Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 ABC CULTURA Hoy, entrega de los Premios Príncipe de Asturias JUEVES 29- 10- 87 Hoy, como todos los años desde 1981, Oviedo se vestirá de gala para celebrar en el Teatro Campoamor el acto de entrega de los Premios Príncipe de Asturias. Sus Majestades los Reyes, a quienes acompañará su hijo el Príncipe Don Felipe, presidirán este acto en el que recibirán sus galardones Juan José Linz, Eduardo Chillida, Javier Pérez de Cuéllar, Villa El Salvador, Sebastián Coe, Camilo José Cela, los diarios El Espectador y El Tiempo de Bogotá, Jacinto Convit y Pedro Rudomín. Con este motivo, y para complementar la semblanza acerca de los premiados que ofrecemos en nuestras páginas de huecograbado, escriben acerca de los premios y de su significado para Asturias Pedro de Silva, Graciano García, Antonio Landeta y Antonio Masip. La visita anual del Príncipe STURIAS, la denominada turísticamente Paraíso natural por la concurrencia del mar, los valles y las montañas, vibrará nuevamente el jueves 29 de octubre con ocasión de la visita de Sus Majestades los Reyes de España acompañados del Príncipe Felipe, para efectuar la entrega de los Premios de la Fundación Principado de Asturias. Muchos asturianos recordarán aquel 18 de mayo de 1976 en el cual el pueblo de Asturias se congregó en Covadonga para recibir a los Reyes en dicho lugar, apoyando al presidente de la Diputación, don Juan Luis de la Vallina Velarde, que solicitaba de Sus Majestades la reinstauración del título de Príncipe de Asturias para el heredero de la Corona y manifestar este deseo tan enraizado en el ánimo del pueblo asturiano. Dicha petición se concretaba en lo siguiente: Que se continúe en la persona del heredero de la Corona, el Infante Don Felipe, el título de Príncipe de Asturias, enlazando así con la tradición multisecular que desde Enrique III, en 1388, se ha mantenido a lo largo de nuestra historia. El pueblo asturiano tiene presente que Príncipes de Asturias fueron todos los herederos dé las Coronas de Castilla y León y luego de España a partir de los Reyes Católicos, siendo conscientes del importante papel que representaron los miembros de la Junta General del Principado que durante muchos años acudían a Palacio con motivo del nacimiento del Príncipe, el ritual denominado de el reconocimiento donde se reconocía al heredero de la Corona, le entregaban la venera del Principado y le hacían ofrenda del tributo para mantillas y en este sentido se fueron sucediendo múltiples actos que han desarrollado en el pueblo asturiano el sentimiento de que el Príncipe de Asturias es su Príncipe. A la petición realizada por el presidente de la Diputación contestó Su Majestad diciendo: Con verdadera satisfacción recibo vuestra petición, pues las glorias y la lealtad del Principado no sólo merecen que nuestro hijo Felipe lleve este título, sino que hacen de él un auténtico honor que ostentará, no lo dudéis, con orgullo por vincularse de forma real y directa a todos los asturianos. Días después, se dictaba el real decreto, en Consejo de Ministros de 21 de enero de 1977, restaurando el título de Príncipe de Asturias para el Heredero de la Corona. Con posterioridad, la actual Constitución española, en su artículo 57, apartado 2, establece que el Príncipe heredero, desde su nacimiento o desde que se produzca el hecho que origine el llamamiento, tendrá la dignidad de Príncipe de Asturias y los demás títulos vinculados tradicionalmente al sucesor de la Corona de España A Durante los años que sucedieron a 1976 los Reyes de España visitaron Asturias en diferentes ocasiones, hasta el hecho eminente de 24 de septiembre de 1980, en que se produjo la visita de los Reyes y el Príncipe, para celebrar un hecho transcendental como fue la constitución de la Fundación del Principado de Asturias, bajo la presidencia de don Pedro Masaveu Petterson. A partir del año 1980, los asturianos esperamos con cariño y emoción la visita anual de nuestro Príncipe, trayéndonos a la memoria la comparecencia en el año 1981, cuando el Príncipe pronunciaba, en el teatro Compoamor de Oviedo, las primeras palabras en público dando las gracias a todos los que habéis acudido aquí para realzar esta ceremonia que contiene una gran esperanza de futuro y dice frases importantes para esta región, al manifestar Asturias querida, que llevo y llevaré siempre en lo más profundo de mi corazón o aquellas otras pronunciadas en su intervención de 1983, cuando al regreso de un viaje por las Américas y agradeciendo la hospitalidad del presidente de la República de Colombia, Belisario Betancur, Premio Príncipe de Asturias, dice os ladoy desde aquí, desde mi casa universal de Asturia, de donde salieron tantos hijos para fundirse en el afecto y en el trabajo con sus hermanos de la América española teniendo una clara referencia para aquellos asturianos que en su día emigraron de estas tierras y que están haciendo patria fuera de nuestras fronteras. O aquella otra comparecencia al haber alcanzado la mayoría de edad, el 5 de octubre de 1985, cuando recordando la gran catástrofe del terremoto de México hizo suyas las palabras del Rey España, está con vosotros El pueblo asturiano ha podido apreciar cómo, año tras año, el niño se convierte en hombre y basta el examen de las Memorias de la Fundación para poder apreciar con claridad la transformación que, desdé el punto de vista físico, intelectual y humano, está alcanzando nuestro futuro Rey. Para el pueblo de Asturias la constitución de la Fundación Principado de Asturias ha aportado un hecho de singular importancia para esta Comunidad, pues a lo largo de los años vamos observando ininterrumpidamente cómo esta Institución está alcanzando un rango de los más importantes entre los países occidentales. Consideramos que su intención de vincular el viejo título honorífico de! heredero de la Corona a la ambiciosa tarea de promover la investigación científica, la cooperación entre los países de habla española, las artes y las letras, se está consiguiendo, y así lo reconoció el Príncipe en la entrega de los Premios de 1985, en que define los objetivos deja Fundación como el empeño de tender la mano al que necesita ayuda; de unir razas y pueblos; de fomentar la comunicación entre los hombres; de vitalizar culturas y engrandecer los espacios comunes de la civilización, es también el servicio al que la Fundación está entregada Fines, todos ellos loables, para los que nació la Fundación y que día día se están desarrollando. Los diferentes premios de Investigación Científica y Técnica; Ciencias Sociales; Comunicación y Humanidades; Letras; artes; Cooperación Iberoamericana; Libertad (hoy Concordia) y Deporte, han hecho comparecer en Asturias a lo largo de estos años, como componentes del Jurado, a las personaliades más representativas en los campos enumerados, los cuales, obrando con exquisita independencia y seriedad, han galardonado a hombres tan importantes como Alberto Sois, María Zambrano, Jesús López Cobos, Miguel Delibes, Gonzalo Torrente Ballester, Julio Caro Baroja, Claudio Sánchez Albornoz (a título postumo) Mario Vargas Llosa, Luis Berlanga, Javier Pérez de Cuéllar, Eduardo Chillida, Camilo José Cela y otros políticos de la talla de José López Portillo, Belisario Betancur, Grupo Contadora o Raúl Alfonsín. Los asturianos nos sentimos orgullosos de poder contar anualmente con la presencia de nuestro Príncipe en esta región, para hacer entrega de los Premios de ¡a Fundación a esos hombres que en las diferentes ramas dedican su vida en beneficio y servicio de los demás, pues como dijo el Príncipe, sin hombres de ciencia, sin investigadores y profesores, sin artistas y poetas, sin personas de buena voluntad las sociedades se volverían ciegas y torpes y acabarían muriendo de ahí la importancia que Asturias concede a estos Premios, los que deseamos perduren muchos años. Antonio LANDETA ALVAREZ- VALOES Presidente de la Junta General del Principado de Asturias