Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 31- 10- 87- SANIDAD -ABC, póg. 43 España tiene losmejores oftalmólogos, pero apenas invierte en investigación Tenemos que limitarnos a aplicar aquí los inventos del exterior Madrid. Rocío Castrillo España está a la altura de los países más avanzados en la aplicación de nuevas técnicas oftalmológicas. Trasplantes de córnea, corrección de miopías e implantación de cristalinos se practican con gran éxito. No obstante, nuestros oftalmólogos, considerados entre los mejores del mundo, encuentran serias trabas para realizar nuevos experimentos, porque el presupuesto para la investigación es ínfimo comparado con el de otras naciones No hay prenda como la vista dice un refrán popular. Este dicho se hace día a día más cierto, porque los requerimientos visuales de la sociedad actual son cada vez mayores. La falta de visión impide conducir, entorpece el estudio y la lectura, y el uso de gafas, sobre todo si se trata de cristales gruesos, queda fuera de los cánones estéticos. Las enfermedades oculares que sufren los españoles son más o menos equiparables a las que ocurren en los países occidentales. La vista es demasiado importante para que todos se preocupen, y en este sentido el español no es menos explica el profesor Alfredo Domínguez Collazo, catedrátido de Oftalmología de la Universidad Autónoma de Madrid, refiriéndose a nuestra salud visual. A juicio del doctor Antonio Pinero Carrión, catedrático de Oftalmología de la Facultad de Medicina de Sevilla y nuevo presidente de la Sociedad Española de Oftalmología, desde hace unos quince años existe en España una conciencia clara de que los ojos deben ser vistos por los oculistas. Nuestra salud visual es bastante buena, y las campañas de prevención del glaucoma, la miopía y la vista cansada están surtiendo efectos muy positivos añade. Las tres causas más comunes de ceguera en España son la diabetes, el glaucoma y las lesiones maculares (en la retina) según datos facilitados por Miguel Zato, catedrático de Oftalmología y profesor asociado del Instituto Castroviejo de la Universidad Complutense. Las campañas de prevención de ceguera que se llevan a cabo en las distintas Comunidades autónomas están dando resultados positivos entre la población en general- asegura- aunque, en mi opinión, el español no se preocupa mucho de su vista, pero eso es problema de carácter, como tampoco nos preocupamos de otras cosas importantes. diante una serie de injertos corneales que cambian la refracción sin perforar el ojo. Este método lo está desarrollando en Colombia desde los años cincuenta el oftalmólogo español Ignacio Barraquer, y tiene un gran futuro Toda operación, por muy sencilla que sea, tiene sus riesgos, que hay que advertir a los pacientes. Aunque estas cirugías son aceptables y con la práctica se irán haciendo cada vez más perfectas- indica el doctor Domínguez Collazo- yo en este momento sólo las recomiendo a las personas que tengan muchas dioptrías y no toleren las lentes de contacto. Pero todo es una cuestión de estética; Las nuevas técnicas para corregir la miopía ya se aplican en nuestras clínicas de la ceguera a muchas personas, encuentran grandes impedimentos a causa de la falta de donantes. En Madrid existen dos bancos de ojos, uno en la Universidad Autónoma y otro en la Complutense, fundados ambos por el doctor Castroviejo. Los familiares de los pacientes que mueren a diario en los hospitales nunca se plantean la posibilidad de donar los ojos. No hay concienciación del problema explica el doctor Miguel Zato, profesor asociado del Instituto Castroviejo. Los bancos de ojos, por su parte, realizan pocas campañas, porque el presupuesto con que cuentan es muy limitado. Cristalino artificial Otra de las intervenciones que realizan los oftalmólogos españoles con gran éxito es la implantación de una lente intraocular a los enfermos de cataratas, que les permite prescindir de la utilización de pesadas gafas. Todo consiste en poner un cristalino artificial dentro del ojo, cuya función es sustituir a las gafas, con una técnica que no presenta grandes complicaciones y tiene la ventaja de prevenir el desprendimiento de retina en un 50 por 100 de probabilidades indica el doctor Domínguez Collazo. Respecto al desprendimiento de retina, el doctor Domínguez Collazo fue el inventor, hace tres años, de una nueva técnica que permite operar al enfermo en el. propio consultorio, sin necesidad de acudir al quirófano. Este revolucionario descubrimiento consiste- explica su creador- en poner una pequeña cantidad de gas expansivo dentro del ojo y posicionar al enfermo para tapar la parte desprendida de la retina, haciendo que ésta vuelva a su lugar. Una vez repuesta la retina, se quema con láser o frío y se mantiene al enfermo durante cuatro o cinco días en la posición debida. De esta forma puede estar en su casa y recibir un tratamiento en régimen ambulatorio Aproximadamente el 95 por 100 de los operados de desprendimiento de retina se curan, según manifestaciones del doctor Domínguez Collazo. El problema es que sólo la mitad de ellos quedan con una buena visión, una cuarta parte conserva una visión pobre tras la intervención y la otra cuarta parte ven muy mal Los especialistas consultados para la realización de este reportaje coinciden en afirmar que la Oftalmología española se encuentra a la altura de la de los países más avanzados, y las técnicas destinadas a mejorar la visión que se están practicando en el mundo han llegado también a nuestras clínicas. El mayor problema está en el intento de nuevos adelantos, porque los presupuestos destinados a la investigación en España son ínfimos denuncia el doctor José Temprano. Las dificultades para poner en marcha los nuevos proyectos son muchas añade el doctor Domínguez Collazo. Los oftalmólogos españoles tienen que limitarse a aplicar los descubrimientos que se hacen fuera. Nos falta presupuesto para inventar concluye el doctor Miguel Zato. El desprendimiento de retina se opera ya sin necesidad de trasladar el paciente al quirófano La cirugía refractiva Las intervenciones más normales de lo que se ha dado en llamar cirugía refractiva o de las gafas son dos: queratotomía radial y epiqueratofaquia. La función de ambas no es, como muchos piensan, eliminar la miopía; lo que hacen es. evitar el uso de las gafas a las personas que no puedan, por algún motivo, utilizar lentes de contacto, pero nunca devuelven la visión perdida. La queratotomía radial consiste en practicar una serie de cortes en la periferia corneal que compensan un cierto número de dioptrías (cuatro en la mayoría de los casos) La epiqueratofaquia se recomienda a los pacientes con un número más elevado de dioptrías (puede llegar a corregir hasta 30) y se realiza- señala el doctor Antonio Pinero- me- si un miope con cuatro dioptrías decide operarse, está claro que es porque no puede usar lentillas y no quiere llevar gafas. Por su parte, el profesor José Luis Salmerón, director del Centro Oftalmológico de Técnica Avanzadas (COTA) de Barcelona, asegura que la queratotomía radial es una operación muy f á c i l con la que se están obteniendo excelentes resultados. De los casos practicados en nuestro centro a pacientes con cuatro dioptrías, un 84 por 100 han recuperado totalmente la agudeza visual. A nivel mundial ya se han sometido a esta operación más de un millón y medio de personas y los porcentajes de recuperación obtenidos son altísimos. Otros oftalmólogos no recomiendan estas operaciones bajo ningún concepto, como el doctor José Temprano Acedo, de la clínica Barraquer, de Barcelona. Ni el doctor Joaquín Barraquer ni ninguno de los oftalmólogos de esta clínica- afirma- recomendamos la práctica de la queratotomía radial, porque hay que actuar sobre una córnea sana que no debe alterarse; además, las incisiones dejan cicatrices que pueden provocar molestias a la luz y distorsionar la córnea. No merece la pena porque corrige muy pocas dioptrías y ahora, con los adelantos que hay, son muy raros los casos de personas que no puedan usar lentillas. Menos arriesgada y más útií es la epiqueratofaquia, que corrige un gran número de dioptrías y, aunque puedan producirse rechazos porque se trata de injertar una córnea ajena, es menos traumatizante ya que no toca la parte central de la propia córnea. Los trasplantes de córnea, que se practican con gran acierto en España y pueden salvar