Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC póg. 40- TRIBUNA ABIERTA MIÉRCOLES 28- 10- 87- con admiración y afecto aquel 23 de octubre de 1977 en que Josep Tarradellas cerraba sus casi cuarenta años de exilio y retornaba definitivamente a Barcelona para presidir la Generalitat y pronunciar su célebre Ja soc aquí El décimo aniversario es ocasión propicia para una reflexión sobre la personalidad de uno de los políticos más singulares de nuestro siglo XX. Tuve el honor de tratar intensamente a Tarradellas en el verano del 77, por encargo del Gobierno de actuar como negociador con él para el restablecimiento de la Generalitat. Cuatro largas sesiones, las. dos primeras en el hotel Crillon de París, la tercera en su casa de Saint Martin le Beau y la última y definitiva en Perpiñán, acompañado en ésta por los parlamentarios catalanes, jalonaron una negociación densa y fructífera y sellaron una amistad entrañable, que se ha mantenido viva a lo largo de estos diez años. Si hubiera de sintetizar en una frase la vida política del honorable Josep Tarradellas, la definiría como el sentido de la Historia Cuando, a finales de agosto del 77, tuvimos nuestro tercer encuentro a solas en su casa de las campiñas del Loira, allí en su despacho- lleno de libros y de recuerdos de su etapa como parlamentario y como gobernante durante la guerra civil- le hice una pregunta dramática: ¿Qué ha hecho usted durante cuarenta años, cada mañana, cada día, todas las semanas? Su respuesta fue muy sencil a: Pensar en Cataluña y en la Generalitat. Y estar atento a las noticias de Barcelona y- añadió con una sonrisa de complicidad- de Madrid. Tarradellas había estado durante la agitada década de los cuarenta- guerra mundial, huida del París ocupado por los nazis, viajes a Hispanoamérica- en los interminables cincuenta y sesenta y hasta mediados los seten- c ATALUÑA y toda España han evocado TARRADELLAS 0 EL SENTIDO DE LA HISTORIA Gobierno por razones de seguridad del Estado Tarradellas acudió a su saber históriPor Salvador SANCHEZ- TERAN co y me c o m e n t ó Esta es la consecuencia de octubre del 34 haciendo una ta, pendiente cada hora y cada día de su Cataluña y de Madrid- Carlos Sentís acaba de evidente referencia al error de la Generalitat publicar en ABC un precioso artículo sobre presidida por Companys de alzarse contra el El Madrid de Tarradellas Y ello, ciertaGobierno legal de la nación. mente, con muy pocos amigos y leales, pues Cuando hablábamos de temas parlamentaéstos sólo empezaron a incrementarse cuando se iniciaba el evidente declinar de la vida rios aludía- siempre con admiración- a las intervenciones de Ortega y Gasset, Besteiro, de Franco. Gil Robles, Azaña o Jiménez Asua. Y cuando Toda una vida fiel a una idea, convencido preparé con él su retorno- cerrado prácticade que la historia seis veces secular de la mente el acuerdo en Saint Martin le Beau- y Generalitat, que él encarnaba en el exilio, vol- le pregunté si deseaba estar ya en Barcelona vería a restablecerse en Barcelona- e n su para celebrar la Diada del 11 de septiembre, vida o tras su muerte- y que él era el depo- en cuyo caso el Gobierno debía acelerar los sitario de la esencia de Cataluña que debía trámites de aprobación del decreto- ley y de transmitir con fidelidad a sus sucesores. su nombramiento, me comentó que no, que tras cuarenta años de exilio no tenía prisa por La vida en el exilio es muy dura, sobre regresar. Hay que hacer las cosas de una todo para quien se ve forzado a él por razones políticas. Y cuarenta años es un período cierta manera- repetía con frecuencia- No quería volver precipitadamente. La Diada la de tiempo tan prolongado, que cualquiera de tenían que organizar los partidos. Su retorno nosotros sentiría escalofrío con sólo pensar en una obligada ausencia de nuestra patria era una cuestión institucional y había que prepararlo con tiempo, con sentido de la dispor cuatro décadas. tancia y de la historia. A Tarradellas le sostuvo su fe en Cataluña y en la Generalitat y su esperanza de que en La personalidad de Tarradellas no quedaría Madrid habría alguna vez comprensión hacia configurada sin una referencia- siquiera sea el hecho catalán Y esto ocurrió en la histó- breve- a su talante humano y a su estabilirica transición a la democracia de la mano dad psíquica- sin la cual es imposible sopordel Rey Juan Carlos y del presidente Suárez tar cuarenta años de exilio- fundamentada y con la decidida colaboración de un reducido en su fortaleza interior y en la solidez afectiva grupo de personas. que le daba su perfecta compenetración familiar. En varias ocasiones me dijo: Cuando El sentido de la historia y la experiencia- verdadero talismán de las grandes persona- trate con un político entérese usted de cómo es su vida familiar: lidades políticas- surgía a cada momento en la conversación con Tarradelias. Cuando Su alta consideración de la institución famihubo de aceptar el artículo más duro del liar, el sentido de la justicia, su apego a las decreto- ley que restablecía, con carácter proverdaderas tradiciones y su honestidad ecovisional, la Generalitat: Los órganos de gonómica constituyen lecciones permanentes de bierno de la Generalidad establecidos por Tarradellas para los políticos de hoy y del fueste decreto- ley podrán ser disueltos por el turo. más de 4.000 millones de pesetas, a pesar de que tal entrega bordea la legalidad vigente. Sindicato que ha esPor Luis Miguel JIMÉNEZ BENITO tado invitado tanto a sus Congresos Confepuestos para 1988 salvo que todo el resto de derados como a los de sus Federaciones Sectoriales a toda una cohorte de ministros y los parlamentarios vote en contra. Es imprescindible que la presión ugetista altos cargos. Parlamentarios sindicalistas consiga no un amento superior al 4 por 100 que nunca han llevado la contraria a ios altos sino fondos adicionales para los grupos o cargos en sus comparecencias en las Cortes y que han acudido solícitos a echarles un capuestos de trabajo más desfavorecidos Es conocida la capacidad del partido que pote cuando la oposición ha conseguido ponos gobierna para planificar y utilizar desca- nerles en un pequeño apuro. radamente todos los recursos propagandístiítem más, la UGT ha mostrado su disconcos en pro de la consecución de sus propios formidad con algunos aspectos de la ley de intereses. Y para conseguir este objetivo, los Representación Sindical de los funcionarios, delegados de UGT deben creer a pie juntillas pero esos mismos parlamentarios que ahora que lo que está haciendo a cada centro de anuncian su voto a conciencia evitaron votrabajo es defender los intereses de los em- tar en contra de la ley. pleados públicos. Lo que no explica hasta la Hay que mostrar una fachada de discrefecha el sindicato socialista es la actuación pancias en lo accesorio para mantener el de sus altos cargos en los actuales órganos acuerdo en lo fundamental, y lo fundamental de negociación estrictamente sindical. es mantener el poder. La auténtica actuación del sindicato sociaQue lo consiga o no, es tarea de los emlista sale así, aunque sea cara a la galería, pleados públicos que en las próximas elecciode su contexto sindical y salta al plano polítines sindicales puedan aceptar la puesta en co. Su verdadero ámbito de actuación. Sosescena, o enviar al autor tras los bastidores. tén del Gobierno fraternal, del que ha recibido STAMOS asistiendo este otoño a un nuevo acto de la ceremonia perfectamente orquestada del embaucamiento de los ciudadanos. Las diferencias entre UGT y el PSOE han llegado al punto de provocar que los parlamentarios socialistas- ugetistas planteen su negativa a votar a favor del proyecto de ley de Presupuestos para 1988 presentado por el Gobierno, y uno de les puntos de discreprancia son los sueldos de los funcionarios. Casualmente entre el 20 de noviembre y el 31 de diciembre se van a celebrar elecciones sindicales en la función pública. Los acólitos del señor Redondo han sido capaces de soportar durante cinco Presupuestos el deterioro regresivo (que no progresivo) de los salarios de los empleados públicos sin casi pestañear. Se ha tenido que convocar las elecciones sindicales para que se pase del comentario a la acción. Acción que, por otro lado, no supone nigún peligro para el Gobierno, puesto que matemáticamente el grupo socialista podrá sacar adelante el proyecto de ley de Presu-