Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E ILA JEFE DE Lñ Sñ A -Ssírior, dt stíc l; i p c r s p t U i acluaJ de l Sl, ¿croo quo puede rener siunifícadi L- I míI en. no ¿ÍL los Capt to? -C r e o que es exi remad a monte i m p o n a n i o U Í Í p u e b k i qutipnoTa o rc: mL? u: a do su pai, ido es cdiTnT un h o m b r o que aud; i con los o os end: idi s i niro uii ciimp (lo miiiíis. L l m i l e i i i i r i o supone un reencuentro de los fratiCL sos con su l l i s i o n i Y L I conocimicnfi) do l: i Hisioria no sólo uyuda resolver los p r n hlomas del presento, sino que permito proyecinT luz sobre el r cntr y p r e p i i r j r til i u i u m ¡cho e ló. crniít. inte suhrii iT que lo mas impoTianio no es. en M- el milenario de m i f: imilia. L o esencial L- S recordar ¡i los franceses sus raices hísuinc a s Fuo l o q u o me p r o p u s e cuando derte M jefe del Estado sobre esto univi- rsano. N o me p a i c d a bien que esta fiosla de ámbito nacion; i tuera confiscada por los nuinarüuicos. El presidente MiTterrüntl lo comprend i ó p o r l o c E a m e n l e- Y es q u e mucnos hiLcían nmionzar nuesir; j Historia en la Revotueían. Es hora, pues, de recordar quo la unidad francesas Í ainsi; uioron ios Reyes y ei puebfo esiroohamenio unidos a través de ocho SÍEIOS. Después, los reaimene. s sucesivos cominuaron la libra bre de tradición y de miKlernidad, Per i no lenj o piuferoncias especiales. Cada Rcv do í- ranciii ha coniribuiJo ¡i j ohrü naí- iLuial con su perM- tnalidad v su t i l e r l o unos con mojor lortuna que uiros, naturatmenie. O u L- opina del Rey de t s- paña? -N o sólo veo con enorme saTísñicción como acierta a desen o l c r s e a servir a su pueblo, sino que sienlo un proiundo y aulóntico alecto hiiciii i v haeiá Mi píidres, los Condes do liarcelona. -T o d a s las Casas Reales tienen un; is normas dm- lslieas de otiligado cumplimiento para sus niiombro Su hi o pnmo; j: énilo. el principt: ü n r i q u e ha a niraido una unión pur; imenlo civil Lon una divorciada wn el preceptivo p e r m i v í de Vuestra A l teza sin haber vi? hio anulado canonicalmente su m a r r i m o n i o a i n la princesa Mana Teresa do W a r l e m l v i s L n consecuencia, es el j o v n iiruicipc Juan quien ha usumido la herencia de ía d i nasiía Iraiicesa el pasado e i n t i Mcie de eptionibrc en un a n o muJlJludiníino celebrado en el c islillo de A m b o i í e C i e n o Ese dj ¡i t i a i l e r i pubhcamcnto ol i l u k i de d u q u e do V e n d ó m e a tni nieto J u a n que repre cíilj la í t m t m u i d i d y la esperanza. Pero advierta que o ni he dosienjdo. ni he elei ido. ni he excluido a m sucesor. P s mi hi 0 Enrique q u i e n con Li l U l i t u d ha a b a n d o n a d o la Tradición de la Casa de Hrancis- T Í o n e hov espenm as polincas? -No v) l o m i os íeran a esta miacia. sino que la voo mucho más c e r c a n a a su reaJizacion Lpie en los primeros iempt s de ini- RtiMÓad p o l í t i c a La M o n: irqüia c- ahora mucho mefor uiihiLidhi mmiJiCndida trracia? i- t una m oslii! acion hislt ríca i m parcial V a la creciente curiosidad de los liance es f or su Hisloria. t s i o v convencido de Í UC. dosile lueeo, vo no seré ci LIMImo de los Capeto. 23 E Sobre eslas lineas, el conde óe Paos seníado a la derecha del presidente Mitterrand en el acio inaugural del Milenano celebrado en la cxatedral de Amiens el pasaiío 3 de abril. Abajo, el 27 de septiembre, el principe Juan üe Francia fue presentado oficialmente por su abuelo como heredero de la rfinastía en el histórico castillo de Amboise ¿C n o t l i t i í u r a d e Hueo C j w: io. -D e ó i se c o n íi e e m u v p o c o p e r o ¿qu 6 e r a í r a n c i a c u a n d o fue entronizado Nada El i m p e r i o earolinjíio sc descomponia: los señores íeiidiiles proclamaban su independ e n c i a L. i pTiinoia q u e h o comx- emos no cMstia, A p u n i r de H u e o í j p i o su l a m i l l a de i- eneración en e e n e r a c i o n coopero con lo lYaneeses p; ira crear una p i í i r i a un espiriiu v una c u l t u r a A cu. il do sus antepasados idmira m: is? -1 ligara de San Luis i l u m i na n u e s t r i H i s t o r i a y ol Rey Luis X I fue. a a ve un hom- Yo no he designado, ni he elegido, ni he excluido a mi sucesor