Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 A B C MADRID DOMINGO 1- 11- 87 Se piensa quehay negocio conel dolor ante el precio de entierros y sepulturas La escasez de espacio en los cementerios eleva los costos Madrid. Pedro Narváez Unas veinticinco mil personas mueren cada año en Madrid. Aunque muchas de ellas son incineradas, inhumadas en sepulturas temporales (que admiten varios usos) o son trasladadas a otras localidades, se calcula que, aproximadamente se celebran todos los años unos doce mil entierros en sepulturas nuevas que hacen crecer los cementerios hastas extremos increíbles. La escasez de sepulturas hace aumentar mucho su precio. Se ha llegado a un punto en que los madrileños se quejan, justa o injustamente, según los casos, de que se está haciendo un gran negocio con su dolor. Eso sí, la gran ciudad deshumaniza el trance doloroso y lo convierte en algo rápido y eficiente, que cada vez se asemeja más a un trámite que a otra cosa. Pero se trata de un trámite caro. No suele bajar de las cien mil pesetas. Los trámites se realizan con toda rapidez. Se acude a la funeraria con el certificado de defunción y allí lo arreglan todo aunque a los deudos del difunto les parezca excesivo el precio que se cobra por todo ello, su estado de ánimo les impide protestar. Más adelante llegan las quejas. Por otra parte, la deshumanización llega a extremos tan curiosos como la desaparición casi completa de las capillas ardientes en tos domicilios. O se celebran en las clínicas y sanatorios donde fallecen las personas o éstas son trasladadas a unas capillas que alquila la funeraria en su edificio central, junto a la M- 30 con lo que se evita todo el ambiente funarario en las casas particulares. La Empresa de Servicios Funerarios de Madrid posee velatorios ocupados casi al ciento por ciento, ya que tienen una capacidad que llega a la tercera parte de los setenta y cinco fallecidos cada día en la ciudad. De las vienticinco mil muertes que se producen aproximadamente cada año, casi seis mil cadáveres se trasladan a otras provincias, lo que supone más de un veinte por ciento del total. En los cementerios madrileños, el año pasado se inhumaron, concretamente, 20.753 personas de las que en unos siete mil casos tenían una sepultura familiar. Se concedieron 6.811 temporales y 2.649 perpetuas. Se vendieron también 828 nichos perpetuos y 3.443 temporales y se produjeron incineraciones en 2.544 casos. menterios, así como en las inmediaciones de éstos para organizar el estacionamiento de los Vehículos. También se prestará especial atención a las necrópolis de la Almudena y Carabanchel, donde, si es preciso, se incrementará la vigilancia en su interior. Otras dotaciones de la Policía Municipal reforzarán el servicio en las cabeceras de autobuses. La EMT reforzará todas las líneas de la red que sirven en su trazado cementerios municipales. En concreto, las líneas que se reforzarán serán las 28, 47, 48, 58, 73, 77, 106 y 110. Igualmente, el Consorcio Regional de Transportes tiene previsto poner en funcionamiento una línea especial de autobuses entre la Glorieta Elíptica y el Cementerio Sur. La tasa de conservación impuesta por la Funeraria ha indignado a la mayoría de los afectados y ha habido protestas pultura que consideraban pepetua no lo es, sino sólo una concesión por noventa y nueve años y que si no pagan esa tasa, los restos de sus familiares serán desalojados del lugar que ocupan para dejar paso a otros. Las protestas han sido numerosísimas y hasta se ha pedido la intervención del Defensor del Pueblo. Los partidos de la oposición Alianza Popular y CDS prometerion acabar con esa tasa si llegaban al poder en el Ayuntamiento. La realidad es que, aunque el poder lo sigue ostentando el PSOE, estos dos partidos tienen mayoría en el Pleno. A pesar de ello la tasa de los muertos, como se la conoce popularmente, sigue vigente. La festividad de Todos los Santos y el conflicto que mantienen funcionarios municipales de los cementerios son las causas de que no se realicen exhumaciones y traslados de sepulturas temporales hasta, al menos, dentro de una semana. El conflicto provocó recientemente las quejas de varias familias que habían sido citadas para hacerse cargo de los restos de sus parientes y que no fueron atendidas por los funcionarios debido a la dilación de su trabajo. Como medida de presión, estos empleados realizaron con lentitud sus labores, llegando incluso a dejar las sepulturas abiertas cuando llegaba la hora del desayuno. Dada esta situación, y tras las reiteradas muestras de indignación de los familiares, se acordó citar cada día a un menor número de personas para, finalmente, suspender totalmente este servicio. Se trata de una auténtica huelga de celo, aunque ellos no to denominen así dice Miguel Martínez López, encargado de los cementerios de la zona Oeste. El problema- continúa- es que no quieren que prosigan las transferencias del Ayuntamiento. Actualmente están en esta situación más de doscientas personas. Estas responden que trabajan al ritmo normal de un funcionario. Recientemente se han celebrado reuniones con el concejal Leandro Crespo y con el presidente de la Junta de Carabanchel, Joaquín García Pontes, en las que se ha acordado la creación de una comisión que determine el volumen de trabajo a realizar. Los roces empezaron- agrega Miguel Martínez López- porque, en un principio, trabajaban a destajo y luego se marchaban. Más tarde se impuso un horario fijo, de ocho de la mañana a tres de la tarde, hecho éste no celebrado por los funcionarios. Es esta una consecuencia de las nuevas normas que quiere imponer la Empresa Mixta de Servicios Funeraros a los que hasta ahora eran funcionarios municipales. Discutida tasa Pero ha habido un hecho nuevo que ha soliviantado a la mayoría de los madrileños que tienen a sus deudos enterrados en los cementerios municipales. Estos han dejado de depender del Ayuntamiento y de constituir un servicio municipal. Como se ha hecho con las Instalaciones Deportivas (convertidas en el polémico Instituto Municipal del Deporte) y otros servicios municipales, han pasado a depender de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios. Los madrileños se han enterado de este traspaso de funciones por una nota en la que se les dice que han de pagar una tasa anual por la conservación del cementerio donde tienen a sus seres queridos, que la se- ¿HA ENCONTRADO SU OFICINA CON TODOS LOS SERVICIOS? Despachos y salas de juntas lujosamente amueblados. Télex, telefax, computadores. Recepcionistas, secretarias multilingües. Mensajeros, para privado, etc. Sin que le signifique inversión ni pérdida de tiempo al mínimo costo y situada en el más alto stánding empresarial de Madrid Atascos de tráfico Por otra parte, la visita anual a los cementerios para honrar las tumbas de los seres queridos se convierte, en la gran ciudad, en un problema de tráfico, en un atasco más. Así, desde el viernes y hasta hoy, la Policía Municipal ha puesto en marcha un dispositivo especial con el. fin de asegurar el normal desarrollo de la festividad de Todos los Santos y evitar, en lo posible, las aglomeraciones y atascos circulatorios producidos por la afluencia masiva de los ciudadanos a las necrópolis. Las medidas han ido encaminadas a la regulación de los vehículos cuyos ocupantes se dirijan a los cementerios y sacramentales de la capital. El servicio habitual será reforzado por un buen número de agentes en los itinerarios a seguir para el desplazamiento a ce- Auditoría La situación ha llegado a tal punto que los partidos de la oposición parece que piensan seriamente, no sólo en pedir que se anule la tasa de cementerios o impuesto sobre los muertos que se intenta cobrar a los madrileños, sino que se proyecta pedir una auditoría de gestión sobre el funcionamiento de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios para ver cual es el volumen de sus ingresos, gastos y cual es su situación exacta. JARI- IV Capitán Haya, 60, segunda planta Teféfono 571 38 04 A it i i, i i i; SU LOCAL O VIVIENDA POR 13.996 PTAS. MES POR MILLÓN R. D. P. TELEF. 2 3 3 4O O2 it i: II