Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-Premios Príncipe de Asturias- Hernando Santos, director de El Tiempo de Bogotá, que, junto con El Espectador han merecido este año ei premio de Comunicación y Humanidades. En el centro, el atleta Sebastián Coe, premio de Deportes. A la derecha, Villa el Salvador premio a la Concordia Sebastian Coe, el orgullo de un campeón Licenciado en Economía, Sociología e Historia por la Universidad de Leicester, este londinense de treinta y un años, Sebastian Coe, ganador de dos medallas olímpicas en 1.500 metros lisos, ha añadido a su historial, que incluye doce plusmarcas mundiales, el premio Príncipe de Asturias de los Deportes, que, como sucede con el de la Concordia y a diferencia de los otros, tiene ámbito universal, y no limitado a la comunidad iberoamericana de naciones. Dedicado a las pistas y a la vicepresidencia del Consejo de Deportes Británico, sir Sebastian Coe ha manifestado: Este premio es muy diferente a todos los otros que me han concedido porque, además de suponer un honor personal y un honor para mi país, representa un reconocimiento a una cor ibución que rebasa lo deportivo. Coe es, como él mismo reconoce, algo más que un atleta de élite: Al final de un día duro de estudios no hay nada más bonito que entrenar en la pista; siempre he pensado que no podía pasarme el día corriendo y entrenando, sin pensar en nada más; tenía que hacer algo más, porque no hubiera podido sobrevivir dedicado únicamente al deporte las veinticuatro horas del día. Coe forma parte de esa nueva saga de deportistas que, sin olvidar los entrenamientos, los esfuerzos y los sacrificios, están convencidos- de que su vida no se puede reducir al altius, citius, fortius Sin embargo, y a pesar de gozar hoy de los más altos no lores deJUEVES 29- 10- 87 Experto en política internacional y en la cooperación entre los Estados, considera fundamental que Pérez de Cuéllar: desde España, y también desde El Rey es un poco nuestro Portugal, se continúe trabajando Para nosotros, los hispanoame- en una dinámica iberoamericanisricanos, también es un poco nues- ta; hay que seguir manteniendo tro el Rey, no sólo porque es el una relación de vasos comunicanRey de España, sino por el interés tes entre la Península Ibérica y los que tiene por todo lo que viene de países iberoamericanos; esto es Hispanoamérica comentó el se- fundamental para todos cretario general de Naciones UniPérez de Cuéllar se muestra ordas, Javier Pérez de Cuéllar, a gulloso de sus antepasados espa Hoja de Lunes de Oviedo, tras ñoles: Todos mis familiares son conocer que le había sido concedi- madrileños, castellanos viejos. Y do el premio Príncipe de Asturias a su piso de Madrid piensa retirarde Cooperación Iberoamericana se varios meses al año cuando 1987. Este trabajador incansable abandone la Secretaría General de por la paz, nacido en Perú hace la ONU, cuando deje descansar su cincuenta y siete años, y diplomáti- corazón operado (intervención reaco desde hace treinta y tres, traba- lizada por el cardiólogo Valentín ja en el más importante foro mun- Fuster, catalán que ejerce en Nue- portivos y extradeportivos, la vida de Sebastian Coe no fue fácil. A los once años, y bajo la atenta mirada de su padre, Peter Coe, convertido en algo más que mi entrenador, porque es mi mejor amigo y el más grande cerebro del atletismo mundial Sebastian Coe inicia su carrera atlética, que le llevará, seis años después, a proclamarse campeón escolar de Inglaterra en la distancia de 3.000 metros. Con veintitrés años estableció ya sus tres primeros récords del mundo. En doce días pulverizó en Oslo las plusmarcas de la milla y de los 800 metros, y un mes después la de 1.500 metros lisos. Campeón olímpico de 1.500 en Moscú y Los Angeles y subcampeón en ambas Olimpiadas en 800 metros. Coe es defensor del olimpismo y de sus cualidades para hacer que la Humanidad establezca relaciones de pacífica competencia y de mutuo estímulo. dial para lograr la armonía entre los pueblos. El Jurado internacional que le otorgó el galardón reconoció la labor que viene realizando en. defensa de la paz, la seguridad internacional, los derechos humanos y la cooperación entre las naciones, muy especialmente las que integran la comunidad iberoamericana Pérez de Cuéllar, descendiente de madrileños, define a un secretario general de la ONU como un hombre del que se habla muchísimo, pero que muchas veces se siente muy solitario, sobre todo en el sentido de que está siempre ansioso de apoyo Por eso cuando a Pérez de Cuéllar le comunicaron, durante un viaje a Pekín, que le habían concedido el premio Príncipe de Asturias, comentó: Fue para mí una inyección de optimismo, una transfusión de sangre que, como española, es siempre bienvenida. va York) cuando se pueda olvidar de los conflictos, de su papel de mediador, y pueda volver a vivir como un simple ciudadano, lejos de la responsabilidad del organismo internacional del que ahora es secretario general. Cuando deje la ONU- -dice- quiero estar a caballo entre Perú y España, quiero estar en mi tierra, a la que sólo he podido ir dos veces en los últimos años, y en Madrid, que es la cuna de mis raíces. Javier Pérez de Cuéllar es un enamorado de su país, pero lleva con orgullo la herencia española. Con la misma admiración con que habla de España se refiere a Su Majestad el Rey, de quien ha dicho que encarna la democracia no sólo en España, sino también, diría yo, en Europa y en el mundo. El Rey puede ser la expresión activa de una democracia dinámica, vigilante Su interés por recoger en persona el galardón se hizo patente desde el momento en que le fue comunicada la concesión, porque nunca podría enviar a un emisario a recibir este premio de manos del heredero de la Corona de España, y en presencia de los Reyes Dos periódicos colombianos, contra la droga y el terrorismo El diario colombiano El Espectador titulaba el pasado 4 de abril a toda plana: Premio al coraje en defensa de la sociedad colombiana horas después de que el Jurado comunicara la concesión del premio Principe de Asturias de Comunicación y Humanidades a los diarios El Tiempo y El Espectador Ambos periódicos habían destacado en la defensa de la soA B C 21