Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. Í 92 SUCESOS -DOMINGO 1- 11- 87 Convocada una manifestación en protesta por el crimen de la niña de Granada Existen fundadas esperanzas de que Aixa no fuese violada Granada. Inmaculada Vilardebó No hay aún declaraciones oficiales sobre la muerte de la pequeña de nueve años Aixa Sánchez Hita, cuyo cadáver fue locaíizado al atardecer del viernes en los bosques de La Alhambra. La Policía trabaja denodadamente en el caso, que ha calado hasta tal punto en la opinión pública granadina que ya se ha convocado para el próximo lunes una multitudinaria manifestación de padres de alumnos por las calles más céntricas de la ciudad A las tres de la tarde de ayer, el forense del Juzgado de Instrucción número 3 de Granada concluyó la autopsia sobre el cadáver de la pequeña. Al parecer, existen fundadas esperanzas de que la niña no fuese violada, aunque, desgraciadamente, parece que sí fue víctima de diversos tocamientos. También parece confirmarse que murió axfisiada al haberle sido introducido en la boca algún objeto o prenda. No hay pistas firmes sobre el asesino aseguraron a ABC fuentes policiales. Se sabe, pese a todo, que los investigadores trabajan fundamentalmente en dos direcciones: en la búsqueda de alguna persona relativamente conocida de la niña que pudiera inspirarle confianza hasta el punto de que ésta le acompañara durante una hora- d e siete a ocho de la tarde- por el centro de la ciudad; y en la identificación de un hombre de mediana edad, con barba, a quien otras niñas del barrio en el que Aixa vivía le habían acusado, en ocasiones anteriores, de intentos de abusos deshonestos. Las mismas fuentes policiales, sin embargo, aseguran que no se podrá trabajar con firmeza en el caso hasta que no se conozca el resultado de la autopsia. El fin de semana suponía una preocupación para la propia Policía, ya que podría retrasar unas investigaciones acometidas con un singular empeño, dado lo horrendo del crimen. El funeral de la pequeña Aixa, sobre el gran patio del colegio de la Presentación, con asistencia de más de 3.000 personas, constituyó no sólo un testimonio de la repulsa poi la muerte de un inocente, sino también todo un refrendo de rechazo a la inseguridad ciudadana. Para los allí presentes, para los propios padres de Aixa, la muerte le había llegado a esa niña, como bien hubiera podido tocarle a cualquier otra. ¿Qué quiere que le diga? -declaraba a ABC la madre de Aixa, Carmen Hita Molero- Hoy, no; otro día ya le hablaré de la inseguridad... En un sentido análogo se expresó el padre, Antonio Sánchez Ferrer, incapaz de mostrar su indignación, porque aún no puedo creerlo Junto a los padres, cuatro hermanos mayores que Aixa: tres chicas y un varón, desconsolados. Lidia, de diecisiete años, la mayor, contaba la angustia que vivió la familia desde el momento en que comprobaron que la niña no había regresado en la tarde del jueves: Al llegar a casa vi la cartera de Aixa en el suelo y pregunté dónde estaba ella. Mi madre respondió que había salido por una cartulina. No nos extrañó que tardara un poco, porque solía ir a comprar chicles a la vuelta de la esquina. Después, mi madre salió al hipermercado y un rato más tarde un hermano dijo que Aixa se había ido con mamá de compras... Sólo cuando mi madre regresó comenzamos a preocuparnos y angustiarnos Mi madre- continuó la joven- rezaba. Llamamos a los hospitales y a la Policía. Una tía mía trabaja en la Jefatura Superior de Policía. Mis padres salieron a dar una vuelta por el barrio. Llamamos también a casa de una amiga suya, Astrid, con la que había salido del colegio. Ella nos dijo que la había acompañado hasta casa y no había vuelto a verla. También los tíos comenzaron a movilizarse. Según Eugenia Palacín, una prima de la pequeña, nos imaginamos cualquier cosa menos esto. Nosotros siempre hemos dicho que esto está lleno de droga y de litronas. La La Policía intenta identificar a u n hombre de mediana edad y con barba, sospechoso hija de una vecina, de siete años, sufrió un intento de violación en el mismo portal de esta casa hace tres años. Precisamente esta mañana, acompañada de su madre, ha ido á Comisaría a ver si reconocía a algunos de los fichados Para Eugenia, esta calle- l a de Pintor Velázquez, en pleno centro de la ciudad, una calle relativamente pequeña, con salida a la de Pedro Antonio de Alarcón- es la peor de toda Granada, porque está copada por la movida la que tiene más pubs más borrachos, más botellas, más drogados. Yo- asegura- he llegado al atardecer, de dar una vuelta, y me he encontrado el portal de al lado con machas de sangre quizá se dio un golpe algún borracho... La última persona que presumiblemente vio a Aixa con vida es María del Carmen Herrería, propietaria de una modesta papelería situada prácticamente a la espalda de la casa de los padres de la niña. La mujer, visiblemente nerviosa, afirma encontrarse horrorizada ¿Si la conocía? No por el nombre, pero solía venir a comprarme, tanto ella como las hermanas, que se le parecen mucho. Recuerdo que ese día entró cuando estaba ya anocheciendo; serían las siete. Me pidió una cartulina. Le pregunté si la quería grande o pequeña, y ella me respondió que se las mostrara porque era para hacer un trabajo sobre la familia donde tenía que pegar cinco fotos. Yo le di una cartulina celeste, pequeña, y juntas estuvimos con las manos viendo dónde iban a ir las fotografías. Le pareció bien, me pagó con 25 pesetas, yo le devolví dos duros y se fue A María del Carmen Herrería le han entrado los ladrones en varias ocasiones. Nunca me han hecho nada; pero en este barrio hay demasiada delincuencia suelta. En un sentido semejante se expresan otros comerciantes, desde el propietario de una pastelería próxima a la casa hasta el propio Antonio Calvo, el hombre que solía venderle las chucherías a la niña. Hay un ambiente pésimo, sobre todo al atardecer, y Aixa era tan extrovertida, tan amable, le gustaba tanto hacer favores, que pienso que algún desalmado la engañó. E 8 juego de Selle sus boletos antes del miércoles.