que csT- i formado lan sólu por lela que avudada por ei aire que entra por lo cajones loma forma de paracüídas. Sin dificultad A pesar de lo espectacular que rkisulta el par penrc y lii jrrios- ijdu üue parece ej. sus practicantes dieen que víin hacer nada, sin maneiar rada, una vcT se ha despegado el paracntdas vueh peíleclamenle, le permite incluso soltar las manos para hacer fotojirafia Los principiantes conIratiamerile a lo que se piense, a l despegar del suelo sjenten unu sensaeum de alivo- s e g ú n dice Javier B i e l s a- pues mientras eslds corriendo pi r a lade: ¡i La historia Líís primeros pasos de este deporte Nc dieron en rrancin de la mario d t los humbres del Cuerpo de Parata id islas, que lo utilizan desde hace t. vcho ¡iño como forma de enlienjniiet To p ira alerniajes de prteisión. Desde I9 K 5 el paiapenTe ha ampliado su reslringido grupi) de praciicantes al incluir a los afidonados a la montaña que s i íJ del placer de! vue- Por 70.000 pesetas t i coslc del matenal íe reduce casi e. iclusivameníe al precio del paracaidas, que varia di sde las 250 JIUÜ pcscias los p r o i o n p o s más recientes, hasta tas Vlf. lXfll u PARA YPOñ Hasta un 20 c Para tu seguridad, el G Y porque tu seguridad merec El Grupo Vitalicio fe proporck Terilo por seguro.