Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 28- 10- 87- OPINION -ABC, pág. 19 SOSIEGO PARA LA BOLSA L EUROPA APLAZADA L Europa tenga una palabra que decir en el diálogo anudado sobre su cabeza. Gorbachov habla con Reagan del destino de Europa sobre un continente mudo. El Mercado Común nació en 1957, hace ya treinta años, es decir, el tiempo de una generación, pero mantiene sus esquemas prácticamente intactos. La aprobación del Acta Única cuenta con pueriles entusiasmos en todas las cancillerías europeas; ello, sin embargo, no impide que al día siguiente de su entrada en vigor, los países que más la han celebrado se acojan a las cláusulas de salvaguardia para no aplicarla. Y los españoles sabemos algo de esto. Por eso provoca una viva inquietud ver la inutilidad de los esfuerzos europeos para convertir la entidad cultural que representan nuestros países en algo más que una simple declaración retórica. Cuando hace falta una política de defensa común, se saluda como un gran triunfo el proyecto de creación de una brigada franco- alemana; pero en las primeras maniobras conjuntas esta fuerza demuestra carecer de la menor eficacia operativa. Ante el proyecto de una defensa común, los franceses esgrimen su eslogan de la Francia sola y sus átomos independientes, y los alemanes no se atreven a avanzar por el camino de una defensa occidental más i n t e g r a d a que la a c t u a l OTAN. Europa no puede seguir retrasando la hora de su unidad ni confiar su defensa eternamente a los Estados Unidos y. sus represalias atómicas y disuasorias; Ni el tiempo perdona a los perezosos, ni la, realidad del mundo parece acompasarse a tantos aplazamientos: La buena voluntad de los eurodiputados en sus itinerantes reuniones no puede rellenar el vacío de los Gobiernos; la economía mundial no tolera los pequeños egoísmos nacionales que impiden el alumbramiento de Europa; la defensa del continente no puede seguir confiada, por incapacidades nacionales de fácil remedio, a un país que no es europeo. Todo eso se ha dicho mil veces desde 1957, pero en 1987 Europa sigue donde estaba entonces, muy lejos de donde debería estar. i que señalar, igualmente, OS altos tipos de interés, A última crisis financieque las posibilidades de la las malas noticias en ra que ha azotado al Bolsa española son más fatorno a los precios, la falta mundo puede considerarse, vorables que las de otros de claridad en la política desde un punto de vista eumercados bursátiles. Si se económica a través del acropeo, como una señal de acierta a no propagar sobre tual documento presupuesalerta para asegurar, dentro la economía real el compás tario, o la indecisión del Gode los más breves plazos, crítico de las finanzas interbierno para acometer las reesa solidaridad continental nacionales, se conseguirá formas que la economía repetida hasta la saciedad que retornen los capitales, española necesita, son factoen los discursos de todos una vez que la agitación res insuficientes para explisus políticos, pero destinada- -que no puede ser muy larcar la caída de las Bolsas a tropezar cuando llega la g a- disminuya lo suficiennacionales: La causa de los hora de la realidad más vulte. De ahí la conveniencia de descensos hay que buscarla gar de fijar los precios cono dejar que el mercado se en el exterior. munitarios del trigo, la cehunda por motivos psicolóbada o la remolacha. De la misma forma que el gicos. Si fuera necesario hacontrachoque del petróleo, Y lo mismo sucede en el con la caída largo tiempo bría que acudir incluso a alcampo estratégico. Se salugún género de actuación, mantenida del precio de los dó en su día el entendimiencrudos, alentó en su reper- que debería incorporar acato entre Reagan y Gorbacusión condiciones internas so, además de medidas punchov, bajo el título de la opmuy positivas, el desplome tuales, una formulación adeción doble cero pero ahora cuada y global de política de la Bolsa de Nueva York, se comprueba que su cumeconómica. Lo que se juega con sus ecos y reflujos en plimiento depende de los las de Tokio y Londres, ha no es la suerte de los tiburobuenos o malos humores de venido a repercutir en las nes. ambos dirigentes, sin que Bolsas españolas, cuyas condiciones de estrechez han acentuado el efecto bajista, al igual que antes propiciaron el alcista. ÑO tras año, desde la instalación de la hegemonía sociaPero cierto es también que lista en las Cámaras legislativas, asistimos al deplorable la economía española, a cauacontecimiento de una gran frustración en el debate de los sa de sus desequilibrios Presupuestos. En la vida parlamentaria de toda democracia- déficit del sector público y de modelo occidental, la discusión de la ley presupuestaria no déficit de la balanza comerse limita a una mera confrontación de ideas o planteamientos cial- necesita de la llegada económicos, sino que también es un gran debate político sode capitales extranjeros bre las finalidades que se propone conseguir el Gobierno y sopara equilibrar su funcionabre los resultados de su gestión. Así ahora, en el debate de los miento. Estos capitales se Presupuestos para 1988, se han expresado, por la oposición, han precipitado con gran amplitud hacia España, fa- muy numerosas propuestas o enmiendas que permitirían, sin duda alguna, mejorarlos. Tanto las formuladas por Rovorecidos y favoreciendo el tipo de cambio de la peseta; drigo Rato como las elaboradas por José Ramón Lasuén, amy dirigiéndose, aquellos que bas avaladas por estudios económicos de serio fundamento. Sin embargo, estas valiosas aportaciones quedan anuladas, se mueven en el corto plazo, hacia los mercados de valo- arrolladas, por la prepotencia socialista. El PSOE se comporta, en la defensa de sus Presupuestos, como si estuviera decires. dido a prescindir de los principios y reglas parlamentarias Nuestra Bolsa, de manera de una democracia pluralista. Las enmiendas se escuchan muy parecida a la de Milán, pero no se consideran. Y diríase que el Parlamento, para el ha reaccionado con gran vi- socialismo español, no es más que la calzada sobre la que veza, lo mismo ahora en el efectúa un paseo militar en el que resultan aplastadas, a diaciclo bajista que antes en el rio, las propuestas, razonables o no, de los demás partidos. momento alcista. Las cotizaciones, que eran empujadas al alza por la euforia nacional y porque existía la onda Presidente- Editor de contrachoque petrolífero, GUILLERMO LUCA DE TENA se convirtieron además en Director vehículo para la entrada de LUIS MARÍA ANSON capitales. Se- ha tratado de Director de ABC de Sevilla Subdirectores un círculo virtuoso que Francisco Giménez- Alemán Darío Valcárcel, Joaquín Vila, José Jaha favorecido mucho la capiSubdirector: Antonio Burgos valoyes, Manuel Adrio, Joaquín Amado talización. Jefes do Redacción: J. A. Gundin (Continuidad) J. C. Azcue (E. Especiales) B. Berasátegui (ABC Literario) A Fernández (Economía) J. I. G. a Garzón (Cultura) A: A. González (Continuidad) R. GuCierto es también que retiérrez (Continuidad) L. Lz. Nicolás (Reportajes) C. Maribona (Continuidad) J. L, Martin Descalzo sulta imposible evitar que (Sociedad) J. Olmo (Edición) L. I. Parada (Suplementos Económicos) L. Prados de la Plaza (Continuidad) 6. Prat (Dominical) Santiago Casteio (Colaboraciones) J. M. Zuloaga (investigación) los ahorradores extranjeros, Secciones: J. Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rúa (Ciencia) A. Garrido y J. Espejo (Confección) J. C, Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J. Badia (Educación) E. R. Marchante (Esprecisados de situar fondos pectáculos) J Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M, Salvatierra en otras Bolsas para cubrir (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M. A. Martín (Sanidad) D. Martinez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Vebra (Vida Social) sus pérdidas, no acudan a las españolas para liquidar Director General d e Prensa Española, S. A. sus viejas posiciones, que J U A N MANUEL GONZALEZ- UBEDA les habían producido pinProducción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I, Laguna. P. Datos: V. Peña R. Extergües ganancias. Es ésta, nas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares. Publicidad: L Escolar. asimismo, la explicación de Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45, 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 por qué la Bolsa española ha reaccionado con viveza. Prensa Española, S. A. ABC