Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 ABC OPINIÓN DOMINGO 1- 11- 87 Cosas que pasan Panorama ASTURIAS Y SUS PREMIOS LA MASCARADA A Coordinadora Estatal de Organizaciones Pacifistas (CEOP) que como su nombre indica es una de las organizaciones más violentas y menos pacifistas de España, ha convocado para hoy una manifestación en Madrid, qué seguramente acabará a tortas, en la que se va a exigir una cosa muy original. Que España se salga de la OTAN y que las bases americanas en nuestro territorio se desmantelen. El eslogan de la pancarta que encabezará la marcha es todo un prodigio de novedad e ingenio: Por la paz; OTAN no. Bases fuera. Se nota la mano de algún intelectual. La mascarada de hoy presenta una innovación de perfiles muy positivos. Se advierte que el espíritu de la Perestroika ha calado también en los pacifistas españoles. Al finalizar la marcha, es decir, un poco antes de que los pacifistas se líen a pedradas con los agentes del orden, un miembro de la Coordinadora del Bajo Duero leerá un comunicado de protesta. Menudo disgusto se va a llevar mi admirado Antonio Gala. Sustituyen su voz por la de un miembro de la Coordinadora del Bajo Duero. Lo que se pierde en belleza sonora se gana en pragmatismo efectivo. Así, ya podrán. Cinco trenes especiales y más de cien autobuses han traído hasta Madrid a esos diez m pacifistas que hoy recorren nuestras calles. Lo curioso del caso es que esos diez mil pacifistas viajan gratis. Debe ser la CEOP la encargada de pagar a la Renfe los cinco trenes especiales y a las empresas de autocares el alquiler de los cien autobuses. La CEOP, obviamente, es una organización poderosa a la que sobran los medios financieros. Lo que nadie sabe es de dónde vienen esos medios financieros que la dotan de tan sorprendente liquidez. A este paso, la CEOP- s i es que no terminan a tiros en- T RAS la solemne entrega de los premios Príncipe de Asturias 1987, que convirtieron a Oviedo durante una jornada en capital de la cultura, algunas personas se preguntan para qué ha servido ese acontecimiento y qué beneficio obtiene de él la comunidad anfitriona. La presencia de los Reyes y del heredero de la Corona, así como de otras relevantes figuras de las ciencias, las artes y la política, no tenían como finalidad halagar la vanidad de los asturianos que pudieron asistir a los actos, ni era fundamental el objetivo de animar durante algunas jornadas la actividad de restaurantes, establecimientos de ropa (especialmente femenina) hoteles, agencias de viajes, etc. Apagadas ya las lámparas del teatro Campoarnor y de regreso a sus lugares de origen los visitantes, uno siente que en Asturias algo ha quedado de esta celebración anual, y hasta considera que las hermosas palabras que dirigió Camilo José Cela al Príncipe Don Felipe permanecen en esta tierra del norte, plantadas para siempre como un árbol más del campo de San Francisco, que es el corazón vegetal de Oviedo. Y ha quedado también una llamada al progreso, un estímulo por lograr que la educación y la cultura lleguen a toda la sociedad, un poderoso ejemplo del camino vital de muchos galardonados (entre ellos, los directores de los periódicos colombianos El Espectador y El Tiempo y una voz, como la de Javier Pérez de Cuéllar, que clama, tantas veces en el desierto, en favor de la paz y de la concordia. Sería torpe negar que un acto de estas características en nada influye sobre la sociedad en que se celebra y que le da sentido. Én los estatutos de la Fundación Principado de Asturias se determina el objetivo de estrechar y robustecer los lazos entre el Príncipe y su Principado a través de la cultura en la comunidad iberoamericana de naciones. Después, esta meta se amplió, y dos de los galardones- e l de la Concordia y el de los Deportes- son de ámbito universal. La finalidad de vincular al heredero de la Corona de España al viejo Principado se está logrando. Y, a su paso, se ha oido hablar de Asturias en muchos países, a través de los medios de comunicación, de modo que ya no es este tierra, para algunos observadores, la patria exclusiva de una industrialización mal estructurada, con graves consecuencias humanas, económicas y ecológicas. Desde aquí, cada año, surge una voz, acogida con ecos generosos, en defensa de los valores más nobles de la Humanidad. F a u s t i n o F ALVAREZ L tre las distintas coordinadoras- puede aspirar a adquirir algún bien reprivatizado de la antigua Rumasa. Entre los manifestantes se espera con ansiedad la presencia de Marcelino Camacho. Saben muy bien los intrépidos y aguerridos pacifistas que una manifestación sin Marcelino Camacho es como un huevo sin sal, como un jardín sin flores o como Sergio sin Estíbaliz. El problema radica en lo mucho que se hace de rogar don Marcelino para asistir a manifestaciones. No obstante, los organizadores confían en el cumplimiento de su anhelo. Que Camacho sostenga una porción de la inteligentewirónica pancarta. Los pacifistas, para que no sean acusados de politizar la vibrante mascarada, sólo harán tremolar banderas republicanas, enseñas rojas y estandartes alusivos a Greenpeace Estos últimos se diferencian de las banderas republicanas en que son incluso más multicolores. Los organizadores esperan que al reclamo de las banderas republicanas acudan personalidades del pensamiento español como Fernando Savater, José María Calviño y Juan Diego que, excepcionalmente, no está rodando ninguna película subvencionada porque todo el dinero destinado a subvencionar películas se lo ha tragado La Rusa de Mario Camus y Juan Luis Cebrián. Varios hospitales de Madrid permanecen alerta para curar a los ciudadanos despistados que tropiecen con la manifestación pacifista. Pero insisto en la bella originalidad de la leyenda de la pancarta. Por la paz; OTAN no. Bases fuera. También insisto en que se nota la mano de algún intelectual. Alfonso USSIA Mirador FUTURISMO SOCIALISTA N septiembre, y organizado por la Fundación Sistema, se celebra en el Parador Nacional de Turismo Costa Blanca, de Jávea, el III Encuentro sobre el futuro del socialismo. Se espera la asistencia de unos cuarenta ideólogos y sociólogos nacionales, presididos por Alfonso Guerra, vicesecretario del PSOE. En agosto del último año, en el mismo parador, ya tuvo lugar el seminario del Grupo Sistema, donde disertó Alfonso Guerra sobre Horizontes del socialismo Como estos horizontes, transcurrido un año, aparecen negros, se ha cambiado la temática, orientándola hacia el socialismo y su futuro. Cuando se ha renunacfado al marxismo republicano del pasado y el Séneca lo calificara de temeridad. La encrucijada del socialismo consiste en qué su filosofía del Estado está pretérita, y no sabe cómo adaptarse a la actual coyuntura política de las Naciones civilizadas, que han dado las espaldas al socialismo. De ahí E CITY SERVICE ARREGLA PRENDAS DE VESTIR DE SEÑORAS Y CABALLEROS TELA- PIEL- ANTE Y NAPA Dr. Esquerdo, 47 Calle Delicias, 16 SOCLA José Abascal, 21 Colombia, 28 Teléf. 273 44 17 Teléf. 467 30 29 Teléf. 442 51 86 Teléf. 250 56 60 15 AÑOS DE EXPERIENCIA NOS AVALAN que busque acomodo en un futurible aleatorio. Parece que el mañana se orienta hacia una superposición de minorías, con abandono del dogmatismo, congénito a las mayorías absolutas. El socialismo español, solapadamente en crisis, quiere arañar ese futuro, para no perderse el convite del poder. Quizá Alfonso Guerra, perspicaz aprendiz, ha intuido la aparición de un libro del autor Tortosa titulado Para saber e! futuro porque ahora, sin duda alguna, está bajo la pesadilla del betseller en Estados Unidos The great depression 1990 de Ray Batra, que anuncia predicciones pesimistas, paralelas al crac del 29. El prejuicio del futurista reside en pensar que todo va a ir bien, sin importarle rectificar, porque se considera perfecto. El riesgo del III Encuentro socialista de Jávea es pensar que el futuro está ya en sus manos, donde piensa enseñorearse de sus ventajas. Ramón LLIDÓ