Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 29- 10- 87 REPORTAJE A B C 77 Valle de autor del libro establecer que Yuya y el bíblico Yo- Seph eran la misma persona. Cuenta Ahmed Osman que una mañana de invierno en Londres, hace unos cuatro años, se despertó muy temprano y se fue a la cocina para prepararse una taza dé té. Se sentó después delante de la chimenea para releer la historia de José en el Antiguo Testamento. De repente se sintió atraído por un párrafo del Génesis en el que se alude al título de Padre de un faraón No podía explicar la razón de que lo hubiera leído tantas veces sin dar mayor importancia a esa mención. En cuanto pudo se fue a la Biblioteca de la Sociedad para la exploración de Egipto, y leyó ese texto en hebreo. Recoge el título de Padre de un faraón Otros libros de historiadores y eruditos de la Biblia lo mencionan. Según historiadores egipcios, Yuya no era solamente un servidor del Faraón que llegó de otro país. Fue el padre de una de las mujeres más relevantes de Egipto: Tiye, la esposa de un faraón, en contra de la costumbre real de casarse el heredero con una hermana para perpetuar el linaje. El autor del libro denuncia que la tumba de Yuya no ha sido analizada aún con la ayuda de los recursos técnicos modernos. Cree que encierra más pruebas para confirmar su teoría. Hay, sin embargo, factores que rechazan, al parecer, la tesis de la identidad a Egipto, donde se establecieron en Yuya José: los dioses egipcios la comarca de Goshen, en la parte Toth y Anubis montan la guardia en su sarcófago. No son las divinidaoriental del Delta. des de un patriarca de Israel. José sirvió, asimismo, al siguiente faraón, Amenotep III (1405- 1367) La teoría de Ahmed Osman es, quien se casó con la hija del Pa- en todo caso, fascinante. Ese rostro triarca. En contra del Consejo de que revela poder, confianza, profunlos Sacerdotes le otorgó el título de do don de la observación, puede Gran Esposa Real. ser la del último patriarca del Géne José murió en el reinado de sis. Miembro de una familia que reAmenotep III y fue enterrado en el cibía de Dios los consejos y las órValle de los Reyes. denes. Las dos fuentes básicas de Los cuatro faraones siguientes la historia de José son el Antiguo (Amenotep IV, Semenkare, Tutan- Testamento y el Corán. La tradición kamen y Aye) eran descendientes común de judíos, cristianos y mude José y, por lo tanto, con sangre sulmanes es que ambos textos responden a la palabra del Creador. La de Israel y Egipto. Los; israelitas fueron oprimidos gran consecuencia de las investigadurante el reinado de Horemeb ciones de Ahmed Osman es que (1335- 1308) el último de la dinastía ese rostro tan bien conservado se haya iluminado al recibir los desigXVIII. Moisés dirigió el éxodo durante el nios de Dios. reinado de Ramsés I, primer rey de La trascendental teoría publicada la XIX dinastía. ahora rectifica algunos extremos re En contra de los establecido por cogidos por la Biblia, pero no alteel Antiguo Testamento, Moisés no ran lo esencial del relato. El extranse llevó los restos de José a Cana. jero enterrado en el Valle de los Su cadáver siguió en el Valle de los Reyes es el patriarca de Israel. Reyes, donde fue descubierto el año 1905. Alfonso BARRA el pecho, como imponía el culto a Osiris. Esta renuncia a la tradición egipcia indica que Yuya no reconoció a los dioses de ese país. Dice el Antiguo Testamento que cuando José fue nombrado visir, el faraón le dio un anillo y una cadena de oro y le mandó que utilizara El segundo carro de los que poseía En el. sarcófago de Yuya fue encontrada una cadena de ese metal. El anillo pudo haber, sido robado por los ladrones que profanaron la tumba o por los mismos obreros que trabajaron en ella después de ser descubierta. Entre los títulos de Yuya está el de Portador del anillo del Rey del Bajo Egipto También en la tumba había tres carros. Fue el primer visir, ministro del Faraón, que ostenta el título de Lugarteniente de Su Majestad para los carros Los cronistas hebreos que relatan la vida de José aseguran que conocía la vida y las costumbres de los egipcios. Yuya, según las referencias bíblicas, era un hombre extraordinario que sin pertenecer a la clase rectora de Egipto fue ascendido a la principal dignidad del país. En la tumba hay constancia de las dificultades que tuvieron los escribas para transcribir el nombre en jeroglíficos, lo que permite pensar que era un extranjero. Todos esos antecedentes históricos permiten al Reyes Su cara es relativamente pequeña y elíptica El anatomista británico Elliot Smith, que examinó la momia de Yuya el año 1905, dedica parte de su informe a determinar el posible origen extranjero del personaje. Describe así el rostro de Yuya José: Su cara es relativamente pequeña y elíptica. La altura facial mide tan sólo 110 milímetros. La separación entre los dos arcos de los huesos tiene 125 milímetros. La nariz es prominente y aguileña. Los cartílagos laterales son anchos, probablemente más que en vida, porque las ventanas de la nariz quedaron dilatadas por la inserción de lino en la fosa nasal. Según el anatomista, el puente nasal adquiere una proyección de dos centímetros; tiene labios gruesos y la mandíbula es ligeramente cuadrada. Yuya, el patriarca José, no se afeitó en los dos o tres días anteriores al del fallecimiento. La parte sobre el labio superior, el mentón y la zona inferior del rostro se halla cubierta con una barba espesa. Los petos miden entre dos y tres milímetros La momia está muy bien conservada con las cejas y las pestañas, pero en contra del color canoso de la barba; son de un color castaño oscuro. Las orejas no están perforadas como ocurre en la mayoría de las momias reales del nuevo imperio. En cuanto al origen de Yuya, dice el anatomista: Hay muy pocos indicios para pronosticar el origen del personaje, su procedencia y afinidades. El cráneo es claramente ovoide, característica que no permite establecer que no haya sido un egipcio. Su perfil, sin embargo, era común entre los nacidos en ese país La frente es bastante estrecha y el cráneo, en su totalidad, está deprimido, pero el occipital es ligeramente prominente. Esa forma del rostro y de la nariz se encuentra más en Europa dice el anatomista. Admite que aunque la momia ofrezca un aspecto extranjero, no estaría justificado asegurar que no era de un egipcio. Y agrega Smith: Aunque admitamos, y yo no estoy dispuesto a reconocerlo, que el rostro y el cráneo corresponden a un tipo racial que no es propio de los egipcios, no cabe olvidar que durante los periodos históricos de Egipto las clases superiores se mezclaron con extranjeros de los países vecinos La tumba del patriarca hebreo y de su esposa Tuya fue descubierta en 1905, tres años después de conseguir Theodore M. Davis autorización para explorar la zona de Biban el- Moluk, el Valle de los Reyes, en la parte occidental de Tebas. Davis aportó el dinero, pero los trabajos fueron realizados por arqueólogos oficiales: Howard Cárter, James Quibell, Arthur Weigall y Edward Ayrton, todos británicos. Cuando fue descubierta la entrada de la tumba, los arqueólo. gos pidieron a un niño que pasara por la pequeña apertura. Salió con algunos objetos que encontró por el suelo. La apertura oficial de la tumba se celebró el 13 de febrero de 1905, con la presencia de los duques de Connaught. El marido era hermano del Rey de Inglaterra. La redacción del inventario de los objetos hallados en el lugar exigió tres semanas de trabajo. A pesar de las precauciones adoptadas, algunos de los obreros que empaquetaban los objetos consiguieron robar algunos, pero se cree que fueron recuperados más tarde tras abonar el precio marcado. La tumba de Yuya y Tuya era la más completa antes de encontrar la de Tutankamen. Pero desde que fue descubierta no se han realizado más investigaciones. La relación de título que ostentó Tuya es larga y apareció en la tumba: padre de Dios, dueño del caballo, portador del anillo del rey del Bajo Egipto, noble y conde heredero, favorito del buen Dios (el Faraón) y la boca del rey del Alto Egipto, único amigo, grande del amor, enriquecido por el rey del Bajo Egipto, el primero de los compañeros del Rey, y muchos más. Al contemplar sus facciones se puede apreciar que es el cuerpo del fundador de algún movimiento religioso. Su hijo y su nieto se encargaron de realizarlo. En una referencia de Weigall a Tuya, hija del patriarca, confirma que el faraón Amenotep III le concedió el gran honor de darle la categoría de gran esposa real. Su hijo Amenotep IV cerró los templos, destruyó las imágenes de los dioses y estableció una religión monoteísta con un dios semejante al de Israel. Un hecho histórico que confirma la tesis de Ahmed Osman: Yuya y el patriarca José son la misma persona. A. B. (tiempos de José