Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A Ja Izquierda, el árbol genealógico de los Capelo. t 3 esóe Hugo I hnsla el conde de Pans y Don Juan Garios. A loa Wonarcas tráncese correspondía el Iradlcionaf escudo aruf con la iros flores de lis óe oro. Junio a tos de cada Soberano se sitúan las armas de las Reinas consortes (gfrnlilozii ií Etíitions d A r l Dervaux, de Saint Malo) Bajo estas lineas, Felipe V, el primer Capelo que vino a reinar a España, no por razón da su linaje francés. Sino como represenlanle de los derecfios tíe su abuela, la Infanta Doña María Teresa, esposa de Luis XIV. Dos de sus descefxfienles ocupan tioy sendos Tronos europeos: Juan Carfos I de España y Juan I de Lujfemburgo, Franconim -duqut de os francos- el mái imporlanlt: de los M. -ñore ft udalt s franceses; duque de Francia é mismo, dos de sus dnlepasador, Eudts v Roberto hüii ocupado ya t i trono, por lo que nadiF e cün jdera im advenedizo. De Hugo no ha llegado hasia nowtros m un retrato, ni una estatua ni medalla de ningún ccnero. Rey íin rostro, se le llamaba- CapetO 3 lo que parece, por un capuchón o caperuza que denotaba Se condición de abad laico de numerosos mona- sterios repartidos por sus posesiones: Saint Denis, Soint Germain des Pres. Marmoulicr- La asamblea le eli iiú rív por unanimidad. Aldaberon. obispo de Reims. había inñamado a fus electores con una vibrante arenca: Daos por rev al J u q u e de los francos, recomendable por sus acciones por su nobleza v por sus tropas; en él encontrareis un defensor y un p a d r e ¿Quien p o d í a i m g m a r que Hugo habría de ser, verdaderamente, el padre de su patria? El dominjio 3 de julio de ST, en Noyon. Hugo prestó jur imenio sobre los Evüngelios y tuL- ungido con któ sacros CJICOS coronado rey de Fíancia. Sabemos auc Hugo había casado con Adelaida. hi) a del conde de Poitiers. que le dio varios hijos Cinco meses después de su coronación. Hugo asoció a su primogé- nito, Roberto- q u e contaba unos quince a i i o s- a! trono, y el día de Navidad le coronó 1 mismo, entronizándole a su lado. La dinastía real de los Capelo había nacido. Al asociar cada rey su hijo iTiavor a la Corona fue arraigando el sislerna hereditario que reculaba claramente el orden sucesorio v evitaba discordias. Seis gcneraeíones después, el rey Felipe Auj; usfo dejó de asociai a su pnmojíiinilo. El concepto de Familia Real o Familia ac Francia- se hallaba por entonces ya arraigado en el espíritu de sus comp itriotas y el mismo soberano juzgíi la fórmula innecesaria. Reyes para Europa Desde 9 X 7 hasta IS 4, S, treinta y Siete reyes de la estirpe de los Ca to se sucedieron en d trono de rancia y calaron hondo en la historia de la nación vecina. Algo que nadie puede dejar de reconocer V que la propia República admite, Chirac ha escrito: Oertamentc. la idea de Reino vive toil ivia en n u e s t r a R e p ú b l i c a aradoja v randc a de nut- slra istona. los fieredcro- h de la Rc olucion Jo son lambitn de la gloria de las liíes reales de Francia, Y el presidente Miilerrand i uiso dar realce, el pasado abril en Amiensa la inauguración oficial de las festividades del milenario v tuvo la deti rencia de sentar a su derecha al etmde de Paris. el actual hciedero de la C a Real que tantas glorias diera d Francia. Y nosiVIo u Francia, Los Capelo han proporcionado, entre otros. 2 S reyes a Portugal, 3 emperadores a BT; LMI. reyes a N ipoles. I a Sicilia, otros b a Jas Dos Sicilias. b duques a Parma, -revés a Eiruria. 2 duquesa Vliján, 2 duques a Lúeca. 4 reyes a Hungría. revés a Polonia. 4 duques a Lorena, 5 emperadores a Constantinopla. 4 re Cs a Albania. M revés a tixta Na arra. un gran dumie a Luxemburgo V M revés a España: Feliiie V, LUIS 1. Fernando V Carlos lil. Oírlos IV, Fernando VII. Kahel II, Alfonso XII, Alfonso XIII Juan Carlos I, aparte los soberanos carh. stas y el Conde de Barcelona. En nuestro prii rn u islio propiamente cl concupto du Ley Sálica de los trancos, que excluía a las mujeres del trono. Con una idea ma. s de la iTistoria. admitimos desde la antigüed id que Jas mujeres ciñeran la Corona o trasmiuescn sus derecJii) s, V así reinaron Isabel en Cas illa. BLinca en Navarra v PeironEla v Juana en Aragón. El mismo Hehpe V, el primer Capelo que reinó en nueíitra patna, subió al Irono no sólo por el testamento úc Carlo Tí de Austria, sino como heredero más propincuo de la Corona, por los derechos de su jbue 1 a, Ja infanta doña Mana Ti re. sa- -hermana niavor de Carlos ÍI- casada con Luís XiV de Franda. En eJ vecino país, pitr razón de la Lev Srdica. la línea se ha sucedido íi emprc por línea de varón, dentro de la estirpe de Ins Chipcto. En España, por el conirano, la dinjistia tomabfi d apt- lativo del marido de nuestras remas, v de este modo se sucedieron Cantabrias. Navarras, Boriroñas. Austrias y ííorbones, nombre este ultimo con el que entre nosotros cb conocida l qui E Las mujeras y cl trono de España Los Capeto cincnm la Corona de E ipaiia en I7I KÍ. Pero no vinieran como lales a remar entre nosotro í, sino como herederos legíumos de I 3 s Austria v de los antiguos monarca pi ninsulaie cuvo ofiüenes se remontaban a Jos revés a tarianos de la dina iiia de Lántabria. iniciadore. s de la KeL- imquista nada nieno. s que dos s glo ank de la entronización de Hugo Capelo. E la dinastía de vi í. ipetn, Sanlo. y sorpresas Pero no solo primipcs en la tierra han suigidu del linaje Capeto. También la Iglesia catohca los ha destacado en su temo con: 13